Juaritos (6)

|




La putita está embarazada, y coge rico, de veras. No le faltan clientes. Mira. (El Señor provee a todos). Todos los días veo a putas con sus niños por ahí, cogiendo con los clientes, entre ellos yo. No hay puta que no tenga hijos: uno, dos, tres…

¿Cómo es la familia de las putas? ¿Hay familia? ¿Familia de putas y cabrones?

Si no trabajas no vives, si no coges no comes. Aquí y donde quieras. Dime otra opción.

He cogido con mi hijo, con mi papá, con mis padrotes, con mis clientes, con mis novios… Todos me quieren coger. Es la perra vida. ¿Por qué, qué? No preguntes pendejadas.

Coger es un acto animal, natural y cultural.

Yo quiero más a esta puta amiga que a mi puta madre.

De la violencia puedes cuidarte, pero de la falta de trabajo y de clientes, ¿cómo te escapas?

Yo prefiero que esto sea un burdel con un enjambre de putas y cabrones y no una tumba.

Sueño que vuelva el turismo que se fue.

Ay, Señor, son tantas mis necesidades.

Claro, hay que tener algo de cuerpo y mucho arrojo para hacer lo que hacemos. Una vez que te desvergüenzas es fácil. Yo no siento nervios ni nada. Tengo miedo cuando hay violencia y angustia cuando no saco lo que tengo que sacar. Este es el pedo, no putear. Ve en la calle cuántas putas sin clientes hay. El ambiente está jodido.

La necesidad mata la vergüenza.

El placer es tuyo.

Su dignidad cada quien la lleva por dentro; puede andar en las nubes o en los suelos.

Las putas tenemos mamá pero no papá.

El único patrimonio personal que una tiene es el cuerpo, la edad (el tiempo que vuela) y el ánimo; los tres se agotan.

En la casa familiar te perdonan todo y se hacen de la vista gorda mientras lleves dinero a la casa.

No cholos, no menores, no armas, no drogas, no boleros, no músicos…

No hay barra que no pague su cuota; 3 mil, 5 mil, mil pesos semanales, según… Si no pagas te metes en serios problemas. ¿No ves tantos antros cerrados, abandonados, destruidos? Por la falta de clientes y…

Yo no soy un cordero de Dios, soy un hijo de la chingada.

Sí hay guerra de cárteles; Aztecas, la Línea, los del Chapo, los Zetas, los Maras… La policía también viene por su lana.

Ciudad del vicio, aquí vivo y aquí quiero morir, chupando y cogiendo. Este es mi trabajo. Cuidar la transa.

Me vale madres todo, menos la vida.

Aquí se empieza a putear amaneciendo.

Desde las 6 de la mañana ya están puteando. Aquí se empieza temprano y se putea todo el día. También en la noche, por supuesto, pero es más peligroso.

La gorda está sentada en las escaleras. Tiene bonitos ojos y bonita cabellera, y un rostro mediterráneo. Buena pechuga. Hola, buenos días. Hola, ¿vas al cuarto? 100 pesos. Habitación chilapastrosa. ¿Cómo quieres que me ponga? Así está bien. Hace mucho ruido la cama. ¿No se cae? Tú dale, papá… Estoy sudando. Jajajajaj. Alza las piernas. Más… más… ¿Quieres que me masturbe? Bueno… ¿Qué es la vida? Putear y sacar para la comida de mi hijo, 5 años, y luego aburrirme. ¿Cuál es tu sueño? jajajajaj. Aquí no se sueña, aquí se vive y se muere de tristeza. ¿Tu alegría? Un helado grandote de coco. Si aquí está cabrón, ¿dónde más puedo ir? Soy de Durango, del 69.

Ni madres, no soy un observador, soy un participante.

Vi al viejo rondando a la muchachita sensual. Al fin se le acercó. Cambiaron algunos freses, cordialmente. Había más gente y me acerqué. Alcancé a oír: ¿Me alcanza con 200 pesos? ¡Claro que le alcanza, viejo estúpido! Y le dio una sonora cachetada de película. ¿Qué pasó después? Los dos se fueron por separado al mismo sitio.

El cuerpo busca al yo, el alma a los otros.

Si en la Tierra estamos solos, ¿te imaginas estar solos en la Luna?

Sin sublimación, no habría cultura ni trabajo, todo sería instintos primarios en busca del placer… y la muerte.

El vicio es el desorden y el desorden lleva al mal; el bien camina despacio por la ruta del orden.

¿Por aquí andarían puteando Benito, Pancho, Tin Tan, Juanga…?

Tres veces me llegó el olor a petate quemado.

Cuatro policías detienen a una pareja de jóvenes. Por drogarse en la calle. Ella está embarazada y a él le encuentran un cuchillo. Menos de 20 años.

Un poco de ingenuidad nos protege siempre, a los que no somos muy cabrones, pero sólo un poco… jajajajaj.

Se empina y me pide más. Más fuerte, más fuerte, más fuerte… ¡Ya no puedo! ¡Más, más, más! Ay, un calambre… jajajajaj. Gracias. Jajjajjjajjjja.

Los federales son culeros, qué nos van a cuidar, trabajan para su santo.

No sólo las barras, aquí no hay negocio que no cubra su cuota. Los narcos dan trabajo, pero los Zetas son unos desalmados.

Taxistas, panaderías, tiendas, hoteles, restaurantes, tubos, antros… todos pagamos una cuota. La extorsión es parte de la vida normal en Juárez. ¿Qué hace la policía? Nada, llevarse su parte y hacerse de la vista chiquita.

Los sicarios existen, son chavales de 16-18 años, yo los he visto actuar.

Hay muchas cosas de las que no es bueno hablar y menos meterse en ellas, yo sé lo que te digo.

De lo que no se puede hablar, mejor callar. Palabra.

Bamboleo de nalgas. Qué culote. ¿Vamos, papacito? ¿Me vas a tratar bien y sin prisas? ¡Claro, mi amor! ¿Cuánto cobras? Barato, para ti 150 y la habitación, 40. ¿O quieres ir a mi casa? ¿No está lejos? Aquí a unas cuadras… Vamos… ¿Te puedo hacer tres preguntas? ¿Cómo de qué? Tres preguntas personales, simples… (Risas y silencio). ¿Qué es la vida para ti? Ay, mi amor, qué pregunta. Qué te diré… La vida es un desmadre y mi vida es un nudo ciego. ¿Cuál es tu sueño? Qué, jajjajjajja. Una aquí no tiene sueños o tienes puros sueños imposibles. Por eso son sueños, dime el tuyo. Encontrarme a un hombre rico que me lo haga rico y me haga rica, jajjajjajjjajjja. ¿Estás a gusto en Juárez o te irías si pudieras? Ay, qué preguntas haces, jajaja. La verdad no sé, pero creo que sí me iría al centro de la tierra, jajaja, donde hubiera más jale, aquí ya no hay nada. Llegamos, mi cielo, pásale… Gracias, ten. Ponte cómodo, mi cielo, voy al baño…

La vida es un caos simultáneo y picudo. Vivir es ordenar el caos. Sin sueños color de rosa.

Mujer de rosa. Lo más sagrado es la vida, porque Dios nos la dio. ¿No tus padres? Pero a ellos se las dio Dios. ¿Mi sueño? Jajjaja. (Qué risa tan bonita). Sueño ser alguien grande, no pido mucho. Sí me iría de compras a El Paso, jajajaj.

Mujer de verde. La vida es un milagro que Dios nos da sin pedirla ni deberla, y viene cualquier hijo de puta y nos la quita. Yo tengo muchos sueños de mujer: vivir en paz, con una familia, con hijos, con mi esposo… Aquí estoy bien, aunque hay mucha violencia y poco trabajo.

Mujer de blanco. La vida es un relajo, una peda continua, a veces a toda madre y otras de la chingada. Quisiera ser una persona normal y no tan peda. No soy de aquí. No sé a dónde ir.

La policía se mueve por el dinero y sus intereses particulares. La seguridad ciudadana viene al último. Cuidan y responden a los intereses del gobierno, antes que a la sociedad.

Hay cosas que no se pueden decir, y es mejor no saberlas, amigo.

Una cosa son los narcos-narcos y otra los capos matones de la industria de la extorsión y el secuestro. Los primeros crean trabajo con el movimiento de la droga; los segundos surten a los panteones. Por supuesto seguido va todo junto: narco, matón, extorsionador, secuestrador, tratante de blancas…

El gran problema de Juárez (como en casi todo el país) es que ya nadie tiene el control absoluto del crimen organizado; y todos quieren el poder y todos se lo disputan, incluyendo las autoridades (policía, procuraduría, militares, gobierno, políticos y empresarios).

Una teibolera se mete con varios hombres, necesariamente; si uno de ellos se encapricha con ella y tiene poder, los otros clientes y ella misma tendrán problemas. ¿Me explico?

Los hombres queremos putear con todas pero que nadie putee con nuestra puta.

Los grandes narcos tienen una aureola que provoca admiración. No los matones ni los extorsionadores. Las chavas quieren un Caro Quintero.

Los grandes capos son invisibles, aunque los veas.

No quiero saber mucho de los narcos, los Zetas, ni de las drogas duras; sólo del sexo, el alcohol y la vida en Juárez.

Hay que tener el carácter duro, fuerte, bien templado, para vivir en Juárez. De lo contrario, tarde o temprano se acaba mordiendo la mugre.

Yo no quiero mamar letras, quiero mamar billetes.

Aquí no hay muchas opciones. Hay que trabajar en lo que salga, o no hay nada. Tal vez ya es más la gente que se va que la que llega, aunque siguen llegando muchos inocentes. Y acaban viviendo en la mierda.

La nueva propuesta de los tiempos violentos: tomas esto y aceptas esto o pelas. Tú y tu familia. Así de simple. Punto.

¿Quién manda en Juárez?

Los putos policías dan vueltas y vueltas por toda la ciudad, pero siempre que sucede algo grave, nunca están los putos. Siempre llegan tarde. Sólo agarran a pequeños mugrosos para justificar su función.

Juárez no es la muerte, no se camina entre muertos, pero sí es el caos y el miedo en marcha, la vida aplatanada. Y el derrumbe por todos lados que amenaza destruir todo. Es una sociedad desmoronada, desintegrada, y sin embargo todavía en pie.

Ver pasar la vida y mis recuerdos rotos es casi lo único que me queda hacer. Sueño con mis días de juventud. Aquí llevo medio siglo, llegué jovencita.

Juárez es la frontera y la salida de los demonios que cada quien lleva adentro, los de Dios y los del diablo. Dígame usted cuáles son sus demonios personales y le diré qué será para usted Juárez.

La vida es un vicio fuertemente arraigado.

Juárez no tiene forma pero tampoco es uniforme.

Los que saben dicen que hoy en Durango están peor las cosas que en Juárez.

Los narcos y la putería son fuentes de trabajo. No los criminales ni los secuestradores, los extorsionistas. Estos sólo joden gente.

La vida no sólo es sexo y alcohol y dinero, pero sin sexo, alcohol ni dinero no es vida.

Aquí mucha gente está de paso y no se compromete con Juárez. Sólo quieren pasarla bien y saltar a otra parte, a donde sea. Esto hace una sociedad sin mucha cohesión.

En Juárez irrumpen fácilmente los instintos perversos del hombre.

Putear, estar viva, que no me maten. Sacar para la tragadera y la bebida. Tener un kilo de mota y un camión de cerveza para mi solita. Aquí me quedo. Se acabó tu tiempo. Si quieres coger son otros cien pesos.

Quiero vivir toda porque cuando me muera me moriré toda. Sueño salir de este desmadre y meterme a otro más chingón. Ante la falta de amor, aquí todos buscamos (ustedes y nosotras) el deseo y el dinero.

¡Viva la vida y muera la muerte en Juárez!

Flores para Juaritos.

–Hombre, árbol de imágenes, / palabras que son flores que son frutos que son actos.

Tienes cara de niña y cuerpo de tentación. Ojos de fuego y mirada con sueño. Me gustaría conocerte mejor. / Mi nombre es Sandra…

Dices todo desvergonzadamente o no dices nada.

Tengo un problema de forma y de método. Pregunté y vi demasiado. ¿Cómo empalabrar la vida?

La vida es un caos y la escritura trata de poner un orden. Necesito una secretaria eficiente y bonita.

Guarda silencio en tu coco.

Junio 2011.

juliofime@hotmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario