Guerrero 84 norte (1990-1998) Dirección de El Nuevo Amanecer de Querétaro @ramavelm / Ramón Martínez de Velasco.

|




“Mi barrio no es ninguna pradera” : Joaquín Sabina.

He leído que se digitalizarán los 417 números del semanario El Nuevo Amanecer de Querétaro (1990-1998), del que fue director Efraín Mendoza Zaragoza.

Para este año, supongo, los alumnos de periodismo, sobre todo, tendrán la oportunidad de asomarse a ésa “ventana abierta al voladero”.

El Nuevo Amanecer nació el 21 de mayo de 1990.

Y el 21 de mayo del 2000 entrevisté a Efraín, en Radio UAQ , en el programa ‘Los Periodistas’, que también terminó su ciclo.

La entrevista devino en una radiografía de la comunicación queretana, hoy secuestrada por una raza vil.

-Platícame cómo surgió la idea de crear el tabloide y de practicar un auténtico periodismo independiente. Qué tiempos se vivían para que una propuesta así naciera.

Fue una publicación que en toda su existencia se mantuvo como una publicación semanal. El primer número nació el 21 de mayo de 1990 y el último se editó en septiembre de 1998. Es decir, es un ‘muertito’ más en este panteón; en esta aridez que es el periodismo queretano, que por fortuna también tiene sus oasis. Ahora en retrospectiva veo las cosas con mucha satisfacción, sin ningún resquicio de dolor, porque todo cumple su ciclo y me parece que nuestro semanario cumplió el suyo. Cuando nos remitimos a 1990 hablamos de un ambiente político muy distinto al actual; de un escenario local dominado prácticamente por un solo partido político. Todavía no veíamos el primer caso de alternancia, que se dio en 1991, en San Juan del Río.

-Era la época de Mariano Palacios Alcocer…

Así es, con fórmulas de conducción política no precisamente democráticas. Incluso aún era muy fresca aquella sentencia del ex gobernador Rafael Camacho Guzmán: “En Querétaro no hay oposición” y “Aquí en Querétaro el único que hace política soy yo”. Ésa era una cuestión que a los compañeros que nos embarcamos en esta travesía de El Nuevo Amanecer nos bailaba en la cabeza: ¿será cierto que en Querétaro no hay oposición?, ¿será cierto que el único que aquí hace política es el gobernador? Y nos propusimos documentar lo contrario; a dar cuenta de la pluralidad que hoy ya existe en el estado, pues sabíamos de voces muy importantes que eran negadas por la prensa dominante, ignoradas y hasta ofendidas. Así pues, hablamos de un momento en que aún el periodismo local no mostraba la actual variedad de ofertas que tenemos.

-Digamos que en el periodismo tampoco había oposición….

Había intentos. A mí me tocó presenciar en la década de los 80, en el caso de los diarios, el nacimiento y muerte de tres. O sea, sí había intentos de presentar a los lectores de Querétaro ofertas alternativas. Teníamos el Rumbo de Querétaro, que comenzó como un semanario. No duró mucho tiempo aunque tenía un muy buen capital detrás. Sus propietarios eran de la familia Maccise, del Estado de México. En 1985 me tocó ver nacer y morir a La Voz de Querétaro , que en un periodo de 75 días trató de incursionar en el periodismo local. Finalmente, en 1988, presencié el nacimiento del a.m. Querétaro , que duró un año y 15 días, cerrando en diciembre de 1989.

-Muy buena memoria….

Es que justamente de este diario es de donde sale el grupo que funda El Nuevo Amanecer ; esto es, el grupo viene de una crisis, de una ruptura, de un fracaso, de un intento frustrado más por abrir el mercado informativo local. De manera que veníamos con el golpe del cierre, que de alguna manera nos dio energía para impulsar un periodismo independiente.

-Hay ejemplos de grupos así que, luego de una ruptura, en vez de caer en la depresión resurgen para crear otro medio. Ahí están los casos Excélsior-Proceso , Unomásuno-La Jornada , por citar dos. En tu caso, tras la desilusión y el desempleo, cómo y quiénes se ponen de acuerdo para retornar al periodismo.

Yo me incorporé al proyecto del a.m. por invitación de Juan Álvaro Zaragoza, de los promotores de esta publicación, cuyos propietarios eran entonces los de la cadena del a.m. Guanajuato , con asiento en Celaya. Desde el principio la propuesta era hacer un periodismo alternativo, no necesariamente de oposición ni radical. Al grupo de 30 compañeros yo no lo conocía. Sólo trataba realmente con los del área de información, con quienes estábamos en la redacción: Fabiola López Núñez, Mario González Hernández, Edith Parra, Víctor Sánchez Bandala (fundador de El Mensajero de la Sierra Gorda ). Y sucede que el cierre del periódico -que ocurre de manera oscura en términos metafóricos y literales, porque el desalojo de las instalaciones fue de noche- se da sin conocimiento previo de nosotros. No nos enteramos hasta el día siguiente, cuando encontramos todo desmantelado. Entonces dijimos: “hay que ir a reportear, porque ahora nos toca a nosotros saber qué fue lo que ocurrió”, y hubo que hacer la indagación en ese momento. El a.m. tuvo que hacer frente a diversos embates, muy severos; a boicots en la circulación, en la parte informativa, en la cuestión comercial. El caso fue tratado en la Legislatura local como un caso de atropello a la libertad de expresión, como una forma de impedir a la población queretana acceder a información distinta.

-Y comenzaron a organizarse….

De hecho, cuando tenemos que ‘acorparnos’ para la pelea laboral, legal, es que tenemos más conocimiento y trato entre nosotros. Hay compañeros que desisten, pues no es su interés emprender una pelea así. El nuestro sí lo era. La empresa perdió una cantidad de dinero muy fuerte (se habló de 500 millones de viejos pesos) y nos argumentaron que carecían de recursos para nuestra liquidación. Entonces propusimos a sus representantes legales que se nos entregara la posibilidad de reanudar la publicación, con el mismo nombre pero como una propiedad nuestra; o sea, que nos cedieran la marca, o la franquicia para el caso de Querétaro. No se aceptó y las partes nos radicalizamos hasta que hubo liquidación. Al final nos ofrecieron el Cabezal, pero dijimos: “pues ahora ya no”, porque teníamos una idea más firme y clara de que lo que haríamos sería un semanario, aun cuando había muy poco capital, o casi nada. Antes de salir a circulación, reunimos en nuestras instalaciones (Guerrero 84 norte) a figuras representativas de los ambientes social e intelectual; a grupos hoy célebres, como el FIOZ (cuyos dirigentes fueron encarcelados por orden del gobernador Ignacio Loyola Vera), en su versión de inicios de los 90; a representantes de fuerzas políticas opositoras, etc., a quienes se presentó la idea para involucrarlos y comprometerlos con un proyecto alternativo, que como tal debe tener un capital político -que le permita articularse con grupos-, un capital humano capaz, y uno financiero. Es, pues, un trípode: tienes que tener dinero, gente capaz de emprender un proyecto, y capacidad de articulación real entre los grupos sociales. Un periódico que se propone un criterio independiente y abrir cauces críticos, no puede salir a la calle sin alguno de estos tres puntales.

-¿Cuántos números de El Nuevo Amanecer salieron a la calle?

Vio la luz cerca de 400 semanas. Si hoy me dijeran “te vas a lanzar a editar 400 semanas”, no lo hago. Y menos en las mismas condiciones. Obviamente uno aprende de sus propias experiencias, máxime si éstas no son de festejo, en el sentido de que no todo fue miel sobre hojuelas. Hubo que enfrentar muchas circunstancias: pagar sueldos, pagar maquilas, enfrentar las cuentas de los estanquillos. Nosotros pensamos que un periódico tiene la obligación de sostenerse de sus lectores. Un reto no imposible pero sí difícil. Y combinar la venta de publicidad con la circulación. Si un periódico no acredita circulación, ventas en estanquillos, tiene que revisar su situación. En el caso nuestro hubo momentos gloriosos de buenos ingresos por circulación, pero también los hubo dramáticos, en que tuvimos que sacar números dobles porque no nos entregaban la edición debido a que no pagamos el cheque del número anterior. Eran situaciones que en vez de deprimirnos nos servían de estímulo, porque al final se conseguía el objetivo de mantener la publicación en circulación.

-Los periódicos independientes se mueven en un entorno. Imaginamos que el tuyo fue problemático, pues ya mencionamos que eran las épocas de Mariano Palacios Alcocer, quien no era muy adepto a ése tipo de publicaciones.

Yo al periodismo local me acerqué a partir de algunas colaboraciones en el diario Noticias de Querétaro , a principios de los 80. En 1985 y durante tres años tuve la oportunidad de atender la corresponsalía del Unomásuno y colaborar en La Voz de Querétaro . Y sí… me constan los términos en que aquella administración se entendía con los medios, en el sentido de que había que mantener algún grado de control. Creo que, como autoridad, tenían la pretensión de que los medios sirvieran a algún objetivo. Pero en estas cuestiones yo no pondría tanto el acento en la acción del gobierno, sino en la capacidad que desarrollan los propios periodistas para construir sus medios. Yo digo y sostengo que la libertad de expresión no hay que reclamarla. Que la libertad de expresión es de quien la trabaja. Hay que construir medios. Y sí… con frecuencia sabemos de intentos por abrirlos, o nos enteramos de que ya cerró tal o cual, o que duró unos días nada más. Y cuando alguien plantea intentos por abrir un periódico, yo siempre le planteo lo mismo: es un terreno lleno de dificultades. Y si vas a abrir uno, antes revisa por qué hay tantos ‘muertitos’ en el camino. En los años 80 -como ya mencioné- hubo tres intentos. En los 90 otros tres. Y aparte de éstos hubo infinidad de intentos que no se materializaron, que ni el Número Cero imprimieron, que se quedaron en el diseño y en el tintero.

-Sería hasta materia de investigación académica el saber de qué murieron los ‘muertitos’. ¿No crees?

Muy buena propuesta.

-Ahora que hablas de los Número Cero nonatos, recuerdo el proyecto que encabezó mi maestro don Fernando Benítez: El Independiente , a finales de los 80 o principios de los 90, ¿no? Que muy luego se hizo realidad, aunque nada tenía que ver con el sueño de Benítez.

Exacto. Hasta en broma le llamaron El Inexistente . Es un periódico célebre, aun cuando nunca nació. Fue un auténtico aborto. Yo conservo el Número Cero de El Mañana de Querétaro , que fue el único que se publicó. El Mañana no tuvo ningún mañana y en cambio sí arrastró bastantes problemas laborales al interior. O El Cambio de Querétaro , que duró 20 días. O el SQ , que sólo duró el día de su aparición (justo la fecha de asunción del gobernador Loyola Vera). Son casos que sí deben llevarnos a reflexionar sobre las causas inherentes al propio periódico y sobre el entorno político, social y cultural queretano.

-Por qué desapareció El Nuevo Amanecer .

Hay muchas razones. En este tipo de situaciones no hay una sola causa. Hay, quizás, la gota que derrama el vaso. Pero yo mencionaría básicamente dos cuestiones. La primera, que traía males congénitos. Problemas de origen que yo resumiría con esta expresión: “no supimos entender la necesidad de conciliar las letras con los números”. El soporte financiero no correspondía al proyecto editorial. La segunda, que no resistió el invierno que sobrevino con el llamado “error de diciembre” de 1994-95. Los tres años siguientes fueron sostenidos por ese ingrediente tan útil que es el orgullo: “pues ahora no cierro”, “aguantemos otra semana”… Pero todo tiene su límite. El equipo humano, evidentemente, también se agota. El entusiasmo de los jóvenes tiene sus límites: las necesidades económicas. Requieren de expectativas fundadas en monedas constantes y sonantes, y no en el sueño de un futuro promisorio. Hay cuestiones estructurales, pero también las hay coyunturales.

-Gracias por haber recordado con los radioescuchas a El Nuevo Amanecer .

Y yo celebro que alguien se acuerde todavía de aquel ‘muertito’.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ Guerrero 84 norte (1990-1998) Dirección de El Nuevo Amanecer de Querétaro @ramavelm / Ramón Martínez de Velasco.”

  1. Página revisitada gracias al artículo de Ramón Martínez de Velasco: “De vote pronto”. Sobre los queretanos que uno novelaría o ensayaría. Liga del texto de don Ramón y gracias por ocuparse del tema:
    https://libertaddepalabra.mx/de-bote-pronto/

Envía tu comentario