Jaime Rodríguez, El Bronco: Hijo bastardo de la ley

|




 bronco_entrevista_candidato_independiente

El “Bronco”, alias Jaime Rodríguez Calderón, a quien el INE le negara el derecho para registrarse como candidato independiente, por miles de irregularidades cometidas en la recaudación de los apoyos ciudadanos, falsificación de credenciales de elector, alteración de las mismas, etcétera, tozudamente acudió este domingo al mismo INE para registrarse como candidato a la Presidencia de la República, quien en su intervención ante los consejeros electorales se autocalificó como: “Hijo bastardo de la ley”. En tanto los rostros de los consejeros estaban literalmente desencajados por la afrenta jurídica de recibir los documentos, sabiendo que no tiene derecho a ello. Pero la tolerancia en este proceso electoral es infinita. Quiero suponer que los asesores del “Bronco” debieron sugerirle acudiera a registrarse a pesar de carecer de derecho y a sabiendas que será desechado de plano su apócrifo registro.

El fin de semana el INE había rechazado la validez de miles de apoyos ciudadanos por evidentes irregularidades, por lo cual el mismo órgano electoral le negó validez y por ello la posibilidad de ser aspirante a candidato independiente, concediéndole un plazo de 5 días para inconformarse con el rechazo, periodo que no ha vencido. El plazo que sí vencía era el de los registros para los candidatos a la Presidencia de la República, supongo que esta fue la loca razón del ilegal y apócrifo registro de Jaime Rodríguez.

El “Bronco” aún no presenta el recurso de inconformidad, de tal manera que solo simuló un acto caprichoso que seguramente confundirá a la gran mayoría de la ciudadanía, quienes, al desconocer la ley electoral, pensarán que ya se registró ante el INE, lo cual, por supuesto que es eminentemente ilegal, de ahí el calificativo que el mismo “Bronco” se adjudicó: “Hijo bastado de la ley”. Seguramente pretendió emular lo que el mismo Andrés Manuel López Obrador ha proferido con otras palabras en muchas ocasiones: “Al diablo las instituciones”. López incluso ha manifestado abiertamente su desconfianza a los órganos electorales quienes, ha dicho, preparan un mega fraude en su contra, con aquello del “Tigre”, quien representa al pueblo, el que se levantará en armas debido a que perderá las elecciones el mismo Amlo y él no lo amarrará como en la última elección ¡Vaya cinismo!

Pero el caso de Rodríguez Calderón, es contrastante; por un lado, se apega al cumplimiento de la ley cuando pretende reunir los requisitos para ser candidato ciudadano y por otro presenta un registro apócrifo de su candidatura. Incongruencia pura, al fin político. Ahora falta que haga el periplo que realizó Ricardo Anaya Cortés, quien de paseo fue a varios países de Europa, a quejarse de ser hostigado por el gobierno para eliminarlo como candidato a la Presidencia; solo eso le falta a Jaime, acudir al extranjero en auxilio de su candidatura, como si fuese válida la intervención extranjera en la vida política, democrática y jurídica de los mexicanos. Estrategias sucias de la política o de los políticos que a como dé lugar quieren conseguir su objetivo, sin importar torcer la ley o desconocerla según les convenga.

El INE deberá resolver, al menos, las dos inquietudes o necedades del “Bronco”. La primera seguramente tendrá que ser el desechamiento de plano del pretenso escrito de registro de su candidatura ciudadana; vamos, fin mayor fundamento que el hecho de no tener derecho a registrarse por no reunir los requisitos. Segundo, será la espera del recurso de inconformidad por los miles de apoyos ciudadanos aparentemente apócrifos, acorde con el INE, causa legal que de origen le impide, hasta ahora, solicitar la candidatura de ciudadano independiente. En la inteligencia que también hará uso de un tercer recurso, acudir al TEPJF a quejarse de las negativas del INE.

Y mientras esto sucedía, en la Comisión Política Permanente del Partido Revolucionario Institucional, se daba la encerrona, para “dar a luz” a las listas de los candidatos de las listas plurinominales a diputados federales y senadores. Por aquello de las inconformidades que seguramente se presentarían, prefirieron la encerrona, antes que confrontarse con muchos que quedaron fuera de las listas. Los nombres no son ninguna sorpresa, la mayoría son aquellos que se mencionaron hace rato, como el de Miguel Ángel Osorio Chong o Eruviel Ávila; reviven a Beatriz Paredes, quien después del ostracismo a que fue sometida, regresó por sus fueros. Sorpresas como las de José Calzada Rovirosa, quien no alcanzó la “bendición” directa y de “rebote” le tocó la suplencia de Aceves del Olmo, cetemista; de manera tal, que la fórmula se conforma por un “líder obrero” y un burócrata de la CNOP.

Por lo pronto Calzada fue “congelado” al frente de Movimiento Territorial y no se puede entender de otra manera si en Querétaro se caracterizó por perder elecciones, desde la misma elección del Presidente Enrique Peña, hasta el gobierno priista que presidía y dejó en manos de un inepto antes de concluir su mandado. En menos de 15 días, ahora sí, dará comienzo el periodo oficial y legal de campañas electorales; donde los candidatos podrán pedir el voto y hablar de sus propuestas de gobierno, lo que supuestamente está prohibido por la ley y a nadie le importó, ahí están los cientos de encuestas que solo confunden al electorado, dado las enormes fallas de que adolecen, pero sirven de deporte para tener entretenido al pueblo de México. Sobre todo, a los “analistas” y medios de comunicación que difunden los resultados de las encuestas como si fuesen verdad absoluta. A estas alturas del proceso electoral, todo indica que la industria de la radio y la televisión se quedará con las ganas de organizar sus debates y será el INE quien los lleve a cabo, los tres programados, dentro de la etapa de las campañas. Así que, con todo y derecho a la libertad de expresión y de difusión y la sentencia del TEPJF no habrá debates sin el control del árbitro.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario