En Do Mayor

|




curziodespedida
Por Jovita Zaragoza Cisneros.

Que se vayan, se termine ya este infierno,
salga ¡de ya!, ese que a su partido ¡O…! Reza.
Su vileza y falacia en el ánimo del país pesa,
y es el tartufo y cancerbero del gobierno.

CALLAR AL MENSAJERO.

A estas alturas ya nos acostumbramos a presenciar y a escuchar sus desatinos, producto de una ambición desmedida que no termina y que hace todo por asegurar su permanencia en el poder. Sabemos que va contra aquello que estorbe a su decisión de asegurar la continuidad de su partido. Por ello, no asombra que, a medida que se acerca el periodo electoral del 2018, recrudezca su mano coercitiva.

Pero acostumbrarse no quiere decir renunciar a hacer uso de la vía que tenemos los periodistas para hacer lo que nos toca: investigar y mostrar la información sobre todo lo que afecta a la construcción de los espacios sanos de libertad de expresión. Renunciar a ello es dejar el campo libre a la mentira y dejar a merced de ella los espacios informativos que son ocupados por los sumisos al gobierno.

Por eso, no podemos dejar de hablar de lo sucedido a Leonardo Curzio y equipo. Eso es ya el acto de cinismo represivo más descarado y deviene de la intolerancia y de la pobreza de recursos que ha caracterizado a este gobierno que desde el inicio de su mandato ha usado su poder para reprimir e intimidar a las voces que no le son favorables a sus fines.

Recordemos lo que la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA, siglas en inglés) señalara a principios de 2014 en un documento que se puede consultar abiertamente.

En su informe denominado “La compra de la Obediencia: Publicidad Gubernamental y Censura Indirecta en México (Buying Compliance: Governmental Advertising and Soft Censorship in México), elaborado por la Asociación Internacional en colaboración con Fundar y Artículo 19, se documentó:

“ ..La prensa mexicana vive bajo una censura indirecta ejercida por los Gobiernos federal y estatales, a través de la asignación de la publicidad oficial: mientras a los medios críticos se les castiga retirándoles el pago de anuncios, una cobertura favorable se recompensa con compra de espacios, lo que afecta directamente en el papel que deben jugar en la democracia” .

Publicado en diversos medios, el informe abundaba en cómo afecta esta práctica en la calidad de los medios de comunicación.

“… limitan la libertad de expresión, viola el derecho a la información pública y sofoca el debate público que es esencial para la democracia…

Y los responsables de esto, señala WAN-IFRA, son tanto líderes políticos mexicanos como los dueños y directivos de medios de comunicación”

Y hacía una recomendación:

“Los líderes políticos del país y los propietarios de medios de comunicación deben hacerse responsables de tales abusos. Hasta que se cambien estas prácticas, la mayoría de los medios de comunicación mexicanos seguirán siendo instrumentos de políticos e intereses especiales, en lugar de un organismo de control independiente y una plataforma para el debate democrático”. (Contacto MX)

Hoy, amargo sabor de boca deja la indignación por la clara censura hacia una de las voces más respetadas y plurales que hay en el ámbito noticioso radiofónico, es el golpe de gracia para una ciudadanía cansada de tener al frente un gobierno que el mismo se encargó de pisotear con sus acciones a cada paso su ya nula credibilidad.

La abrupta salida de Leonardo Curzio Gutiérrez, es el acento y el subrayado de aquello que a falta de buen liderazgo y de pobres resultados en su gestión, recurre a la mordaza contra quien durante casi 18 años y diariamente, de 6 a 10 am, ocupó un espacio en el noticiero de Núcleo Radio Mil (NRM) al que le dio su sello respetuoso, sensato, inteligente, plural. Uno de sus segmentos más escuchados era, precisamente, su mesa Tertulia Política en la que Ricardo Raphael, María Amparo Casar y Curzio, cada jueves de la semana, ofrecían su análisis sobre acontecer político y económico del momento y el impacto que ello tiene en el país.

Lo que Leonardo Curzio ofrecía en su espacio era el punto de vista sustentado en su preparación, su conocimiento sobre el tema y su contacto con la realidad del país. Su sello: ética, profesionalismo, mesura, enfoque puntual en los temas. Su formación académica de Licenciado y Maestro en Sociología Política en la Universidad de Provenza, doctor en Historia Contemporánea en la Universidad de Valencia, son, en conjunto, las herramientas personales y profesionales que dieron y dan solidez a su nombre y a su hacer.

Leonardo Curzio Gutiérrez, 55 años de edad, quien iniciara su carrera como comentarista en Hechos de TV Azteca hace 22 años, hoy se enfrentó al golpe iracundo de este gobierno, decidido a censurar a todo aquel que denuncie las malas decisiones.

El aviso de su salida del programa la dio el reciente martes 3 de octubre en un tweet: “Mañana será mi última participación en @EnfoqueNoticias un equipo entrañable”. A las reiteradas preguntas de sus seguidores y colegas, explicó al día siguiente durante la trasmisión: “No me cesaron, me voy por mi propia voluntad. En efecto, me pidieron la cabeza de dos colaboradores”.

El miércoles 4, Amparo Casar, sin ocultar su mortificación ante lo sucedido, en su artículo de Excélsior dedicó una emotiva despedida a quien fuera su compañero de espacio: “ … Leonardo exigía pocas cosas, pero había una que no perdonaba: el rigor. El deber para con el público de un debate informado y fundamentado…. Hasta el jueves pasado en el que nos trenzamos en un debate sobre la (im)pertinencia de la propuesta de eliminar el financiamiento público en las campañas de 2018 ……. Lamento que se cierre ese espacio de pluralidad a unos meses de que comience uno de los procesos electorales más interesantes de la vida política nacional. Lamento que salga del aire no sólo la tertulia que al fin y al cabo ocupaba un espacio de 40 minutos a la semana, sino un noticiero que hubiese sido referente por la apertura, pluralidad y capacidad de convocatoria de su conductor. Un proceso que requerirá de voces diversas, heterogéneas, críticas y propositivas. Un proceso que exigirá de una buena dosis de deliberación pública”.

Ese mismo día, Ricardo Raphael precisó: “ Hoy @LeonardoCurzio evidenció su enorme estatura moral. Lamento ser causa de que el auditorio mexicano pierda una voz fundamental”.

Poco a poco, en el transcurso de ese día fue asomándose la verdad, abundando en las causas de este hecho dirigido especialmente hacia Amparo Casar y él. “Por la Tertulia’ del jueves pasado” comentó Ricardo Raphael compartiendo el video del programa trasmitido el 28 de septiembre. Allí, en un ámbito festivo, nada acartonado y después de tocar diversos tópicos, entraron de lleno al tema sobre las donaciones de los partidos políticos para la reconstrucción por los terremotos y sobre el asunto de la eliminación de legisladores plurinominales, iniciativa respaldada por el PRI y que Ochoa Reza se ha encargado de vender como recomendable.

En el video hay énfasis y una clara critica a diversas medidas del PRI y su intención de sacar provecho de la tragedia del terremoto. Amparo Casar fue enfática en calificar las medidas: “son medidas absurdas, populacheras, baratas, en donde muestran la gana que tienen ellos este aplauso social fácil. Y no se han parado ni un segundo a pensar en las consecuencias de lo que están …. Y además nos están engañando. Están engañando a la población diciendo que si quitamos 200 plurinominales nos vamos a ahorrar no sé cuantos miles de millones”.

Por su parte, en ese segmento, Ricardo Raphael develó la verdadera intención que hay en la toma de estas medidas, surgidas desde el oportunismo de lucrar con la tragedia a favor del PRI. “Me parece mezquino hasta el tuétano es a propósito de la emergencia querer ganar raja política. Es una inmoralidad enorme…”. Fueron entre otras, las cosas que allí se dijeron de manera enfática y con inocultable molestia.

Al día siguiente, en un artículo de opinión “Callarse y ser silenciado”, publicado en El Universal, de donde es colaborador, Ricardo Raphael terminaba de explicar: “…una hora después de concluida la emisión, recibí una llamada cordial de Enrique Ochoa. No fue una conversación fácil porque las posiciones de ambos están obviamente en polos muy distintos. Sin embargo, celebré la apertura para discutir y, al finalizar, ambos mostramos interés por hacerlo públicamente en los medios de comunicación”, reveló, quizá confiado en que habría una platica con Ochoa reza, según lo acordado.

Caben las interrogantes: ¿Tuvo alguna intención verdadera Ochoa Reza de entablar un debate sobre el tema con los tres analistas? ¿La llamada fue una mera intención de medir terreno para ver las posibilidades de ceder de Ricardo Raphael quién fue más directo y enfático en desmenuzar lo que Ochoa Reza perseguía con su anulación de plurinominales y al ver del otro lado la firmeza y argumentos sólidos del analista supo que no podría rebatir con falsedades lo que no tiene razón de ser? Quizá. Pero, no entremos en especulaciones. Aquí el resultado es lo que cuenta. Y este fue lo contrario a lo anteriormente prometido por Ochoa Reza en la conversación.

Al día siguiente Edilberto Huesca Perrotín, Presidente del grupo NRM, esgrimió a Leonardo Curzio una serie de argumentos que a los oídos del titular del noticiero sonaron huecas y carentes de lógica. Curzio no dudó en dejar asentada su postura: Si se iban ellos, se iba él también. Con su respuesta, Leonardo Curzio dio a todos una lección de honorabilidad, lealtad y gallardía. No cedió a la presión. Antes que eso prefirió renunciar a lo cómodo de ocupar un espacio seguro ganado a pulso con sus conocimientos y profesionalismo. No dio tregua a los dos posibles efectos que, quizá, quien pidió la salida de Casar y Ricardo Raphael creía lograr :

1.- Al obedecer Leonardo Curzio la petición de Edilberto Huesca de despedir a dos de sus colaboradores, el gobierno se desprendía de dos analistas incómodos para los meses por venir y que estorbaban a los fines que persiguen.

2.- De paso, con ello, se dejaba claro al propio conductor que debía tener cuidado con sus comentaristas y sus comentarios subsecuentes.

Pero no contaron que del otro lado al que ellos están hay un profesional respetuoso y leal a su gente y a sus convicciones. Un hombre cabal que prefirió enfrentar a lo que a todas luces era un golpe a su libertad de expresión. Una afrenta a su dignidad. Como tampoco contaron con la oleada de apoyo que no han dejado de hacerse patentes a estos analistas.

Las criticas a los artífices de esta acción represora se ha dejado sentir también en instituciones y medios internacionales. La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI) hizo un enérgico llamado a quienes han violentado el derecho a la comunicación y al hacer informativo. Por su parte, el periódico New York Times, dedicó un amplio articulo al tema, destacando la acción censora contra Curzio y equipo. Y, seguramente, continuarán sumándose más y más voces de apoyo a quienes hoy han sido violentados por aquél o aquéllos que creen aún que los ciudadanos no alcanzamos a ver el juego que se traen entre manos. Nada más equivocado. Y si algo puede ilustrar muy bien el efecto que esta acción ha causado en el ánimo general, es lo que don Lorenzo Meyer sintetiza con una frase con la que inicia su articulo denominado “La raíz de la solidaridad: “La renuncia de Leonardo Curzio a su espacio en radio en defensa de la libertad de sus colaboradores lo enaltece. A la contraparte, la empequeñece”.

zaragozacisneros.jovita @gmail.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario