HISTORIA y MEMORIA / MUERTOS QUE ALIMENTAN + ENNIO MORRICONE +

|




HISTORIA y MEMORIA
Andrés Garrido del Toral parafraseando a Nietzsche:
–El objetivo de la memoria es cambiar el presente.
Palabrero:
–Memoria e historia. ¿El fin de la memoria es cambiar el presente? No sé. Mantener los hechos y trascenderlos.
–¿Qué es trascender? Conservar lo esencial y transformarlo.
–La tradición no es un sillón para echar la siesta.
–La modernidad no tira todo el pasado a la basura.
–La trascendencia es una conjugación de modernidad y tradición, pasado, presente y futuro, lo viejo y lo nuevo. Fácil.

MUERTOS que ALIMENTAN
En la muerte del compositor y director italiano Ennio Morricone.
Su carta de despedida:
–Yo, Ennio Morricone, he muerto. Lo anuncio así a todos los amigos que siempre me fueron cercanos y también a esos un poco lejanos que despido con gran afecto.
–Hay sólo una razón que me empuja a despedirme de este modo y a tener un funeral privado: no quiero molestar.

_____________________________

+ Ennio Morricone + 1928 + 2020 +
–Yo, Ennio Morricone, he muerto.
–Quiero un funeral privado.
–No quiero molestar.
_____________________________

Musicalizó películas entrañables:
–Por un puñado de dólares. / La batalla de Argel. / El bueno, el malo y el feo. / Teorema. / Saco y Vanzetti. / Novecientos. / Días de gloria o Días del cielo (hora mágica). / Érase una vez en América. / La misión. / Los intocables. / Bugsy. / Cinema Paradiso. / ¡Átame! / Lolita (de Adrian Lyne, no la de Kubrick). / La leyenda del pianista en el océano (La leyenda de 1900). / Malena. / Baaria o Bagheria. / Los 8 más odiados…

Palabrero:
–La muerte de los nombres importantes o famosos, cercanos o lejanos, conocidos o desconocidos, en los mejores casos sirven para alimentar nuestro saber, empezando por nuestra ignorancia. ¿Qué alimentará nuestra partida? ¿Qué alimentos hemos procesado en vida? Dejaremos al paso, si algo dejamos, lo que hemos cogido y transformado del mundo, bien o mal. Pienso. En memoria de Ennio Morricone repaso las películas que musicalizó y que he visto (o no he visto) y no sabía, ignoraba o no había puesto atención en ello. Oímos la música sin oírla, la vemos como parte de las imágenes y la trama que estamos viendo. Mil gracias, Ennio.

–Tengo que ver una película que me alimente.
–Ver sin nostalgia, con melancolía.
–¿Cuál es la diferencia?
–La nostalgia endulza el pasado y suprime el lado amargo de las cosas; la melancolía, junto a la añoranza, mantiene la mirada crítica.

Tarde mágica. Lluvia suave. Luz viva. Invita a repasar la vida. ¿Gané o perdí? Las tres cosas. ¿Qué gané y qué perdí?

Hermosa carta. Amorosa despedida. Sin alzar la voz. Buen epitafio. “Yo, he muerto. No quiero molestar”.

–Por el contrario, espero que mi muerte sea la última molestia que les ocasiones.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario