Jeanne Moreau

|




Jeanne Moreau

Los genios de la cibernética consideran que ellos inventaron la realidad virtual, mentira, yo la disfruté y la sufrí durante mi adolescencia cuando tuve varios tórridos romances con las mujeres del mundo del cine, pasiones que marcaron mis referencias estéticas. Su estilo, su imagen, sus expresiones eran una brújula para iniciar su búsqueda en mi cotidianeidad. Jeanne Moreau era la mujer madura, no vendía carnes firmes y desbordantes, sino unos labios gruesos capaces de devorar a cualquiera y una mirada sugerente, con un misterio que llevaría toda la vida desentrañar. Le recuerdo una entrevista en la que ella sostuvo que todas las relaciones humanas son relaciones de poder. El entrevistador le preguntó: “¿Hasta el amor?” Ella respondió. “Hasta el amor, con la única diferencia que en el amor uno elige de quien ser esclavo”. Descansa en paz. Amor mío.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario