EN DO MAYOR. (Segunda y última parte)

|




 

La grandeza de un talento que se posee, no siempre están en concordancia o armonía con la parte humana del poseedor del talento. Los egos y veleidades pesan más que las cualidades personales. Solamente se llega a la humildad del sabio cuando no se persiguen logros para cultivar un ego desmedido, reflejo de la carencia que se carga a cuestas.

Don Fernando del Paso fue un sabio. De su grandeza como escritor habla su obra que queda para la posteridad. De la grandeza y estatura del ser humano que fue, quedan sus palabras comprometidas con la realidad del país. Allí está su discurso pronunciado en Yucatán. En sus palabras pronunciadas en esa ocasión está su eximia inteligencia y la abundancia de su corazón.

“¡Ay, José Emilio! ¿De qué nos sirve recoger aquí y allá premios y reconocimientos mientras nuestro país se desprestigia ante los ojos del mundo… mientras México se mexicaniza para estar de acuerdo con sus películas y las más negras de sus leyendas?

¡Ay, José Emilio! No sé qué más decirte. No sabes qué triste estoy. Acepto el premio que tiene tu nombre, porque sé que se me da de buena fe, no sin antes subrayar que lo más importante en la vida no es recibir galardones —aunque se merezcan— sino denunciar las injusticias que nos rodean”.

“Algo se está quebrando en todas partes”, decías en uno de tus poemas. Algo, sí, mi corazón ante todo lo que sucede a nuestro alrededor, y se quiebran mis palabras, ¡Ay, José Emilio yo no sé para qué me meto en estos bretes, si bastaría acudir aquí y aceptar el premio! Pero no puedo quedarme callado ante tantas cosas que se nos han quebrado. ¿Qué se hizo del México post-68? Qué proyecto de país tenemos ahora… ¿Qué proyecto tienen quienes dicen gobernarlo? Me permito citarte una vez más, “conozco tu país —decía el gringo— pasé una noche en Tijuana / éstas son las palabras que me sé de tu idioma: / puta, ladrón, auxilio, me robaron”. ¿En qué se diferencian estas palabras de “político, autoridad, socorro, me extorsionaron?”, concluyó.

PREMIO CERVANTES

Coherente con su compromiso de escritor y ciudadano, no dejó de insistir ante lo que le preocupaba. Y este México le dolía. ¿Acaso no fue eso lo que impulsó su discurso pronunciado el 23 de abril del 2016 al recibir el Premio Cervantes de manos de los Reyes de España, en el que inició diciendo:
“Dedico el Premio Cervantes a mis padres Fernando del Paso Carrara e Irene Alicia Morante Bienevendo. Dedico las siguientes palabras a mi amiga Carmen Balcells de Cataluña, al poeta mexicano Hugo Gutiérrez Vega y a José Emilio Pacheco”.

En esa ocasión, luego de aludir el escozor y revuelo que causaran las palabras pronunciadas un año antes en Yucatán, al recibir el premio arriba citado, expresó ante la concurrencia internacional que seguía atenta la ceremonia de entrega del premio: “… Sé muy bien que esas palabras despertaron una gran expectativa en lo que se refiere a las palabras que hoy pronuncio en España. Las cosas no han cambiado en México sino para empeorar, continúan los atracos, las extorsiones, los secuestros, las desapariciones, los feminicidios, la discriminación, los abusos de poder, la corrupción, la impunidad y el cinismo…”

“Criticar a mi país en un país extranjero me da vergüenza. Pues bien, me trago esa vergüenza y aprovecho este foro internacional para denunciar a los cuatro vientos la aprobación en el Estado de México de la bautizada como Ley Atenco, una ley opresora que habilita a la policía a apresar e incluso a disparar en manifestaciones y reuniones públicas a quienes atenten, según su criterio, contra la seguridad, el orden público, la integridad, la vida y los bienes, tanto públicos como de las personas. Subrayo: es a criterio de la autoridad, no necesariamente presente, que se permite tal medida extrema. Esto pareciera tan solo el principio de un estado totalitario que no podemos permitir. No denunciarlo, eso sí que me daría aún más vergüenza”.

ADIOS DON FERNANDO DEL PASO

Aquí, pues, un pequeño homenaje personal a un escritor de tal estatura. Allí su obra, su Palinuro de México (en palabras de él: su favorita) que leí allá por los años 80s con azoro ante la forma de manejar un drama como el de Palinuro, tan de México y asombrada por el fondo que guardaba en su lenguaje lúdico, fino e irónicamente festivo. Leí después José Trigo. Y, más tarde Noticias del Imperio. Fascinada por la forma de concebir los diálogos y recrear a la Emperatriz Carlota y su Maximiliano y rendida ya ante la belleza de esta obra , en 1996 acudí al Seminario que durante 4 sesiones sobre ella diera uno de los poetas que mejor conoce a don Fernando del Paso, Vicente Quirarte.

Hoy, se hace necesario en todo México tener presente el compromiso que don Fernando dejó con su obra de escritor y su pundonor de Mexicano. Y desde en este espacio de dialogoqueretano recordamos también la amistad que tuvo con otro escritor, poeta y académico mexicano y ser humano, también exquisito, don Hugo Gutiérrez Vega (Guadalajara 1934-sept.2015) con quien le unió una gran amistad.

Dolido por la muerte del también dramaturgo, Fernando del Paso escribió una carta a don Hugo Gutiérrez Vega, quien muriera el 25 de septiembre del 2015. En la carta, fechada el primero de octubre, siete días después de la muerte y publicada por La Jornada, sección Cultura, da testimonio y reconocimiento a don Hugo:
“ Muy querido Hugo:
¿Qué nos pasó? Teníamos cita en Zapotlán el Grande el 25 de septiembre y ninguno de los dos la cumplió. Yo, porque estaba hospitalizado en el Real San José de Guadalajara. Tú, porque te fuiste a otra parte. Yo ya salí del hospital, pero tú no has vuelto.
No se vale, yo no puedo solo con el paquete. Necesito a mi amigo de toda la vida. Al Maestro de maestros. Al poeta. A quien ha sido uno de los guías que me abrió camino en esa selva prodigiosa que es la literatura. Lo necesito a usted, Don Hugo. Y vamos a tener que hacer otra cita –otras citas, todas las que sean necesarias– para mantener vivo y resplandeciente nuestro amor por las letras. Pero más que nada, te necesito a ti: nadie puede olvidar la maravillosa difusión que hiciste de la cultura mexicana en el extranjero y de la cultura extranjera en México. Espero tu respuesta y mientras tanto te ruego que tengas en cuenta que aparte de tus enseñanzas tan valiosas, lo que más aprecio de ti fue tu generosa y siempre leal amistad.
Fernando del Paso”.

El pasado miércoles, diversas voces de escritores, jóvenes y no tanto, pero que conocen a fondo su obra y calidad humana, manifestaron su sentir ante la ausencia física de Del Paso. Sobre ello, la escritora y amiga de él, Elena Poniatowska dijo: “ Más que ningún otro escritor, a través de “La Jornada”, Fernando del Paso manifestó su indignación ante injusticias sociales y participó con su pluma en los acontecimientos políticos y sociales, entre ellos el apoyo definitivo a Andrés Manuel López Obrador en los meses que precedieron a la elección del 1 de julio”.

Allí están, pues, apenas un mínimo bosquejo de este escritor cuya obra hay que leer y releer las palabras de sus discursos y hacerlos llegar al presidente electo (Andrés Manuel López Obrador), a todo su equipo, para que tengan presente el compromiso asumido con esta patria dolida y agraviada que necesita le sea devuelta su dignidad violentada.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario