EN DO MAYOR.

|




EL PODER QUE DA EL PRESTIGIO Y LA HONESTIDAD.

Un niño  de aproximadamente tres años en la cama de un hospital. Julian,  dice el letrero con su nombre arriba de la   cabecera, tiene su mano derecha a la altura de su pecho cubierto por una sábana. En su muñeca de la   izquierda tiene el catéter por el que le suministran el medicamento  y,  junto a ella, dos cajas de juguetes  que -seguramente -pidió a Los Santos Reyes. Julian mira  a la cámara con una sonrisa que lo dice todo: está contento porque Melchor, Gaspar y Baltasar fueron hasta la  cama del Hospital Infantil  Federico Gómez, donde se encuentra internado.

 ¿Qué de particular o extraordinario  ver esta fotografía con esos tres hombres vestidos tal y como los describe la tradición cristiana :  Gaspar, el joven;Baltasar, el maduro y Melchor, el viejo de los tres?  Quizá mucho. Los tres son médicos de ese hospital . Y el que está disfrazado de  Melchor, es el doctor Jaime Nieto Zermeño, su  Director General , médico con una carrera respetable, trayectoria profesional intachable.  El mismo al que el actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hiciera víctima de su consabida   ligereza en  la mañanera del jueves 23 de enero,  al acusarle  de estar relacionado con el desabasto de medicamentos de  la institución .    

  Los ciudadanos en México hemos visto y escuchado  en los últimos tres sexenios, previos al de la actual administración ,  toda suerte de gazapos, torpezas y abusos del poder  de los expresidentes. Pero nunca   a un Presidente  que con tal ligereza de lengua y laxa responsabilidad y escasa conciencia  del daño que puede causar a la moral de gente honorable, usara el máximo pódium de un país para hacer señalamientos  sobre  un profesional y ser humano que cuenta con el respeto de su gremio, el cariño y reconocimiento de los tantos padres y familiares de  niños que han sido atendidos con tal esmero  y responsabilidad  por él y por el  cuerpo médico que integra  el Hospital.

 ¿Quién es el dr. Jaime Nieto Zermeño? Su currículum académico y trayectoria está a la mano para consulta de quién guste hacerlo. El médico especialista en pediatria y con más de 40 años de práctica,  servicio  de excelencia   es , además,   miembro activo de prestigiados  organismos académicos de nivel internacional. Desde 2011 ocupó la Dirección Médica del Instituto . En enero de  2019 asumió la Dirección  General del Hospital Infantil,  institución del sector salud  reconocida  por su alta especialidad  y  por ser única en trasplantes infantiles  de hígado, riñón, corazón, además de dar atención de tercer  nivel a niños  con cáncer.   

 Al Hospital Infantil le antecede una historia de sólido prestigio.  Con casi 76 años de haber sido instituida , en su  realización y consolidación intervinieron  doctores como  Gustavo Baz y Salvador Zubirán. En 1943 fue instituido ya como Hospital Infantil de México  bajo la dirección del Dr. Federico Gómez Santos, quien estuvo al frente  hasta 1963.

En la actualidad registra más de 900 consultas infantiles al año, ya que cuenta con especialidades, que a su vez, tienen cada una hasta tres o cuatro  subespecialidades   en neonatología, cardiología, endocrinología, nefrología, infectología, oftalmología, ortopedia, otorrinolaringología, oncología ; además de transplantes. El  número de intervenciones quirúrgicas rebasan la cifra de  cinco mil, aunque estas han ido en aumento, por lo que se habla de una sobresaturación que, sin embargo, por el momento  logran subsanar gracias al compromiso y empeño  de todo el equipo de la Institución. 

 ¡NO ESTÁ SOLO…NO ESTÁ SOLO!

 Instalado en el presente, pero siempre mencionando el ayer y  sin  conciencia de su  corto futuro, sea este en  la silla presidencial, o por   razones de edad que tendría que  tener en cuenta , AMLO parece estar inmerso en una  diaria pelea con enemigos reales y con  otros  imaginarios  potenciados en una  imaginación desmedida. Amparado en el poder que hoy detenta a modo y con desdoro, busca culpables fuera de su administración a   las fallas o yerros  que están  dentro  de muchos de los integrantes de su equipo de trabajo. Más por autoconveniencia de rodearse de fieles y obedientes colaboradores a su causa  que por responsabilidad  para con el país,   ha instalado en cada lugar de su administración a neófitos en la materia.  No hay en él la mínima intención de revisar las fallas que hay en ellos. La solución que ha encontrado es echar tierra y lodo en los otros.  No tiene conflicto interno alguno si daña la reputación de los demás. Tampoco mide los  alcances (o quizá sí  y por eso lo hace) de  lo que provoca entre sus adoradores con sus señalamientos y acusaciones.

 

El pasado jueves 23 de enero después de que  en la mañanera diera a conocer por el micrófono en cadena nacional y frente a la prensa,   que el problema del desabasto de medicina para los tratamientos infantiles oncológicos     era por culpa del Director del Hospital Infantil  Federico Gómez, las redes sociales que operan bajo el control de la presidencia y de  MoReNa  e  incondicionales,  saturaron  con  mensajes acusatorios y virulentos el nombre del doctor Nieto   replicando lo dicho por el presidente.   “El Director – dijo AMLO-,   es causante   de no informar a los padres de niños con cáncer que ya se contaba con medicamento”. Enseguida,    anunció que había instruido a la  SFP  para que realizara  una investigación en contra del Director  por presuntos acuerdos con PISA, el  laboratorio para la distribución de medicamentos para menores con cáncer.

 Quienes conocen la trayectoria   profesional, académica  y probado compromiso del  doctor  Nieto Zermeño,  se mostraron primero   asombrados ante la difamación y el  ataque,  salida desde la misma presidencia. Enseguida  se abrió paso la indignación y cientos  de padres de familia que le conocen   y han sido testigos de su compromiso y entrega profesional , hablaron por él dando testimonio de su desempeño.  No fueron los únicos: la muestra más rotunda de apoyo fue ese aplauso  con el que lo recibió al otro día el cuerpo médico de esa institución.  “ Es un doctor del que conocemos perfectamente su trayectoria. Lo pueden investigar y hasta se sorprenderán  de su forma  austera de vivir.  Los años que tiene  en la medicina han sido de entrega, lo que menos le ha importado es hacerse rico.  Es una excelente persona.  Por eso,  el día que supimos de los señalamientos del actual presidente nos indignó. Todos los médicos que le vimos entrar al auditorio, sin mediar palabra, nos pusimos de píe y brindamos un aplauso de casi 5 minutos”, me comenta un eminente médico de reconocimiento internacional por su   alta especialidad y  que forma parte del Federico Gómez.  Agrega :  “ Lo que está haciendo la actual administración es absolutamente fuera de comprensión. No tienen idea de lo sensible que es  este campo de la medicina. No pueden estar improvisando con algo tan delicado como la salud de los niños y de una institución fundamental en el tema infantil, comenta  moviendo la cabeza de un lado a otro, en señal reprobatoria.

 ¿Qué dijo López Obrador después de que recibiera las criticas y desaprobación por una gran parte de la sociedad por  su ligerza? ¿Una llamada al doctor? ¿Una reconsideración para tal acción? Nada. Ninguna. La soberbia de la ignorancia, aumentada ahora con el poder absoluto y el hambre de trascender en la historia, no se lo permiten. 

Zaragozacisneros.jovita@gmail.com

dialogoqueretano.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario