En Do Mayor

|




 margarita zavala_2018_aspirante
Por. Jovita Zaragoza Cisneros.

Se llamaba Francisco y todos en el pueblo le decíamos “Chico, el loquito”, para diferenciarlo de los otros tantos que llevan el nombre de Francisco y cuya derivación o diminutivo es “Chico”. Era inofensivo en su locura. Rondaba –quizá- los 40 años de edad, pero su retraso lo hacía actuar como un niño pequeño.

Chico hacía reír con sus comentarios y preguntas ingenuas. La jovencita que era yo (14 años) no recuerdo malicia alguna en él, ni escuché que alguien se quejara de cosa alguna. A todos saludaba a su paso y la gente respondía a su saludo. “¡Adiós, Chico…! ¡Chico qué andas haciendo …! ¡Dónde andas Chico!”. Chico para allá y acá y por todos lados. Creo que todos, los poco menos de 9 mil habitantes que éramos en aquel entonces, le conocíamos.

Sus comentarios y comportamiento de tan naturales eran tomados por la gente como ocurrencias o anécdotas, dándole la justa dimensión. Aunque a veces su incapacidad para medir los limites entre el comportamiento de un niño de 4 años y un adulto le hacían caer en cosas inapropiadas , como “hacer de la chis “ en la calle , y mas de una vez fue acreedor a regaño por quienes le vieron. “¡Chico… no seas imprudente, vete a tu casa, que no te vean los niños! ¡Chico no seas cochino…!” Chico alcanzaba a entender que no estaba en lo correcto y obedecía.Chico solía andar por todos lados. Algunas tardes le veíamos sentado en la banqueta, afuera de la casa de mi abuelo paterno y punto de reunión de toda mi familia Cisneros, veía jugar a los niños en la calle y sonreía. Conocía a todos en la familia y nos saludaba por nuestro nombre.En la costa el trajín iniciaba desde temprano. Hay que ganarle al sol abrazador.

Ignoro si aún la actividad del día inicie como en aquellos años de 1967; pero, en ese entonces, a partir de las 5 AM, poco antes de clarear el alba, empezaba la concentración de los comerciantes, listos para ofrecer la venta de los productos frescos del mar y las frutas de temporada. El olor que sale de las fondas preparando las comidas del día y los demás puestos sacando su mercancía a la vista, eran parte de lo cotidiano. Alrededor de las 6AM, las marchantas, canastas en mano, empezaban a llegar a sus compras cotidianas. Chico también rondaba por allí.

Uno de esos días tempraneros, una señora le vio en la esquina de una de las calles de acceso al mercado. Estaba en cuclillas, pantalones abajo haciéndose del baño. Seguramente a Chico le ganaron las necesidades fisiológicas y alcanzando a vislumbrar que no era lo correcto, encontró la fórmula para no ofender a nadie: se le ocurrió que dando la espalda a quien pasara por allí y cubriéndose el rostro, no tendría problema alguno. Sin más, la señora le gritó: “¡ Chicoooo, no seas cochino! ¡Eso no se hace! ¡Vas de mal en peor! Mira qué hacer del baño en plena calle…!”

Contaban que Chico fue descubriendo su rostro poco a poco y, volteando la cara hacía la señora y con gesto compungido y llamándola por su nombre, contestó con la sorpresa de un niño regañado : “ ¿Y cómo me reconociste … ?”

La anécdota corrió durante días por el pueblo, arrancando la carcajada de más de uno. Y Chico, como si nada continuó habitando en ese su mundo infantil, en el que mente y cuerpo no pudieron nunca ponerse de acuerdo en aquello de la edad.

Me vine a vivir a la capital. Las veces que iba a mi pueblo, Chico seguía repitiendo su rutina. Y ya rondaban otras anécdotas sobre él. Pero nunca hubo una que hiciera olvidar esta que aquí comparto y que me lleva a comparar la respuesta de “Chico el loquito”, con otros personajes de la política, donde cambian de emblema partidista con la mayor facilidad, creyendo que eso hará el milagro de no ser reconocidos. A algunos solo les falta preguntar: ¿Y cómo me reconocieron?

 

“SI LAS ABUELAS TUVIERAN RUEDAS…”

Si me estuviera dado entrevistar a cada uno de los candidatos para la presidencia, creo que no tendría tantas preguntas para José Antonio Meade. El perfil del candidato oficial está claro y es simple ubicarlo. No se le puede acusar de corrupto, pero si de ser obediente al sistema que le diseñó su campaña y le puso junto a replicantes poco inteligentes y faltos de sentido común que, a cada abrir de boca, evidenciaban su torpeza.

De la honradez de Meade nadie duda. Pero si de su honestidad y omisión en su paso por Hacienda. Y una más que poco se recuerda: ¿acaso no fue Meade quien nombró a Virgilio Andrade Director de Bansefi, a pesar de su vergonzoso papel en la resolución con el caso de La Casa Blanca? Sí, sí, Andrade, quien ahora en su puesto de Titular de Bansefi, recién “le robaron o clonaron” las tarjetas de apoyo a damnificados del sismo?

Tampoco entrevistar a Ricardo Anaya me resulta motivador. Por cierto, siguen cayendo adjetivos sobre él ¿ O son definiciones? Hay quienes se refieren a él como “mercenario político”. ¿Hay alguien que le ponga freno o límites a ese joven político “arrojado” ?

Parece que, por lo pronto, lo acaba de hacer el Gobernador de Chihuahua Javier Corral quien hizo fuertes criticas sobre Anaya y que confirman lo que hasta hoy se ha dicho sobre su autoritarismo. Ante los medios y por tuiter, Corral se deslindó del proceso que integró la lista de candidatos al Senado, vía plurinominal. “No avalo este proceso porque considero contraviene normas estatutarias y principios del Partido”.

Pero, dijo más. El periodista de Proceso, Álvaro Delgado lo registra en su artículo de este sábado 17. Aquí un fragmento de lo dicho por Javier Corral: “Es mi deber moral y político de todo este proceso. No quiero ser parte de un proceso de simulación política. No quiero ser parte de la responsabilidad que este hecho tendrá en el futuro de México y de Acción Nacional”, expresó Corral ante los consejeros…..“Este proceso es un exceso de parte de un reducido grupo de no más de cinco personas que está tomando las decisiones de la campaña y del partido y que, consciente de que tiene mayoría en la Comisión Permanente y en el Consejo Nacional, están decidiendo con una soberbia infinita como si ya estuvieran en el poder presidencial. Desde luego que aún nos faltan ocho puntos porcentuales del puntero presidencial… Este pequeño grupo que toma las decisiones está abusando de la mayoría que tiene en los órganos del partido. No es cierto las leguleyadas que aquí se han dicho. Es un proceso de fraude a la ley que se planeó, que se organizó, que se orientó y se ejecutó para tener la lista más reducida de consejeros a candidatos al Senado de la República”, publica Delgado.

Tampoco me resultaría motivadora una entrevista a Margarita Zavala. ¿Qué decir de quien insiste en que creamos su autonomía y capacidad de manejar un país, sola, sin su grupo de personajes que la blindan y rodean, también? Margarita Zavala representa el conservadurismo extremo y la duda sobre su incapacidad de separar la religión de los asuntos de gobierno, persiste. Por más que ella afirme lo contrario. Además, lo de la Guardería ABC es una de las deudas pendientes.

En cuanto a Ríos Piter, otro joven político, algunas preguntas por hacer. Entre ellas: ¿Qué ha hecho por Guerrero, su Estado natal. ¿Por qué ese empecinamiento en recorrer el país juntando firmas para su candidatura independiente para la presidencia? ¿Por qué no centrar sus fuerzas y hacer alianzas con quienes tienen tiempo denunciando, exigiendo, clamando por el rescate de ese Estado, cuya descomposición se ha esparcido más allá del país? Por supuesto que no debe ser fácil estar en el ojo del huracán y tener familia allí. No hace mucho ejecutaron al Edil de uno de los pueblos cercanos al lugar de donde es originario Ríos Piter. Y, si no mal entiendo, es el segundo familiar que muere a manos de la delincuencia organizada. Crímenes que no se han esclarecido. Y por eso mismo debiera centrar su tiempo en trabajar para ese punto ardiente que es Guerrero.

—¿No dices nada de “el Bronco”?

Tranquila, Niniane. El tal “Bronco” no nos lee.

—ji ji ji ji ji ji ji ¿A poco los demás sí?

Callo boca, Niniane. No te burles. Pero por, esas malas jugadas de la vida, si acaso el pidiera entrevista o yo tuviera la oportunidad, NO la tomaría. Por muy periodista que soy estoy segura que, en casos de personajes como éste, las frases se esconderían, huirían al estar frente a un individuo como él. Y es que en limitaciones hay matices. Y en las distorsiones de pensamiento hay grados. Así que vámonos ya, Niniane. No sin antes, preguntar:

¿Y MARCO ANTONIO SÁNCHEZ?

A poco menos de un mes, los vacíos sobre el caso del joven, Marco Antonio Sánchez Flores violentado por la policía capitalina, continúan. Mancera ya se va al Senado y los padres acusan a su gobierno de encubrir a los policías. Hasta hoy, el joven sigue en tratamiento a causa de los golpes recibidos y por lo que, presumiblemente, le obligaron a consumir con la intención de hacerlo pasar por un adicto. Así de inconcebible esta caso ilustrativo de la impunidad con la que opera la policía capitalina, acusada de tener contubernio con la policía de Edomex. Así de grave.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario