EN DO MAYOR.

|




¿Qué parte del mensaje del perdón del que habla Andrés Manuel López Obrador no estamos entendiendo algunos de los que le dimos nuestro voto? ¿Qué parte del mensaje que hay en el clamor de la sociedad que pide JUSTICIA no está entendiendo él?

Si AMLO se refiere al perdón como parte de las medidas que utiliza LA JUSTICIA TRANSICIONAL, que aclare si se trata de eso. Que hable de manera directa, o a través de un vocero o de la misma Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Que explique los mecanismos y herramientas que utiliza esta medida implementada ya en otros países que han vivido situaciones similares al nuestro y digan porqué y en qué casos se hace necesario otorgar el perdón.

Aquí en este espacio de Diálogo Queretano, ya se ha tocado algo del tema sobre lo que significa JUSTICIA TRANSICIONAL. Y creo que es fundamental su utilización para los fines que AMLO persigue.

El sacerdote, Jesús Mendoza Zaragoza ha denunciado y abordado la situación de extrema violencia que se vive en el país y Estados de la República, como Guerrero, con sus particularidades en Acapulco. Desde su papel de sacerdote comprometido con el trabajo espiritual, ha desempeñado una labor fundamental de acompañamiento a familiares de desaparecidos y a víctimas de la violencia. Como ciudadano informado y preocupado por los niveles de violencia que vivimos, ha hecho también una labor de responsable señalamientos sobre el impacto que esta tiene todos los órdenes de la vida individual, social y colectiva. Junto a los señalamientos, sus propuestas aterrizadas y conciliatorias en la búsqueda de soluciones.

Él, al igual que otros expertos nacionales y extranjeros en el tema, han señalado las dimensiones, los alcances y conveniencia de la utilización de este mecanismo llamado JUSTICIA TRANSICIONAL, que dicho sea no tan de paso, requiere de una sociedad comprometida en su participación, para lograr los resultados que se buscan. Pero, todo eso y más, haría bien en explicarlo con claridad a la sociedad el próximo presidente. Si es que tiene claro su llevado y traído, y no menos controvertido sentido del perdón.

¿UN PASITO PARA ADELANTE Y DOS PARA ATRÁS?

Hasta hoy, los confusos y vacilantes mensajes que da constantemente, sus ambiguas e incompletas declaraciones llenas de tropiezos causan enojo, incertidumbre y generan dudas sobre su imagen de genuino hombre de “buena voluntad” que vendió tan bien durante su campaña.

Varios de nosotros tenemos claro el país que recibe y de qué o quiénes está rodeado. En lo personal, lo dije hace tiempo en otra columna, entiendo que haya echado mano de hombres, y algunas mujeres, ya viciados en el campo de la política, porque ¿cómo enfrentar los males que tenemos, sino teniendo dentro a gente que conozca a fondo su manejo?

Si partimos del consabido refrán que reza: “Para que la cuña apriete, tiene que ser del mismo palo”, tendríamos, entonces que entender que AMLO parte de aquello de que para enfrentar la perversión de la política, hay que rodearse de gente avezada o perversa capaz de blindarlo. O si partimos de aquél consejo que don Corleone, El Padrino, diera a su hijo Michael, al heredarle el poder: “Mantén cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos”, se entiende entonces su lógica. Si es que la hay. ¿Cuál de las dos, entonces, es la lógica de la que AMLO parte?

De cualquiera de las dos, se comprende que eso no lo explique a voz abierta AMLO. Se entiende que no diga las razones de algunas decisiones y que se reserve su verdadero sentir. Pero el deberá escuchar las comprensibles inquietudes y preguntas de la sociedad. ¿Esos hombres y mujeres tienen voluntad de cambio? ¿Tendrán la fuerza y voluntad para dejar atrás las malas prácticas, ejercidas durante años al amparo del , o de los, gobiernos anteriores, para ayudar a transformar al país como se requiere? ¿Cuántos están allí por verdadero interés en un cambio, y cuántos se acercaron a él buscando llevar agua a su molino? ¿La gente de buena voluntad y honestidad que tiene dentro será suficiente para contrarrestar los intereses y/ o resistencia de quienes se oponen a un verdadero cambio? ¿Qué parte o partes no estamos entendiendo aquellos que votamos por él? ¿Por qué ese decir y desdecir con tanta volatilidad e irresponsabilidad? ¿Por qué ayer el ejército en las calles, no y ahora el ejercito en las calles, si? ¿Por qué arengó con tanta virulencia hacia sus contrincantes, denostando ciertas medidas que él hoy incorpora a su gobierno?

—AMLO más que papá, se parece más a algunas madres mexicanas, que persisten aún en continuar con el viejo modelo de las cabecitas blancas, que ven solamente los defectos de los hijos de sus vecinos o de sus parientes, de la nuera o yerno, pero no ven o callan los defectos de los hijos propios y propias- , salta por allí la voz de Niniane, con su ironía que a veces viene bien, por la puntualidad de sus observaciones.

Lo que sea, o cómo sea, Niniane, bien haría AMLO en aclarar esas u otras declaraciones que están sirviendo también a quienes antes nada dijeron o matizaron las críticas con EPN, por ejemplo y que hoy con AMLO están esperando cada tropiezo, cada resbalón, para exhibirlo. A eso le llaman política. Yo le llamo cobardía, oportunismo , falta de pundonor. –Y que le dan luego el pretexto a él para decir que son sus enemigos.

Si, Niniane. Algunas criticas llevan esa jiribilla. Pero esas son fáciles de ubicar. Aunque…víctima, no es. AMLO también calló cuando gente de su grupo fue señalada por corruptelas y otras cosas, pero él no tuvo tiento en exhibir la de sus adversarios políticos. Me pregunto si de alguien vendrá el primer paso para caminar ahora en razonable concordancia y sacar adelante a este país. ¿O continuarán unos y otros en su jueguito mezquino de estarse cobrando todas las argucias utilizadas para ensuciarse, unos y otros?

—No lo sé. Dice Frank Underwood que “el camino hacia el poder está pavimentado de hipocresía”.

Bueno, Niniane. El malvado Frank representa la parte excesiva del amor al poder. Enfermo hasta la ignominia, amoral por excelencia, terminará por caer devorado entre las fauces de los demonios sin ataduras que le habitan. Partamos de que hay gente buena aún. Con buena voluntad e intenciones de poner su grano de arena para que este país camine bien. El mismo AMLO es generoso, no se le conoce fortuna mal habida. Y dice que no guarda rencor.

— “La generosidad también es una forma de poder”, dice también Underwood.

Callo, Niniane. Callo. Guardo silencio, no así en el siguiente y último tema que de manera sucinta trato a continuación y como punto final de esta columna y del que no escribo en mayúsculas para no ocupar tanto espacio.

VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

Ayer, domingo 25, fue “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” y comparto aquí lo que la ONU emite al respecto:

“La violencia contra mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo actual sobre las que apenas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores, y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

En forma general, la violencia se manifiesta de forma física, sexual y psicológica e incluye:
Violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio); violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético); trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual); mutilación genital, y matrimonio infantil.

Para mayor clarificación, la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993, define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o privada.”

Mucho habría que hablar sobre ello. Continuar mencionándolo, mantenerlo en el espacio de discusión pública, hasta que llegue a hombres y mujeres, por igual. De la violencia a la mujer se desprenden muchas de sus manifestaciones. Algunas reproducidas por las mismas mujeres hacia las mujeres en varias formas.

La mujer reprimida, es represora y se convierte en celosa guardiana y censora del comportamiento de otra mujer. La mujer a quien le enseñaron de niña que todo era malo, continuará mirando con malicia todo acto de libertad en otra mujer. Se hará eco de la voz masculina, para aprender a sobrevivir en el medio machista. Replicará mucho del hacer y decir del lenguaje machista, disfrazado en lo femenino. No educará mujeres capaces de desplazarse en el mundo masculino con seguridad y sin perder los atributos intrínsecos de su ser femenino que la naturaleza nos confiere y, a la vez, sabiendo poner límites a quien confunda amabilidad y gentileza femenina con otra cosa. Mujeres fuertes en sus convicciones, capaces de conciliar una vida profesional con la del hogar y convivir en armonía consigo misma y con los demás. Por decir lo menos.

dialogoqueretano.com
zaragozacisneros.jovita@gmail.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario