Guerra tonta

|




3boletas

En esta ocasión no fue “guerra sucia” los que pretendieron desacreditar a un partido político que encabeza las preferencias del electorado –según las encuestas-, al tirar mamotretos que pretendieron simular boletas electorales, teniendo como resultado una “Guerra Tonta”. Curiosamente en la zona conocida como el Tepetate, apareció un montón de “boletas” electorales que habían sido sufragadas a favor de ese partido político que comento a usted; las supuestas “boletas” estaban arrugadas, como cuando se tira a la basura el papel que ya no sirve.

Y, ¡Oh sorpresa! Las “boletas” fueron encontradas por militantes de la oposición de ese partido, quienes ni tardos ni perezosos las fotografiaron y subieron a las redes sociales para desprestigiar al oponente; tenían el voto en pro de la oposición, luego entonces –de acuerdo al torpe razonamiento- las sufragaron militantes de ese partido. Vaya raciocinio tan rupestre.

El dirigente del partido suicida, asociado virtualmente con el partido al que le ofreció 60 mil votos, no tardó en convocar a conferencia de prensa y denunciar lo que estaba haciendo la oposición ¡Tenían las boletas originales en su poder! ¡Fraude electoral anticipado! ¡Elección de Estado! Y todo aquello que se le pueda a usted ocurrir. De tal manera que el viernes ¿Eso pensaron? estando en veda electoral, acapararían todos los medios de información acusando al partido opositor. Y de inmediato se dio el efecto en redes sociales, apareció ese dirigente haciendo la acusación con “boleta” apócrifa en mano.

¡Ah! Ese dirigente acusaba al dirigente del partido “infractor de la ley”, por la actividad ilícita. Por supuesto, acorde con su burda aseveración, esos hechos eran irrefutables, la acusación estaba demostrada, relevo de pruebas; acusación y sanción de inmediato. Efecto inocuo, nadie les creyó.

Vino la respuesta en las mismas redes sociales, apareció la fotografía de quien, supuestamente fue el actor y distribuidor de las “boletas electorales”. En esa impresión de “boletas” se detallaron los errores, las imprecisiones, los defectos; consecuentemente la pésima calidad de la imitación. Y no prosperó esa “Guerra tonta”.

A unas horas de iniciar la jornada electoral aquellos que juegan sucio, se encuentran desesperados, seguramente al ver la inminente derrota, a pesar de los “60 mil votos” que obsequiarán al aliado virtual. No encontraron la manera de bajar de las preferencias electorales de quien, desde un inicio del proceso, ocupó la “punta” de la carrera electoral. Ineptitud manifiesta quedó en evidencia y quienes pretendieron el desprestigio del oponente, lograron lo contrario; acreditar no solo la extrema torpeza, también la bajeza con que se desempeñan ¿Qué “boletas electorales” tiradas por montones en la calle con el sufragio del candidato que va a la cabeza? Esa historia nadie la creyó. Ahora obligarán a la autoridad electoral a intervenir y la judicialización del proceso se fortalece ¡Lástima!

Héctor Parra Rodríguez | 5 de junio de 2015

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario