EN DO MAYOR.

|




Solamente un suceso fue capaz de lograr una pausa en las enardecidas redes sociales, donde la indignación, insultos y comentarios perduraban un día después de los fuertes hechos de vandalismo ocurridos el viernes 27, durante la marcha por Ayotzinapa: la muerte del cantante José José.
La noticia de su fallecimiento ocurrida este sábado, cimbró a las generaciones que venimos de un México gobernado por Gustavo Días Ordaz y la industria de la radio y televisión se ceñían al gobierno en turno. José ( Pepe ) Sosa, un jovencito cuya extraordinaria voz fue reconocida desde siempre por su calidad fuera de serie, pero poco comercial y, por ende, poco difundida en ese entonces.
Cuando la carrera artística de José, Pepe, Sosa despuntó, fue en los 70s. Díaz Ordaz y la matanza de Tlatelolco era una herida abierta y viva aún. Luis Echeverria en el poder mostraba ya sin disimulo alguno su verdadero rostro de crueldad. En este contexto irrumpe ya como José José, el joven de talento sin igual cuya fama lograría alcances internacionales.
La huella que dejó en generaciones de jóvenes que abrazamos el romanticismo al compás de su voz y sus canciones , se hizo presente tan solo al saberse su muerte. Las redes sociales reflejaron las variadas manifestaciones de despedida. Ya no hubo más tema que José José por el resto del día.
Hasta antes de conocerse la noticia de su fallecimiento, en las redes los insultos y acostumbrados denuestos se centraban en el enemigo favorito de esta administración y sus incondicionales : “Los Conservadores”. El espacio virtual , desde hace tiempo enrarecido a causa de la procacidad, la fiereza en el lenguaje hacia quienes ya el mismo Presidente de la República, fiel a su costumbre, alude cada que puede. Esta vez los señaló de estar atrás de los actos vandálicos que se dieron durante la marcha.
Ante la noticia de la muerte del cantante, se hicieron a un lado las inquietantes, por violentas, imágenes de los provocadores que arremetieron contra espacios significativos por su riqueza arquitectónica y por su función y simbolismo. Penoso ver a los comerciantes del primer cuadro armados con tubos y palos, haciendo frente común a la amenaza de vándalos que intentaron entrar a sus comercios para realizar pintas y más destrozos. Otra de las agresiones : la de los jóvenes quemando librerías en Avenida Juárez, gritando “¡leer es para burgueses!”. Nuevamente la ausencia del Estado para poner orden a esta situación, es por demás preocupante. Y nuevamente, igual que ayer, el hoy Presidente echando culpas a los otros. Hace años el menosprecio a la marcha por la paz cuando él era Jefe de Gobierno de la Ciudad fue evidenciado con una frase: “eran fifis”. Los del pasado viernes 27, eran – según dijo- infiltrados enviados por “los conservadores”…¡Uffffff, Niniane ….uffff!
No pueden ser más irresponsables los señalamientos del Presidente y las respuestas de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien no sale un mínimo de su consabida frase: “no caeremos en provocaciones”. En un ambiente tan exaltado en las emociones que no deja espacio para que se imponga el sentido común, resultan graves estas actitudes de quienes tienen la responsabilidad con una ciudadanía que se ve vulnerada frente a hordas de vándalos que – sin duda- responden las órdenes de vaya usted a saber quién o quiénes.
Pero no cabe duda alguna que si el avispero anda alborotado es a causa de las constantes alusiones que el Presidente hace a sus enemigos favoritos. Y las respuestas que dieron sus incondicionales a través de las redes se sintetiza en una frase : “Los conservadores, fueron ellos. Están provocando al gobierno para desestabilizarlo…”.
Lo que hay detrás de todo esto es preocupante. La narrativa del Presidente de este país , de culpar a los otros, es el recurso facilón e irresponsable. Habla de una carencia de herramientas individuales que encuentran en el campo de lo político la más baja expresión.
Cabe preguntar: si -como señalan sus seguidores – los Panistas están detrás de estos grupos que alteran el orden ¿por qué arremeterían contra negocios de empresarios? Si leer es para burgueses ¿por qué la quema de librerías? Si los Panistas son – como también se dice- mochos y doblemoralinos- ¿ cómo se le puede llamar a un gobierno que como oposición fue feroz, denostadora y tiene más de 20 años operando en una ciudad cuyos vericuetos geográficos y humanos ellos conocen y en cuyas colonias la violencia, los asaltos no dan tregua a la ciudadanía? ¿Qué les detiene para poner orden? Si -como tantos de nosotros y ellos señalan, con razón – los gobiernos Priistas fueron los corruptos de la historia ¿por qué hay opacidad en esta administración y no se sabe dónde está el dinero de los recortes de los programas que hasta hoy han hecho y continúan haciendo sin miramiento alguno ? ¿Es verdad que mucho de esos recortes tienen como fin ahorrar dinero para destinarlo a la compra de apoyos para el voto? Y dos preguntas más: ¿No está entre las potestades y obligaciones de un gobierno el poner orden e impedir la destrucción? ¿La omisión a los actos que presenciamos, no es una manera de alentar la violencia?
Quién siembra dudas hacia los otros cosecha también para sí las de otros. Y hay quienes se preguntan si esos grupos de choque pertenecen a la izquierda ultra, donde ubican al gobierno de hoy. La duda sobre los nexos de estos grupos con gente que blinda al Presidente, están también del otro lado. ¿Dónde -entonces- el punto de encuentro para salir de una vez por todas de esta forma arcaica de hacer política en un país lastimado ya por tanta violencia?
¿YA LO PASADO…PASADO?
En este contexto surge la noticia de la muerte del interprete. Ardieron las redes en homenajes al recuerdo de quien caminó por la vida cantando con esa voz maravillosa, impecable, única y un carisma que le abrió las puertas de la fama en los tiempos donde las familias se congregaban frente al televisor. Raúl Velasco era la figura en cuyas manos se decidían los destinos artísticos. La radio difundía las canciones del momento. Los discos de acetato , llamados “long play” ocupaban las salas de la casa, encima de tornamesas o consolas. Los rumores de que corría alcohol y droga en la televisa de entonces, no existían. No hacia afuera, por lo menos. Pasado el tiempo, veríamos y sabríamos lo que sabemos.
José José entró a un medio que lo atrapó entre sus falacias y que enfrentó perdido en el alcohol . De allí salió desnudo frente a un público que se solazaba en el cotilleo y los chismes faranduleros. Lenta caminaba la critica hacia el sistema político. Se coqueteaba con la libertad. Se avanzaban dos pasos, se retrocedía uno.
Saltaron este sábado letras de sus canciones. Se compartieron momentos vividos en esa época donde su impecable voz acompañó romances, rupturas, encuentros, desencuentros. Aquel joven de portentosa voz , nacido dentro de una familia tan característica de nuestra mexicanidad ( alcoholismo, abandono, sumisión femenina, maltratos, disimulos) fue acogido sin más en ese ambiente farandulero, tan fascinante como enceguecedor, para muchos . Fue una de las figuras más queridas, pero también usada para depositar en él los fantasmas voraces que rondan a las sociedades siempre prestas a sumergirse en las emociones y encuentran acomodo en quienes ceden a la vorágine de las demandas que los otros les dictan. Uso cuando están en la cúspide. Desecho cuando van en picada.
El prodigio de su voz atrapó y garantizó su permanencia durante años en el público, pero después resultó doloroso verle y saberle sostenido en ese show de mal gusto en que se convirtió su vida. Dicen que la fama atrapa. El ya no pudo vivir sin ella. Y a fin de mantenerse allí, él mismo y quienes le rodearon, hicieron de su vida ese show descarnado, lastimoso. Buitres del dolor aletearon a su alrededor posando junto a él en los momentos propicios.
Para los que nos despedimos de él hace tiempo, su muerte no fue noticia. Si acaso un DEP y un rescate significativo de títulos de canciones a manera de respetuosa despedida.
“ Esta es una de esas noches en que Estados Unidos suena como si fuera dos países distintos; millones de Latinos y latinoamericanos están cantando canciones de José José y el resto del país puede que no tenga idea de quien era”, escribió Jorge Ramos, ayer por la noche, mientras aquí, en México, se pasaban imágenes de gente reunidos en su natal colonia, Claveria, donde está una estatua. Los cantos de acordes desafinados , pero con mucho sentimiento se reunieron allí. Las convocatorias para cantar sus canciones, claro está, acompañados de alcohol , circularon en las redes. El espectáculo grotesco en que , a veces, se convierte el drama en México, no tiene igual. Así despidieron a quien dio tanto con su voz y mostró y permitió a otros mostrar el tormento interno que fue su vida.

Este domingo , el oportunismo político se hizo presente en un tuiter:
“ La mejor manera de hacerle homenaje a José José, símbolo de nuestra Ciudad, es abriendo el micrófono para que la ciudadanía cante sus canciones.
Los invitamos el 4 de octubre al #ViernesDeKaraoke en el kiosko de la Alameda Central para conmemorar al Príncipe de la Canción”, escribió Claudia Sheinbaum en un tuiter.

Ojalá que lo que venga , sean recuerdos u homenajes dignos de su dimensión como artista y le sea dada la paz a su memoria. Una paz, por lo que se sabe, nunca lograda.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario