En Do Mayor

|




5to_informe_gobierno_Pena_Nieto_2017
Estimados lectores, esta columna inicia el mes de septiembre con cambio de nombre. Uno más corto y musical. Espero su comprensión y su aceptación. ¡Muchas gracias!

Por. Jovita Zaragoza Cisneros.

“No conocen la gallardía, no hay pundonor en el combate

Mienten y todo trastocan, a la bajeza le llaman proeza

Hacen todo por escalar, creen que el poder da grandeza

¿Cuál de todos es mejor o peor? ¡declaremos un empate!”

Largos serán los meses que vienen. La contienda electoral para el 2018 ya está frente a nosotros. Sabemos que de eso trata todo lo que está ocurriendo en el escenario político donde ya empezó el sempiterno desfile de mezquindades. Mucho ruido, desaseo, cinismo. Más sangre, más violencia, la misma impunidad. Se acentúa la desigualdad social. Se continúa privilegiando el desarrollo urbano, vano espejismo del mal entendido progreso, pero eficaz instrumento de generación de fondos ocultos para financiar campañas políticas y de enriquecimiento para los gobernantes que promueven obras.

En el escenario político de México no hay un líder que encabece causas sociales verdaderas. Solamente hay merolicos y oportunistas profesionales ofertando ilusiones que se desvanecen al mínimo aliento. Hay ambición personal disfrazada de ideología y de buena voluntad, no causas cuyo fondo busquen hacer una ciudadanía crítica, madura, donde el encono social trascienda hacia la búsqueda de un horizonte compartido.

La escisión que tenemos es profunda. Nuestra historia como país ha estado plagada de mentiras que acogimos sin mayor cuestionamiento y eso nos está pasando factura. Pero no lo vemos, o no queremos ver, que el haber dejado las riendas a liderazgos políticos desnudos de ideas y de ausencia de proyectos bien cimentados, nos tiene donde estamos.

Ahora, henos aquí: peones sacrificables en este gran juego de ajedrez político. Sometidos a los caprichos de los que se sienten reyes y reinas” que en alianzas con alfiles y caballos desbocados erigen torres de impunidad en las que resguardan su juego de desmedida ambición.

Y nosotros, la sociedad, estamos solos solos solos, indemnes y frágiles en nuestro caminar. Aislados unos de otros, navegando en este denso mar de incertidumbre, incapaces de hacer frente común a quienes desde adentro y arriba se reparten al país con un cinismo nunca antes visto. Opinamos y vomitamos hacia afuera toda suerte de improperios; pero seguimos sin cuestionar nuestra falta de unión ciudadana, ni hacemos ejercicio de análisis para preguntarnos como sociedad si esa clase política representa una parte de lo que somos: acomodaticios, obedientes y sumisos, dispersos, quejumbrosos. Una sociedad escapista que toma distancia de lo que no nos conviene y callamos lo que debiera exponerse.

Estamos solos solos solos. Divididos, defendiendo cada cual a su candidato y sus intereses. Y con una ferocidad tal, que preocupa. Bien haría la clase intelectual en hacer énfasis en esta escisión que vivimos. Pero ¡oh desgracia la nuestra! , también ellos están inmersos en la vorágine partidista.

Serían, y son, respetables las posturas ideológicas de intelectuales de la talla de don LM, “cuidadoso” analista del Colmex y quien tiene tiempo apoyando a su candidato. Pero más ayudaría él y los demás saber tomar distancia suficiente de los juegos del poder para, desde allí, hacer una critica clara e imparcial de los males de la clase política. Nunca como ahora México necesita de esa mirada amplia, critica, profunda y ajena a simpatías personales y a mezquindades. Se está jugando el futuro de millones de mexicanos, el del país entero. Se está jugando la estabilidad social del país. Son decisivos los tiempos que vienen, el país está a punto del colapso.

El tamaño de conocimiento sobre la historia de México, de los movimientos políticos y la “ideología” que hay detrás de cada partido, la saben bien personajes intelectuales de la estatura de don LM. El sabe que los vicios que tiene Morena son los mismos que los del partido oficial, cuesta entonces trabajo creer que su inocultable simpatía esté con ese o cualquier otro partido. A menos que tanto don LM como otros intelectuales de su peso y calibre sepan algo que los simples ciudadanos no sabemos. ¿Qué es lo que sabe él que no sabemos los demás?

Somos mayoría los ciudadanos de a pie que queremos que este sistema priista salga de una vez por todas del escenario político. Ya hizo demasiado daño. Y por ello entendemos que la respuesta a los males de México no está en ningún partido. En NINGUNO. Lo hemos venido sosteniendo desde tiempo ha y lo repetimos una vez más: la solución está en la construcción de una ciudadanía critica, pujante, digna. En la creación de lideres éticos, visionarios y con verdadero amor a su país. No los vemos en ningún lado.

Don LM hasta ingenuo se ve dando explicaciones de su apoyo a encuestas amañadas, simuladas y que, él sabe bien, son tan viciadas como aquello de donde vienen. Penoso resulta que después de las criticas que recibiera, salió a decir que a él si lo encuestaron para el flamante puesto con que Claudia Sheinbaum pretende dirigir la CDMX . Hasta un artículo escribió, explicando cómo fue la encuesta. ¡Ay don LM…! No nos diga que usted es muy ingenuo y nosotros muy mal pensados. ¡ No nos haga eso. Ni se lo haga a usted mismo, por favor! ¿Pues qué no ve cómo está el asunto? Lo que sea que esté sucediendo, no hay duda que “No está el tiempo pa´ maromas, ni la Magdalena pa´ tafetanes.”

INCOHERENCIAS MUY COHERENTES.

“En estos tiempos que corren ¡cosas veredes mío Cid!

en el campo de la política se une lo perverso y lo ruin.

Todos contra todos, uno VS otro, tal como Abel y Caín

golpes bajos y traiciones, nada de frente ni en buena lid”.

En esto de la política de profesionales, es decir los que viven de ella, no hay nada fortuito. Ya ve usted lector, la andanada de priistas que formaron parte desde muy adentro con puestos altos, medianos y bajo perfil, pero que hacían trabajo mediático, trabajo sucio y de voceros fervientes del partido, ahora son los más acendrados fustigadores del sistema al que sirvieron y del que abrevaron en ideas y en economía. ¡Vea y lea usted: qué manera de mimetizarse! Hasta náuseas dan.

Y lo que sea que esté sucediendo, en el horizonte se avizora ganador alguien que ha replicado la vieja y antigua fórmula del priismo, ya desgastada. Esa del corporativismo y del control político total y del que dicen –los que saben- instalará el presidencialismo autoritario y populista. Y hay probados visos de ello, por él hablan sus ¿incoherencias? . Maliciemos un poco y nuevamente preguntemos: las llamadas incoherencias de AMLO ¿lo son en realidad?

Complejo en su simpleza, AMLO es un personaje necesario en la política mexicana. Es –lo subrayo una vez más– una ficha puesta allí para diluir y administrar enconos sociales y simpatías que afecten al amañado sistema Lo suyo no es tanto el ganar. Y menos a estas alturas. Sabe que todo lo que ha prometido no es posible cumplirlo. Por eso, cheque bien, cada vez que está a punto de lograr el triunfo “ mete la pata” más que nunca. Sabe bien que el sistema está podrido hasta lo más profundo. Sabe que la solución está en una ciudadanía organizada, madura, valiente. El está allí para asegurarse que todo cambie…para que todo siga igual.

AMLO sabe que “Árbol que crece torcido, jamás su tronco endereza” . Y el PRI es eso. Sabe bien que todos los que están llegando a él, son viejos colmilludos y que ajusta en ellos aquello de “Chango viejo no aprende maromas nuevas” y seguirán con lo aprendido. Lo sabe él que anduvo con lobos y aullar se enseñó.

No. No hay incoherencias en AMLO. Hay orden y razón en su aparente caos. En su discurso vuelto bandera fustiga a los “mafiosos del poder”, mismos que ahora recibe en su equipo sin mayor explicación hacia sus seguidores.

Dice por allí un refrán “Dios los hace y ellos se juntan”, pero en cosa de políticas y conveniencias, bien puede caber aquí: “Dios los junta y ellos se hacen”.  Sí, se hacen como “el tío Lolo”. ¡Vaya cachaza la de los Bejaranos y Padiernas, protegidos y cercanos al ahora cuasi santificado AMLO cuyas acciones dan testimonio claro de dónde viene. El en si mismo es una cuña del mismo palo. Y está en el escenario político con una tarea que está cumpliendo a píe juntillas. Y esa tarea no es ganar.

No. No hay incoherencias en AMLO. ¡Y menos ingenuidades! Somos nosotros los ingenuos. Los que seguimos aferrados a creer que las cosas cambiarán solo porque así nos lo dicen. Somos nosotros los que no entendemos los juegos del poder y los alcances de nuestro sistema político.

LA HORA FELIZ.

– Claro. Los acuerdos están en todos por igual. En tanto alcancen la repartición… c a ll a d i t o s. ¿Por qué ninguno de los partidos y sus líderes han impulsado la transparencia? ¿Por qué las entregas de gobierno de una administración a otra se hacen de manera cerrada y entre la saliente y entrante administración?

¡Eso, Niniane! AMLO, como todos los demás, hablan de corrupción, pero no promueven en su partido esa transparencia. El pacto de silencio y de cubrirse las espaldas unos a otros, es proverbial. ¿Hasta cuándo?

Veremos, dijo el ciego. Y nunca vio, Niniane.

—Antes de irnos: ¿Leíste o viste el 5to. informe presidencial?

No, Niniane. Pero dicen que estuvo ¡padrisisisisisisismo. Que los poco más de 60 minutos que duró, fueron momentos sublimes. Valió la pena porque los presentes aplaudían mucho, agradecidos porque su señor presidente les hizo sentir que estaban en Finlandia, Suecia o alguno de esos países del primer mundo. Peñalandia a todo lo que da. En una palabra: Todo OK.

¡Niniane… Te pasas! ¡grosera! Hasta nuestro Merlín se va a enojar.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ En Do Mayor”

  1. Alejandro Padilla dice:

    Lo que señalas, podría ser cierto, sin embargo entras en los supuestos, y la respuesta está en el viento!!! Construir ciudadanía a estas alturas de pudrición?; cuánto tiempo?,conque recursos o apoyo?, cuál sería la estrategia?. Los sistemas nacen, crecen, se desarrollan, se reproducen y mueren. Crees que los poderes E.L.J y los medios de comunicación de los cuales formas parte dejarían que les quitaran su jueguito llamado “Democracia”. Solo un personaje (puedes llamarlo líder, dictador, tirano etc) a quien la gente siga, porque creen que es la esperanza contra la impunidad, la corrupción, el cinismo, la pudrición, la voracidad, o como quieras llamarlo, será aquel que legitime las demandas de su pueblo.

  2. Jovita Zaragoza dice:

    Muchas gracias por tu comentario, Alejandro Padilla.
    No estoy hablando de supuestos. Y no, no es el viento el que traerá respuestas. Ellas están en la lectura de la realidad,en la comprensión de una cultura que, como la nuestra, ha sido construida sobre figuras detentoras del poder absolutista. El culto al presidencialismo, la obediencia de sus hombres. Una cultura donde la promesa tenga más peso, que los hechos. Helos allí, todos metidos al molde aprendido.
    Dices: “Los sistemas nacen, crecen se desarrollan, se reproducen y mueren” ¡ja! pues este nació, se ha reproducido y de morir ¡nada! El mismo AMLO hace todo lo posible para que reinicie otra vez.Si alguién añora su regreso, es él. Y ese es el gran problema. No ayuda a crear ciudadanía, quiere obediencia. Quiere el culto al presidencialismo.
    Y no, no necesitamos grandes recursos para crear ciudadanía. Se trata de emanciparnos de esas figuras que nos quieren ceñir a su control. De mantenernos con la idea de que ellos son los salvadores. Se trata de crecer, madurar como sociedad para darnos cuenta de que nos quieren divididos.Se trata de exigir a la clase representante política que cumplan su papel.
    Dejar ya de creer que el cambio vendrá a través de promesas cargadas de palabrería hueca.

    Una pequeña muestra de lo que podemos hacer unidos fue la reciente suspensión del nombramiento al “fiscal amigo”, Raúl Cervantes. Gracias a la protesta de organizaciones civiles, y partidos opositores al PRI, se logró.
    Se trata de eso. De ir creando una nueva mentalidad.
    Saludos.

Envía tu comentario