EN DO MAYOR

|




El pasado 23 de abril cumplí 5 años de haber llegado a este espacio de dialogoqueretano invitada por Julio Figueroa, a quien no conocía personalmente y del que, además, ignoraba tuviéramos contactos y amistades en común. Leía las hojas volantes de Julio. Su lucha por el caso BMW. “Palabrero “se decía y dice. Y yo agrego que en todo caso no cualquier palabrero. Un palabrero de luz y constructor de encuentros con las ideas, con la crítica acompañada de propuestas que motiven a un mejor hacer. Un palabrero de textos vitales. Un poeta. Propositivo, fraterno y frontal . Hábil y profundo con las palabras. Incisivo, valiente, inmensamente fraterno. Escurridizo y celoso de su tiempo, también.

Compartíamos con Julio temas en común en las redes. Y hubo una especie de empatía fraterna. Un respeto que en mi persiste. Y tengo hacia el fraternal y gran afecto.

Leo los escritos de Julio Figueroa. Sus hojas volantes, testimonios puros , frescos de los sucesos cotidianos y que son referente de hechos del Estado de Querétaro y del país entero. Pasaron dos años, casi tres, para que nos conociéramos personalmente. Y, apenas, en diciembre, conocí al resto de colaboradores.

Me gustó el sitio. La pluralidad de las voces. La calidad de las plumas. Con el tiempo se ha convertido en entrañable y guardo enorme compromiso y gratitud. Sobre todo con Julio, claro está, con Edmundo González Llaca y la generosa y gran fraternidad de don Guillermo Castellanos, la solidaridad del monero Carbajal. Inicié con dos colaboraciones, a veces tres, al mes. En ese entonces estaban aún don Hugo Gutiérrez Vega, Lucinda Ruiz Posadas , quienes han dejado ya este plano. Propuse luego escribir una columna semanal, denominada al principio: “Y nos dieron…la una…las dos…y la última” , luego cambió a EN DO MAYOR. Y aquí sigo.

Eso fue en abril del 2014. Enrique Peña Nieto había asumido la presidencia en diciembre de 2012.En esas elecciones me tocó ser Presidenta de Casilla Electoral. Y tenía una débil esperanza de que no ganara el PRI . Y digo débil porque sabía que siendo candidato de un partido como el PRI, eran capaces de todo por conservar el poder. Mi apreciación sobre Enrique Peña Nieto siempre estuvo definida. No hubo sorpresa alguna con el personaje cuya visión del poder y de México todo, fue moldeada por un grupo de corruptos y corruptores del sistema. Por supuesto que digo grupo, porque excepciones dentro del priismo, hay. Muy pocos y ya murieron. Uno de ellos fue don Jesús Reyes Heroles, de quien escribí no hace mucho con testimonios de viva voz de don Héctor Espinosa Maldonado , su colaborador cercano por más de 30 años.

EPN ganó. Con trampas probadas y siempre fiel a su estirpe que lo moldeó. ¡Qué sensación de desaliento me invadió al ver los resultados! ¡Qué insultada me sentí como ciudadana al ver a la pareja presidencial! Nada bueno avizoraba en el horizonte y no albergué expectativa alguna. No me equivoqué.

En septiembre del 2014, un par de meses antes de cumplir dos años en la presidencia, vino lo de Ayotzinapa. Horror, dolor, descontrol, temor, sensación de indefensión. Estábamos solos y frente a una realidad cuyo rostro cruel y descarnado se venía preconfigurando desde años atrás. Un rostro cuyo vaho nauseabundo nos estallaba en el rostro. México, México, ¡Ay México! ¡Mi México! Dolía. Y duele aún. Este inmenso territorio. Este cementerio del horror y del llanto de tantos y tantos que buscan a los suyos. Guerrero, todo. El norte, el sur, el este y oeste, fue cercando al centro del país. Y seguimos con esta herida abierta que recorre el cuerpo geográfico y lacera el alma del país.  

Me uní a colectivos. Marché sola y acompañada. Participé con mis silencios y gritos, viendo esta descomposición que continúa. Siempre manteniendo una actitud apartidista y alejada de grupos o intereses de poder, escribo tratando de mantener mi libertad profesional.

Eterno fue el sexenio de Enrique Peña Nieto, el maniquí. No me sentía representada por ningún candidato porque tengo muy claro que nuestros males son estructurales y nuestra cultura toda está asentada en la corrupción y la marrullería. En intereses grupales que trabajan por mantenernos divididos como sociedad. Y con todo que vi en AMLO mucho de oportunismo, di cabida a que lo suyo fuera parte de estrategia. Por lo menos pensé- intentaría- saciar esta sed acumulada de justicia, porque lo prometió. Como prometió tantas cosas que nos hicieron pensar que caminaría por el lado contrario a lo que tanto criticó.

El desengaño no tardó en llegar. No tiene caso enumerar lo que ya sabemos. Sus métodos para solucionar las cosas. Su sempiterno actitud divisoria , su talante verdadero sale poco a poco. Poca definición en los temas trascendentales para el país, hay otro tema que me salta ahora mismo y que merece atención especial: los niños.

 Mañana “es día del niño” . ¿Qué papel ocupan en el ánimo del Presidente los niños? Creo que algunas de sus decisiones hablan por si solas: el retiro de apoyo a las guarderías y albergues infantiles, es una de ellas. Ayer eso y más y hace poco lo de Minatitlán. Su actitud. Sus respuestas. La muerte de este niño que ha conmocionado a todos, remueve mi indignación ciudadana.

¿Sabe las cifras de los niños que han muerto por la estrategia implementada por los gobiernos anteriores para combatir la delincuencia organizada y que él tanto criticó y hoy implementa?

¿Sabe que la militarización es un mecanismo probadamente fallido y que entre 2015 y 2019 se registraron cuatro mil 299 victimas de homicidios dolosos en niñas, niños y adolescentes?

Estas cifras las señala el titular de la Red por los Derechos de la Infancia de México (Redim), Juan Martínez Pérez García, quien insta a la creación de mecanismos de prevención contra la violencia infantil y ha mostrado su preocupación por la estrategia de lucha contra el crimen organizado llevado a cabo por los gobiernos anteriores y que el actual retoma bajo el nombre de Guardia Nacional.

El titular de Redim, dice no ver diferencia alguna en la estrategia de seguridad de Calderón, Peña Nieto y AMLO. “ “Es la misma continuidad, es la misma estrategia, ¿en qué se basa?, en la militarización”, señaló en entrevista a Aristegui. Agregó: “ En este trimestre del 2019 se registran más de 280 casos de homicidios dolosos de niños/ as y adolescentes”.

¿Qué dice AMLO de los niños? Dirá quizá que la culpa es del sistema neoliberal. De los gobiernos anteriores. Veamos mañana si el tema le merece una mención especial.

  CADA PUEBLO Y SU GOBIERNO.

No se puede entender que lleguen a la presidencia personajes llenos de ocurrentes dichos y puntadas que en un contexto familiar o de amistades vienen bien, y hasta se suelen festejar porque relajan las preocupaciones propias de la existencia cotidiana; pero ya como garantes de un país no debieran tener cabida. Representar a un país es un desafío y compromiso serio y, por lo mismo, requiere de toda la seriedad y rigor porque va en ello la existencia y la sobrevivencia de nuestra sociedad No distinguir los contextos en que pueden caber ocurrencias es de una gravedad que debiera llamarnos a acciones ciudadanas participativas . Pero no es así. Continuamos en esta inercia que da muestra de nuestra incapacidad analítica y falta de madurez como individuos y sociedad.

¿Cómo entender que arriben a la representación máxima del país personajes huecos, frívolos, incapaces de articular un pensamiento o concepto estructurados, pero hábiles para rodearse de colaboradores poco preparados y que se ciñen sin tapujos al autoritarismo y a la demagogia , propias de personajes con grandes dotes manipuladoras para escamotear el mínimo de responsabilidad individual y mentir de la manera más absurda y cínica?

“Los hechos que obligan a definirse son los que cuentan”, decía el inolvidable escritor y periodista. dramaturgo, Germán Dehesa, (1944-2010). Siempre con actitud inteligente y lúdica, el también Gestor Cultural, rechazó hasta el último momento aquello de “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”. Dehesa decía que no, que no nos merecíamos los gobiernos gandallas que a golpe de promesas y mentiras y su sempiterna demagogia lucran con la buena Fe de los gobernados.

Nunca coincidí del todo con esta última apreciación del admirado Germán Dehesa. He visto desfilar ante mis ojos a diversos presidentes y equipos. Y en todo ellos hay una serie de coincidencias que reflejan cada uno parte de nosotros. Cada uno de los grandes partidos representa una esencia de nuestra mexicanidad, de nuestra forma de ser. Y todos tienen denominadores comunes que nos impiden dar el paso para trascender esta realidad que seguimos empeñados en no dimensionar y, en algunos casos, de plano negarla.

Baste observar y analizar lo que nos rodea, a los grupos sociales y familiares donde encontraremos las expresiones culturales y actitudes propias de los integrantes de cada partido. Baste ver sin apasionamientos los rasgos que nos constituyen como individuos y colectividad para reconocerlos en cada presidente del país .

  Nada de lo citado en los dos párrafos de inicio de este texto se puede entender como surgido de manera espontánea. Cada uno de los que usted quiera y mande, o elija, han llegado allí porque han representado y continúan representando en buena medida eso que somos.

 Defendemos de cada candidato lo indefendible, en lugar de aceptar que nadie es mejor que otro. Lo que cambia – quizá- es la forma como han vendido sus intenciones. Hemos saltado de presidente a presidente defendiendo lo que hizo y hace diferente en forma al anterior, aunque el fondo de sus aguas provengan del mismo manantial que los nutrió.

No entender eso ha sido parte de nuestra tragedia como país y sociedad. La otra parte está en permanecer como estamos: divididos, escindidos, alimentando con nuestros fragmentos la voracidad de quienes han llegado a la dirigencia del país para mantener a ese enorme, inconmensurable monstruo que vive con el resentimiento de heridas causadas quién sabe dónde y cuándo. Ese monstruo del que hablo y llamado EGO, al que visten de buenas intenciones y que reflejan parte del nuestro. No es nuestra ideología la que defendemos. Es nuestro EGO henchido de falso orgullo y construido con mentiras y el doble rasero con el que medimos y escamoteamos la realidad que grita verdades que nos negamos a aceptar.

Por eso, porque necesitamos que la verdad se nos presente disfrazada de buenas intenciones, envuelta en demagogia y promesas inviables de cumplir, hablada en el lenguaje manipulador y actitud infantil del niño que tira la piedra y esconde la mano, del que no tiene la consciencia de aceptar sus limitaciones. Por eso. Porque atributos infantiles, manipuladores, simplones existen en todos los escenarios de lo cotidiano, ( de todos los niveles); pero que encuentran cabida en la política, el lugar donde no hay límites morales ni éticos.

En la política caben todos los delirios. Llegan hasta allí con la ayuda de tantos que se benefician con esas desmesuras y con la apatía y división de una sociedad inmersa en descalificaciones, incapaz de unirse para poner límites y cooptar sus profundas e incontenibles ansias de poder.

No. Germán Dehesa no tenía razón. Hemos tenido y tenemos los gobiernos que merecemos ¿no es así, Niniane?

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

dialogoqueretano.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ EN DO MAYOR”

  1. Notas tristes de abril 2019
    EL PLATO DE SANGRE MEXICANO
    (Con mis saludos de luz negra a Jovita y a los colaboradores y lectores de Diálogo Queretano. Gracias).

    “Ejercicio preparatorio”, Octavio Paz, de sus últimos versos, el plato de sangre del siglo XX mundial:

    “Este siglo esta poseído.
    En su frente, signo y clavo,
    arde una idea fija:
    todos los días nos sirve
    el mismo plato de sangre.
    En una esquina cualquiera…”

    El plato de sangre de nuestro siglo XXI mexicano escrito por Aurelio Asiain (gracias a HL lo conocí) tal vez desde Japón (donde reside):

    EMPÁTICO / Aurelio Asiain / 24 de abril 2018

    La irreparable pérdida
    y la pena que embarga
    y las sinceras condolencias.

    Estos hechos terribles
    no quedarán impunes.

    He girado instrucciones
    y lugares comunes.

    La cosa está resuelta.
    La realidad disuelta

    en ácido.

    (Q, Presidentes, lunes 29-IV-2019).
    __________

    eduardo martinez / @eduardo13450144 / 24 abr. 2018
    –Lo peor es que no es odio lo que los hace cometer sus atrocidades. Es tal la indiferencia que no les mueve nada en lo absoluto más que conservar su poder y anonimato. Las vidas de quienes se cruzan en su camino solo son obstáculos que hay que eliminar o usar como moneda de cambio

    Aurelio Asiain‏ @aasiain / 25 abr. 2018
    Más
    En respuesta a @eduardo13450144 @AreliH9
    –Eso es precisamente la indiferencia: falta de empatía. En eso coinciden los que asesinan y los que dan discursos.

    Julio Figueroa M‏ @JulioRolling / 29-Abril-2019
    Más
    Julio Figueroa M Retwitteó Aurelio Asiain
    –Empatía e indiferencia. Somos parte del cuadro que vemos porque es el cuadro que hacemos, aunque no hagamos nada, precisamente. Terrible. Q, Presidentes, lunes 29-IV-2019.

    @Shanda de Nirvana‏ @ShandadeNirvana
    Más
    En respuesta a @aasiain
    –Solo nos queda trabajar más conscientemente el siguiente canto. Perdón por tanta indiferencia, por no haber hecho mi tarea, por haber puesto en manos tuyas lo que a mí me correspondía. Perdón por cederte el espacio de lo que no estoy asumiendo.

    Julio Figueroa M‏ @JulioRolling / 29-Abril-2019
    Más
    –Julio Figueroa M Retwitteó @Shanda de Nirvana
    El espejo que vemos es el espejo que hacemos, túyoélnosotros. Q, Presidentes, lunes 29-IV-2019

    Amén.

Envía tu comentario