Gusta a Solalinde política de la confusión y la mentira

|




 Solalinde_queretaro_MVS

Al padre Alejandro Solalinde -le gusta y mucho- le llaman la atención de los reflectores de la política y utiliza a los medios de comunicación; sorprende con sus declaraciones “amarillistas” y espectaculares que resultan ser falsas. A todo esto se cura en salud y antepone que sus feligreses son quienes le confiesan lo que él denuncia. Vale recordar tres eventos de la misma naturaleza. El asunto de los 43 asesinados, Solalinde entonces declaró que los feligreses le habían dicho en qué lugar habían asesinado a los normalistas. Las autoridades, para no descartar cualquier posibilidad acudió al lugar de los supuestos hechos, lugar que nunca precisó en dónde se localizaba. Resultó un “borrego” de noticia.

Otro evento fue aquel en el cual el sacerdote Alejandro Solalinde, dijo en qué lugar se escondía el delincuente de Javier Duarte de Ochoa, en un rancho San Antonio, de la localidad de Villaflores, Chiapas. Que un feligrés le dio la información. Ahora se sabe que fue falsa la información, otro “borrego” de la noticia.

Ahora le tocó a Querétaro. La semana pasada el padre Solalinde, de visita política en el Estado, entre otras cosas denunció que en Querétaro había una red de tratante de personas, lo cual significa la presencia del crimen organizado. Por supuesto que la irresponsable declaración de Solalinde causó sorpresa y temor en la sociedad queretana. Si bien muchos suponen la presencia de la delincuencia organizada en nuestro Estado. No se ha probado hasta ahora.

Excepción de aquellos detenidos hace un par de meses, las autoridades federales en coordinación con las estatales, desmembraron una célula que radicaba en Querétaro, dedicada al robo de gasolina, a quienes incluso se les confiscaron varios millones de pesos en efectivo. Para nadie es desconocido que en el Estado la delincuencia sigue incrementándose, a grado tal que en las estadísticas nacionales Querétaro ya se encuentra entre los Estados en los que se han incrementado los delitos de carácter patrimonial; así como los delitos de violación; sin pasar por alto las ejecuciones. Eventos delictivos que hace poco no se veían en nuestro Estado. Esa es nuestra realidad y no se esconde, ahí están las cifras y los afectados.

Sin embargo, lo afirmado por el sacerdote cuando refiere que en Querétaro llegó la delincuencia organizada y ejecutan la trata de personas, es más que irresponsable; se trata de los delitos que más duele y lastiman a cualquier sociedad. Por eso el gobernador atajó y conminó a Solalinde a que presente la denuncia y ofrezca las pruebas para realizar de manera inmediata la investigación correspondiente. Pero no hubo respuesta de clérigo.

Así como llegó se fue el sacerdote Solalinde, dejando entre muchas personas la enorme interrogante y preocupación ¿Hay o no hay delincuentes del crimen organizado en Querétaro, dedicados a la trata de personas?

El gobernador asegura que no existe esa célula delictiva en Querétaro. Y si Solalinde no quiso presentar la denuncia o al menos dar los datos para iniciar la investigación, seguramente se trata de otro “borrego” noticioso. Ante la probabilidad que solo se haya referido a lo que la feligresía le dice cuando se confiesan ante él, pero no lo demostró con presunciones o indicios para iniciar la carpeta de investigación. De ahí que el mismo gobernador haya dicho que se trata de un acto irresponsable. Y si Solalinde fue quien dio la información falsa a los medios de comunicación locales, luego entonces el sacerdote está condenado por la iglesia católica por decir mentiras; es un irresponsable por denunciar la existencia de un delito no demostrado.

Conclusión. El padre Alejandro Solalinde, gusta de los reflectores publicitarios y genera confusión; el señor cura, en lugar de hablar de la salvación de las almas, prefiere lanzar mentiras que parecen verdades y atemoriza a la sociedad. Mientras Solalinde no denuncie los hechos, debe considerarse como un irresponsable y mentiroso: será condenado al fuego eterno, según la religión católica ¡Ya lo dijo el gobernador! Es un irresponsable.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario