Juaritos (13)

|




En el Puente Internacional Paso del Norte está una cruz de madera (de unos tres metros) rodeada de clavos y esta frase: ¡Ni una más! Esto es México: crimen sin justicia, impunidad, llanto sin consuelo. La muerte tiene permiso en todos lados pero más en México. Chingos de federales, agentes, soldados, jueces, licenciados zopilotes, funcionarios públicos, políticos, etc., y sin ley que se cumpla a cabalidad. Tierra de ley burlada.

Vale madres. Peor sería sin embargo vivir en una tierra sin ley verdaderamente. No me engaño y no engaño a nadie. Esto somos. Soy parte del país que escribo. Este es mi paisito y transito por él y me veo en él. Huele a rata podrida, orino en un baldío. La cruz de las muertas de Juárez está a la entrada o salida de la Avenida Juárez. Qué bonito símbolo turístico. Bienvenido a México.

¿Vivir como un monstruo o morir como un buen hombre? Ni madres. Otra cosa. ¿Qué? Ni ángel ni demonio.

¡Agua clara para la sed o agua oscura hacia el drenaje profundo! Mucho mundo en la cabeza. ¿Cómo darle forma y sacarlo?

¿Cuántos años tienes? 21. Yo diría que menos. 19. A mí me parece que 16-17. Acabo de cumplir los 18. Estás muy bonita y te ves potable. ¿Me invitas una cerveza? Claro. Después de ella paso yo. “¡Ivone, a la regadera…!”

–La vida es un mundo de colores y pasas del azul al negro al rojo en un instante. / Encontrarme a alguien que me lleve al paraíso en la tierra. / Dondequiera es igual. / ¿Me invitas otra?

–Es lo más importante y lo más imprevisible del mundo. / La muerte viene como vives la vida. Vives mal, mueres mal. / Abundan los negocios chuecos y nadie es inocente. / Sueño que vuelva el pasaje de los 90, entonces sí era bonito trabajar. / Me quedo. / La policía federal y la carabina de Ambrosio son lo mismo en Juárez. / Es mejor no meterse con la policía; el problema es que el día menos pensado ellos se meten con uno. / No hay credibilidad hacia las cosas del gobierno. / En la noche ya no hay trabajo. Juárez es un panteón. El turismo se fue a otra parte. Y los locales no salen. Aquí ya no se puede salir como antes. / Los federales llegan sin nada de otros estados y quieren sacar de aquí todo. Yo conozco a varios y algunos hasta son mis amigos, por eso se lo digo… / El gobierno tiene las manos y el culo sucios, con todo respeto y con perdón suyo. / Sueño seguir adelante hasta el último día que Dios me dé licencia. (Taxista amigo).

Con los amigos hoteleros:

–Las cosas de la vida es lo fundamental: la familia, el trabajo, la salud, la seguridad… La vida es lo más grande que Dios nos dio. / Sueño con la paz en Juárez. Hay mucha violencia. No hay paz. Mucha inseguridad, mucho miedo. / El turismo ha bajado un 80 por ciento, esto se ve claramente. / Soy de aquí y aquí me quedo. / Mucha gente se va al otro lado de El Paso, y yo pienso que está mal. / La policía federal son unas ratas que vienen de fuera a ver qué se pueden llevar. No vienen a poner orden sino a aprovecharse del desorden.

–Bares, taxistas, hoteles, tiendas, negocios de todos tipos tienen que dar su cuota o tienen serios problemas. / La extorsión es uno de los graves problemas de Juárez, no sólo los crímenes. / Sí hay guerra entre los grupos delincuentes. / La policía no es confiable, se meten con los borrachitos y los narcomenudistas, pero no con las grandes cabezas de la delincuencia. / La vida es difícil porque hay muy pocas oportunidades de trabajo y de progreso. / Aquí ya no es posible tener sueños, como no sean malos sueños. / Yo sí me iría a otra parte.

–La vida es un regalo de Dios y necesitamos cuidarlo, no malbaratarlo. Un milagro que puede perderse en un instante. / Sueño ver crecer a mi niña de 7 años. / Soy del DF pero me quedo aquí porque Juárez me arropó. / Sí ha bajado el turismo, yo no sé si 80 o 60 por ciento, pero sí ha bajado mucho. Primero por el terrorismo contra las Torres Gemelas, luego por la guerra contra el narco declarada por Felipe Calderón, y finalmente porque el gobierno de Estados Unidos le ha dicho a su población que no vengan a México y menos a Juárez.

–Soy de Juárez, sí me iría, pero estoy aquí y hay que torear al toro. / La vida de noche se acabó en Juárez, y era lo principal. / Hacer la guerra a los narcos está cabrón. / Yo leo Proceso y allí está todo lo de Los Zetas, que son los más preparados y los más desalmados, los más violentos. / De los federales es mejor no hablar. / ¿Sueños? Que no le suceda nada a mi familia.

La semana del operativo nacional contra la delincuencia va especialmente contra el secuestro, la extorsión, el robo de vehículos, la compra venta de partes de autos robadas, el robo a casa-habitación, el robo en el transporte público… ¿Resultados? Dice la gente que operativos van, operativos vienen, y las cosas siguen igual o peor… No se componen. ¿Acaso bajaron las cuotas esta semana en Juárez?

[Tal vez el logro más importante del operativo nacional contra la delincuencia sucedió en Querétaro, donde se descubrió un mega-narco-laboratorio valuado en 20 millones de dólares y que seguramente venía funcionando desde hacía más de un año. Lo descubrieron los militares, no las policías federal, estatal ni municipal. ¿Nadie sabía en Querétaro de ese mega-laboratorio-narco? ¡Cómo es posible esto! ¿Por ineficiencia de la autoridad, corrupción o colusión? En este punto tiene razón el presidente Felipe Calderón: las policías estatales son muy poco confiables. ¿Y la federal? ¿Y los militares? ¿Y el presidente? Juárez no lo quiere ni tampoco, por lo menos, medio país. Así las cosas. No miento.].

Todo México está en Juárez. No estoy en la frontera. Estoy en el centro profundo de México. Torreón, Zacatecas, Parral, Durango, Monclova, Tamaulipas, Chihuahua, Hidalgo, Michoacán, DF, Veracruz, Tabasco, SLP, El Paso, Estado de México, Coahuila, Nayarit… ¿quién habrá aquí de Querétaro? Todo el país cabe en Juárez.

–Aquí vivo, aquí trabajo, aquí lucho por la vida cada día, aquí trato de ser feliz.

–¿Es cierto que los federales le entran más duro a la droga que a las tortillas, cómo me dijo un chofer de autobús? ¿Y los solados? ¿Y la población civil? ¿Es verdad que el narco está incrustado en la sociedad, tan arraigado como la corrupción, como dice el Mayo Zambada? ¿Que algunos políticos de la zona también pagan su cuota para que no les pase nada a ellos ni a su familia?

Javier Sicilia es un consolador, no un salvador. Un puente unificador ciudadano. No un político en loca carrera política. Pero naturalmente está haciendo política. Política ciudadana. Su enorme función, usando su propia palabra: visibilizar a las víctimas de la violencia criminal en México. Y toma como interlocutor y exige que cumpla sus responsabilidades (la seguridad ciudadana en primerísimo lugar) al Estado mexicano. No es que no vea o perdone a los criminales, “esos hijos de la chingada”, pero ¿qué podría dialogar y pactar con ellos? Sicilia no es un líder político sino un líder moral.

Juárez después del paso de la Caravana Ciudadana de la Paz y el Consuelo en la prensa juarense y a los ojos de este palabrero:

–La Caravana del Consuelo nos trajo la reflexión, pero no precisamente la paz.

–Juárez no está mejorando, no está cambiando, ni con el operativo nacional contra la delincuencia.

–Todas las autoridades son responsables del crimen, la inseguridad y el miedo que campea en la zona: federales, estatales y municipales. Los criminales son lo que son. ¿Cómo acotarlos y disminuirlos?

–¿Las fuerzas del orden, al perseguir a los grandes capos, protegen y luchan por la seguridad de los ciudadanos o lo hacen en primer lugar por los gobiernos y el propio Estado?

–¿Será necesario llegar a las acciones de resistencia y desobediencia civil para hacer que la autoridad cumpla su función: proteger en primer lugar a la ciudadanía contra la delincuencia organizada?

–(Algo se me olvida, ¿qué?, chin, no recuerdo).

–Casas deshabitadas por la inseguridad, el miedo y la violencia en un 60, 53, 42 y 27 por ciento en las comunidades de Praxedis, Aquiles Serdán, Guadalupe y Ciudad Juárez. (Datos del INEGI).

–Feroz y amorosamente sigue la lucha por la vida, no la resignación ante la muerte.

Tiempo de preparar la retirada.

“Por qué apoyo a Javier Sicilia”, Enrique Krauze:

–Apoyo a Javier Sicilia, en primer lugar, por solidaridad con el amigo en su dolor. Lo que ha vivido Javier es, sin hipérbole, una tragedia bíblica. Pero Sicilia está reescribiendo por su cuenta, con su vida y su ejemplo, el Libro de Job. Aquel personaje a quien Dios privó de sus hijos volteó su ira contra Él. En cambio Sicilia, sacando fortaleza de su fe –que es la fe fundadora de la espiritualidad mexicana– ha convertido la ira en acción cívica.

–Apoyo a Javier Sicilia porque creo que su Movimiento busca el fortalecimiento y la articulación de la sociedad civil. Sin esa participación no podremos recobrar la paz en las calles y las conciencias. La sociedad civil debe encontrar cauces de organización y expresión, y debe llamar a cuentas a los poderes, a todos los poderes: institucionales, partidarios, fácticos, mediáticos, empresariales, sindicales, eclesiásticos, etcétera.

–Apoyo a Sicilia porque su movimiento se inscribe en una corriente de anarquismo cristiano que proviene de Tolstoi (inspiración de Gandhi), con la que siempre he simpatizado.

–Apoyo a Javier Sicilia por un acto de coherencia elemental. Así apoyé al doctor Salvador Nava en la tenaz lucha cívica que desarrolló durante más de tres décadas contra el torvo caciquismo del PRI en San Luis Potosí. La Marcha de Sicilia, con la imagen de Juanelo en su camiseta, me recuerda esa otra Marcha de Nava, enfermo terminal pero lleno de esperanza democrática, a la Ciudad de México. Fue un honor estar con don Salvador. Es un honor estar con Javier. (Proceso 1806, 12-VI-2011, p. 52).

Tres buenos informantes me encontré que leen Proceso en Juárez: un chofer, un hotelero y un cantinero.

Se acaba, se acaba, se acaba el viaje; mañana, último día y última entrega.

En mi caso no hay miedo sino melancolía. Angustia. Desbordamiento por las palabras y las vivencias.

¿Podré procesar todo y lograr la síntesis expresiva?

Primero de julio, 2011.

juliofime@hotmail.com

–La lluvia es el llanto de los muertos.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ Juaritos (13)”

  1. … Juárez es México? eso quisieras! muy conveniente para tu martirilogio ramplón, sensiblero y ridículo. A ti no te duele “el paisito”, por cierto qué poco original eres, eso le queda al poeta Benedetti, eres un copión!
    En fin, para tu desgracia México es un país donde hay mucha gente trabajadora(eso no se te da)y honrada, que lucha todos los días y aunque te duela( matáfora) es feliz.
    Fraternalmente: como dicen los marxistas reciclados.

  2. Julio Figueroa dice:

    EPITAFIO

    Murió Adolfo Sánchez Vázquez.
    Descanse en Marx.
    El penúltimo marxista en México.
    (Afortunadamente todavía queda el teórico, poeta y maestro Enrique González Rojo).
    –A Luisa… Lane… con cariño.
    J.
    Q.
    Sábado 9-VI-2011.

Envía tu comentario