EN DO MAYOR

|




LA SOMBRA DE ARGENTINA.
La sombra del populismo autoritario está presente en América Latina y parece robustecerse con mayor fuerza en países cuya historia de cacicazgos, sometimiento, dictaduras y corrupción han cobrado victimas en clases poco privilegiadas y ha hecho a los pobres más pobres aún, reduciéndolos al olvido y marginación. En esta parte del mundo ha encontrado campo de cultivo propicio para operar de manera paciente y subrepticia mecanismos que buscan colapsar cualquier avance democratizador e instalar su ideología disfrazada de un socialismo aspiracional.
La América Latina cuyos países tienen su particularidad, pero el peso de una historia común en el que comportamiento de gobiernos y ciudadanos guardan estrechas semejanzas. Algunas de ellas se encuentran en la ciudadanía poco participativa y poco vigilante de los gobiernos, en su acomodaticia clase intelectual que termina cobijándose bajo la sombra del poder, el periodismo supeditado y obediente a los caprichos e intereses de los medios informativos en manos de empresarios, y aparatos de justicia corrompidos, entre otras más.
Escribo esto trayendo a la mente y a colación el caso de Argentina, en donde pude palpar en mi reciente visita un escenario de crisis económica que tiene irritados en unos casos, tristes y preocupados en otros, a gran parte de los Argentinos. Y el regreso de Cristina Fernández de Kirchner, como Vicepresidenta, no tiene contentos a los adultos que conocen las afectaciones que el modelo económico instalado por el ya fallecido Presidente Néstor Kirchner y continuado con más radicalismo por su esposa Cristina, quien estuviera como Presidenta del 2007 – al 2015. Hoy, la que se asume como la continuación de Eva Perón, regresa dispuesta a retomar y extender el control sobre el país que no termina de salir de la crisis.
Este escenario tiene molestos a los adultos que han trabajado toda la vida y han visto mermada su economía por el Kirchnerismo. Entre ellas están becas a los jóvenes ( allá también les dicen “Ninis”) instaurada por Fernández de Kirchner, así como otros programas de subsidios que han terminado por constreñir la economía interna.
Si bien reconocen que los primeros años del ascenso al gobierno del fallecido Presidente, Néstor Kirchner, operó de manera eficiente y trajo al país logros en varios rubros importantes, la pareja presidencial terminó pervirtiendo y separando a la sociedad Argentina. “Sobre todo Cristina, que , desde la presidencia nunca dejó de fustigar a sus oponentes y cerrando el control mediático a quienes no eran afines a su gobierno. Es una radical y gran actriz”, dice un ingeniero que perdió su empleo y maneja un taxi para ayudarse en la economía familiar.
Envueltos en escándalos de un amasiato por parte de Néstor, peleas y desacuerdos y una competencia interna por el poder entre la pareja formada por Néstor y Cristina quienes enarbolan la bandera de la Izquierda Peronista, fue sin embargo lo menos grave de su gobierno. Poca transparencia en su gestión y los rumores persistentes sobre si la muerte de Néstor Kirchner, fue natural. Con estas dudas sobre ella, Cristina Fernández de Kirchner terminó su periodo presidencial en diciembre de 2015, tras casi 8 años de gobierno. Y una duda más seria y grave aún, que hoy, con su regreso a la Vicepresidencia aviva el ánimo de los Argentinos: el delicado caso pendiente de resolver sobre la muerte de Alberto Nisman, el Fiscal Argentino que, retomó el caso del atentado terrorista contra la AMIA ( asociación Mutual Israelita Argentina) en el que -sostenía – intervino la mano de Irán y acusaba – entre otros- a Christina Fernández de Kirchner de encubrir información sobre el hecho. Nisman fue encontrado muerto de un tiro, en el baño de su departamento ubicado en el exclusivo barrio de Puerto Madero. Eso ocurrió el domingo 18 de enero del 2015, un día antes de la cita que tenía en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados, para ofrecer las pruebas que decía tener contra la entonces Presidenta Cristina de Kirchner. Un caso que una gran parte de la sociedad argentina considera no fue suicidio, como se manejó por personas afines al poder en turno.
En este contexto Cristina Kirchner terminó su gobierno y entró el representante del partido derechista, Mauricio Macri al poder. Una parte de Argentinos dicen no simpatizar del todo con el gobierno de Mauricio Macri. Sin embargo, aceptan que mucho de lo realizado por Macri fue bueno para el país. “Si no pudo hacer más es porque las redes de control que la izquierda ha tejido durante tantos años no le permitieron un margen de maniobra adecuado. No lo dejaron hacer mucho. Macri”, aseguran los Argentinos con los que entablé conversación. “Intentó hacer mejoras. Vea esto que tiene a la vista – dijo uno señalando los techos de panel solares y casas pequeñas, pero en buen estado de conservación – él intentó mejorar”. Vea del otro lado las viejas y descuidadas vecindades donde habitan la reserva de pobres que se conforman con el asistencialismo social que dejó el Kirchnerismo, cuya base votante mayoritaria se encuentra en los jóvenes “, insistía el hombre.
EL VERDADERO ROSTRO DEL PODER.
¿Qué significa el regreso de Cristina Fernández de Kirchner a la actual Vicepresidencia y el de Alberto Fernández como Presidente?- pregunté aquí y allá, luego de ver en cadena nacional televisiva la toma de posesión de ambos, en el acto que se llevó a cabo el pasado 10 de diciembre.
Todas las respuestas coinciden en un punto: Quién realmente gobernará el país es Cristina Kirchner. “ Alberto Fernández es sólo el parapeto”, dijo uno. “ Ese Alberto ya se vendió o le doblaron las manitas. ¿Cómo se explica que antes echara lodo sobre Cristina, despepitó cosas muy serias contra los Kirchner y ahora gobernará junto a Cristina… o mejor aún, detrás de ella?”, coinciden otras opiniones.
A grosso modo , este es el panorama que vive el país Argentino de enorme extensión territorial , dueño de paisajes que son un prodigio natural y con una cultura ecológica y consciencia en el cuidado de sus áreas turísticas que mantienen limpias, pero que no ha escapado de los males que hoy rondan en toda América Latina: inseguridad, desempleo, incertidumbre, división social.
– La Argentina, cuya capital , BUENOS Aires alberga viejos edificios de bella arquitectura que, aunque lucen descuidados, no pierden su señorío. Sus calles con aires provincianos que, sin embargo, tienen delimitados al turismo su transitar por la inseguridad que les aqueja.
-La Buenos Aires vieja, de hermosa estación de trenes y descuidados y malolientes estaciones de metro. -La que subyuga con su Barrio de San Telmo, la que despide ricos olores a asados de sus restaurantes y boliches ( bares), y hace todo lo posible por diversificar una oferta gastronómica basada en pastas, carnes.
-La del Barrio de La Boca, recorrido turístico obligado, pero con clara advertencia de por medio: “ no se salgan de este perímetro, porque si se adentran más allá, no es nada seguro ”.
– La del tango que se presenta al turismo masificado y basado más en una coreografía de machincuepas que en el subyugante y sutil, al tiempo que provocador, erotismo, esencia de este baile.
-La Buenos Aires de la enorme Casa Rosada y su Plaza de Mayo. La del panteón La Recoleta, de ostentosos mausoleos que dan testimonio de la clase económica que emuló las tumbas de la alta burguesía europea y donde descansan los restos de los poderosos y de la aristocracia de entonces. Allí está Alfonsín, Bioy Cázares. Pero – sobre todo- de una figura que marcó y sigue presente en la vida política de Argentina: Eva Duarte de Perón, cuya fachada del mausoleo está rodeada de placas y reconocimientos de la clase trabajadora. Y donde hay flores frescas de vez en cuando, aún. La controvertida Eva Perón, la ex actriz que con apasionados y encendidos discursos supo tocar el corazón de “sus descamisados”. La misma que inspira a la actual Cristina Fernández de Kirchner a seguir sus pasos. Por lo menos eso asegura en sus delirantes discursos. En este terreno, la mujer de pelo rojo artificial, labios con inocultable bótox, maquillaje y vestidos de marca y sobre la que pesan una serie de acusaciones de corrupción y asciende a la Vicepresidencia estando en medio de citatorios para declarar, apela en sus arengas a la imagen de Eva Perón, usando un claro discurso maniqueo, divisorio y manipulado que busca mover las emociones primarias del pueblo que cree en ella , mientras sus ojos se encienden de una “ternura” quizá sincera, pero evidentemente ensayada para causar el efecto deseado en sus seguidores.
– La Buenos Aires de asombrosos edificios universitarios.
-La del Centro Cultural Kirchner.
-La del renovado Puerto Madero que irrumpe con su contraste modernizador en la vieja zona de bellos y deslucidos edificios. Puerto Madero, lugar donde el valor del metro cuadrado es el más caro de América Latina, según está documentado.
-La bellísima y hospitalaria capital que recibe a México con una sonrisa de simpatía. Culta y gran lectora tiene entre sus tantos activos la maravillosa biblioteca de EL Ateneo , de penoso recordatorio para los mexicanos, por el episodio recién ocurrido en Octubre y que no mencionaré más aquí.
LA SOMBRA ARGENTINA
De esa Argentina, de la que este actual gobierno parece seguir parte de su modelo para desarrollarlo de manera similar, hablo. De esa historia, de ese escenario que ha permitido que una clase política que se ostenta como de izquierda, avance en el poder. Una izquierda oportunista que termina siendo depredadora, ineficaz en el manejo de economía, creadora de programas que tienen como fin crear dependencia de los futuros votantes que garanticen su permanencia en el poder y con ello despejar el camino hacia el control y totalitarismo.
Esta es una de las realidades más palpables que acompaña a nuestro país y a algunos países de América Latina que se debate entre los dos extremos : temerarias ultra derechas y feroces izquierdas. Ambas nocivas porque tienen el punto de encuentro en el terreno de la intolerancia hacia todo disenso.
Dos fuerzas que se disputan el poder y el control para instalar modelos de probado fracaso. No tienen interés en trabajar en una consciencia critica ciudadana y elevar los estándares de bienestar social. Inmersos en sus intereses se niegan a tomar modelos de países con una cultura y educación donde se ha cultivado el sentido del decoro y la consciencia de un orden y respeto en la convivencia. En equilibrar la relación entre gobierno y sociedad. En cuidar y supervisar al funcionario o servidor público, exigir que la corrupción sea castigada, venga de dónde venga, y en elevar y perfeccionar los estándares de educación. La ambición de control, el ansia de poder, disfrazada de buenas intenciones se ha enquistado en esta América Latina que acusa una corrupción sin límites y que surge desde lo más profundo de una entraña que ha favorecido que agentes externos se acerquen a dar el tiro de gracia para servirse de lo sano que aún hay en ella.
No es un panorama bueno para las futuras generaciones a las que los ancestros y los adultos de hoy estamos heredando el peso de una historia que ha sido mal o parcialmente contada y peor interpretada por nosotros mismo. Lo que de esplendoroso tuvimos y tenemos aún, hemos terminado por menospreciarlo y avergonzarnos. Nuestra mirada se ha perdido entre marañas de clasismos, racismos y la añoranza y ambición . Hemos negado nuestra historia y heredado a las futuras generaciones esa negación. Nos hemos asumido víctimas, no responsables de nuestro caminar y destino. Desde ese victimismo construido, la salida fácil ha estado en culpar a los otros de lo que nosotros mismos no hemos terminado por enfrentar y que no nos permite avanzar.
Sociedades culpígenas, al tiempo que heréticas, no hemos sido capaces de traspasar el umbral que separa la forma del fondo. Nuestro lenguaje enuncia lo que nos habita. Decimos “siento que…” antes de “pienso que” y , a partir de allí, soltar opiniones bien fundamentadas. El “ sentir” lo tomamos por pensar. Pensar es un ejercicio que requiere una estructura razonada que sostenga el pensamiento crítico que lleve al otro a debatir también en el nivel de inteligencia. Todo nos duele en esta piel de delgada capa y en estos corazones que hoy se repliegan sobre si mismo llenos de miedo y de un egoísmo profundo ante el sufrimiento de los otros. El menosprecio por la vida se ha instalado. Surgen de lo más oscuro del ser manifestaciones aberrantes que hablan de un retroceso profundo hacia lo animal. La bestia que ha matado lo luminoso que hay en la parte humana y da paso al de la sombras, sin molestarse en ofrecer las batallas a través de la parte más profunda y espiritual que hemos olvidado cultivar y que es lo que nos puede todavía rescatar.
Estamos a tiempo.
Zaragozacisneros.jovita@gmail.com
Dialogoqueretano.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario