Gracias Tía

|




Evangelina y Mundo

El sentimiento de gratitud vive hoy difíciles momentos. La vanidad y su prima hermana la soberbia exaltan el egoísmo y la autosuficiencia y no dejan espacio en el alma para reconocer lo que debemos a otros. Esto viene a cuento porque acaba de morir mi tía Evangelina que además fue mi hermana, segunda madre y un apoyo permanente a lo largo de mi existencia. Tuve la oportunidad y el privilegio de acompañarla durante su larga agonía que duró cerca de dos años, lapso en el que me mantuve a su lado; sin que sea lenguaje figurado en la cabecera de su cama. Fue una gran oportunidad para agradecerle su presencia en mi vida. Reconozco que tuve momentos complicados que lograba superar simplemente recordando lo que había hecho por mí. Me duele no poderle agradecer sus últimas bendiciones: la maravilla que es tener salud, caminar, no toser, tener hambre, poder respirar. Gracias tía Evangelina por enseñarme a amar y defender la vida.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ Gracias Tía”

  1. Jovita Zaragoza C. dice:

    Estimado,Edmundo:
    mi sentido pesame.
    Conmueve tu amoroso testimonio que nos compartes de manera tan generosa.
    Me uno a tu duelo con una oración para quien significó tanto en tu vida. Recibe mi solidario y respetuoso abrazo.

Envía tu comentario