Ernesto García Cabral

|




ernesto garcia cabral_caricaturista

“EL ARTE MAS IMPORTANTE DEL MAESTRO ES PROVOCAR LA ALEGRIA

EN LA ACCION CREADORA Y EL CONOCIMIENTO”.-

Albert Einstein.-

Hablemos hoy de un gran Maestro del dibujo y de las bellas artes mexicano de “Aquellos Tiempos”.- ERNESTO GARCIA CABRAL.- La mayoría de los mexicanos y muchos extranjeros, incluyéndome, pensábamos que el “Chango” García Cabral fue tan solo un gran caricaturista, y con enorme gusto nos hemos enterado, gracias a TV-UNAM, que no fue tan solo un gran y enorme caricaturista, sino un completo genio de las bellas artes mexicanas, realizando centenas de trabajos pictóricos de todo tipo de técnicas, retratando en todos y cada uno, el rostro de “su” México, dibujando con sus mágicos lápices y pinceles, todo un universo de rostros mexicanos,

de hombres, niños, niñas, mujeres, cientos de ellas, resaltando su belleza física y espiritual, portando desde el vestido de China Poblana, y de modesta india, hasta las que lucían los atuendos de los últimos gritos de la moda.

Mujeres de todas las épocas, desde las prehispánicas, hasta las de sus maravillosos tiempos, admirador y adorador de todas ellas, a muchas de las cuales amó y fue amado, plasmando para la posteridad sus bellos rostros y hechiceros cuerpos, derramando sensualidad o espiritualidad, según el caso…Pero veamos algo de su vida: nació en la risueña población cafetalera de Huatusco, Ver., situada entre montañas a la mitad de los caminos entre Córdoba y Xalapa , el año de 1890…sus padres viéndole disposición para el dibujo le enviaron a la ciudad de México ingresando a la Academia de San Carlos, iniciándose profesionalmente como dibujante en 1909.

Colaboró en las revistas “Multicolor”, “La Tarántula” y “Frivolidades”, publicaciones anti maderistas, esto y el haber aceptado una beca para estudiar en París de Victoriano Huerta, son quizás algunas de sus pocas manchas en su vida.- En París, siempre dibujando, no solamente caricaturas, las que le eran muy festejadas, elaboró bellísimas estampas mexicanas y de “art decó”, para ilustrar revistas y libros. Colaboró con las revistas: “La vie Parisienne”, “Le Rie” y “La bayonette”. Quiso volver a tierras americanas y recaló en Buenos Aires, donde colaboró en varios periódicos Rio Platenses, aprovechando para seguir con el encanto de su vida Bohemia, convirtiéndose en un afamado bailarín de tango, ritmo y música que siempre amó.

En 1918 regresa a México, retomando sus antiguos trabajos de caricaturista en “ Excelsior” y “Novedades” y la revista “Fufurufu”, haciéndose cargo, además, de la portada de “Revista de Revistas” por cuarenta años, de 1928 a 1968, año de su sentida muerte.

Hizo cientos de retratos, usando como modelos a personas de todas las clases sociales y del medio artístico y político, muchos le celebraban sus “retratos” en las caricaturas, sin molestarse jamás por ello, al contrario, hizo amistad con medio mundo, Monsivais y Juan José Arreola, apreciaron mucho su amistad, y le celebraban todo.

Un poco cansado de su intensa vida de “bohemia” quiso sentar cabeza casándose con un preciosa jovencita de 22 años, teniendo él sus bien vividos cincuenta abriles, resultándole tres hermosos hijos, a los que trató como amadísimo y educador padre.

Su obra, ya lo mencionamos fue inmensa, su calidad artística y dominio de los colores de los lápices y del pincel, fue enorme y lo hacía con tanta facilidad que él mismo menospreciaba su obra y a su propia persona, siendo a la vez reconocida por los principales artistas de su época, como Diego Rivera y José Clemente Orozco, quienes le rendían pleitesía como muralista. En ocasión de su muerte la Revista de Revistas dedicó todo un número, total y completamente a su vida y obra, en 2005 la Universidad de Guanajuato en el Festival Cervantino de ese año, le dedicó tres grandes exposiciones de su obra, llenado con ellas los salones de la misma, las del Palacio de Granaditas y el mismo Teatro Juárez…

Mario RE le recuerda con afecto, ya que de niño y de jovencillo admiró sus bien logradas caricaturas y ahora de toda una gama de preciosos trabajos de caballete, murales y muchos otros, se despide su admirado amigo de “Aquellos Tiempos”…Mario RE.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario