Jicote Personal

|




La frase que aparece al final de mi correo electrónico es una oración que el maestro José Campillo, decía en las mañanas: “Dios mío, haz a los malos buenos y a los buenos simpáticos”. Su amistad me enriqueció con sus lúcidas e ingeniosas reflexiones. También decía: “Yo prefiero a las mujeres gordas. En la primavera nos tapan el sol y en el invierno nos dan calor”. En una ocasión le pregunté cómo quería morir, dijo: “A los cien años y por la bala de un marido despechado”. Su definición de hipócrita: “Es aquél que tiene cara de lunes, con intenciones de sábado en la noche”. Hoy, no sé por qué, lo recordé con nostalgia, comparto con el estimado lector sus agudos pensamientos.

Publicado en Noticias el 17 de Octubre de 2011










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario