EN DO MAYOR.

|




Ante el asombro y confusión de lo que vimos ayer, no me queda más que jugar un poco con los elementos que el mismo presidente ha dado con sus actitudes y declaraciones. Y, al mismo tiempo, hago votos para que en estos críticos momentos que estamos viviendo por la pandemia, la lucidez acompañe a los oponentes políticos del actual presidente; pero también a los de su partido y sus incondicionales.
Hago votos para que toda lectura e interpretación que se dé al acto que todos presenciamos durante su visita a Badiraguato, sea desde la templanza y honestidad que se requiere para dar respuestas a las interrogantes e inquietudes que están latentes en la sociedad mexicana. ¿Cuál es el verdadero poder en México? ¿Cuáles sus alianzas? ¿Cuál es la profundidad y tamaño?¿Cada presidente que ascienda al poder , lo hace o hará , entonces, como representante de un grupo de narcotraficantes en particular?¿Qué está en juego? ¿Por qué esa enconada y constante confrontación entre Felipe Calderón y el actual presidente? ¿En dónde estamos nosotros, los ciudadanos? ¿Cuándo habremos de salir de esta trampa, este desagrado de ver cómo los grupos de simpatías de cada mandatario en turno disculpan en el suyo, lo que antes señalan en el otro? ¿A dónde nos lleva esta dinámica ya enfermiza de adecuar nuestros valores a conveniencia?

Basta ya de condenar en unos lo que disculpamos en otros. Que sea ya por igual la demanda de transparencia a toda la clase política que tiene las riendas de este país. Que todos los partidos, los actores que están en el centro de donde se toman las decisiones , hagan un alto y unifiquen esfuerzos para que todos los mexicanos, en nuestro pequeña o gran medida, enfrentemos con mesura y actitud digna lo que viene. Basta ya de tanta miseria moral. Basta ya de escudar en las consabidas frases de “amor a México ” burdas ambiciones. De estar instalados en esta distorsión de valores que sigue cobrando vidas sin que nadie haga algo por esta violencia que no descansa, ni en estos tiempos amenazantes por la pandemia. Basta ya de actitudes propias de niños, pero que cobran dimensión patéticas en los adultos.

Y, de manera especial, basta ya señor presidente de estar acusando a los otros de lo que usted bien sabía heredaría. ¿No hizo usted lo posible e imposible para sacarse el premio del tigre? Pues tenga usted la valentía y estatura de aguantar sus arañazos.
Acercarnos a la verdad y, desde ella, enfrentar nuestras carencias éticas y morales como sociedad es lo que nos permitirá crecer como individuos. Solamente así. Desde allí.

EN RIMAS Y VERSOS

Nadie se atreva a dudar de su gran “humanismo”,
No es un robot, es muy sensible y tiene sentimientos
Sus cacareados valores descansan en profundos cimientos
Lo que en él es gran virtud, en los otros es cinismo.

¿Qué parte no hemos entendido de tan prístina figura?
¡Necios! Hoy en el poder está un ser de otro mundo
Todos los otros, sus críticos y adversarios son seres inmundos
que codician su trono y odian sus “bondades”, su “finura”.
(Gulp, Niniane, gulp)

QUE POBRES ESTAMOS… TODOS USTEDES.

El poder en manos de narcisos y soberbios que ocupan importantes cargos públicos como Miguel Barbosa, gobernador de Puebla, hace estragos en la vida de ese Estado. Su desmedido protagonismo y menosprecio al sentido común, habla de la otra enfermedad que padece: su hambre de poder, mismo que ha obtenido a base de artilugios y atropellos. Hoy, desde ese lugar, se concede el permiso para crear narrativas a modo; para vender la falacia como verdad y para jugar sin remordimiento alguno con la ignorancia y candidez de los que otros, los más desprotegidos y más manipulables.

Miguel Barbosa se sabe una ficha necesaria en ese perverso juego de la política. Y sabe, también , que los tiempos de hoy le son favorables, porque entre cínicos e iguales todo es posible. A los “iluminados” todo les es concedido ¿Acaso Dios no dejó caer su ira divina contra aquellos que le “robaron” la elección en 2018?” Abran paso al iluminado, al elegido y que nadie ose robarle protagonismo. Nadie antes que él ose anunciar medidas de prevención contra contagios del coronavirus, porque la vacuna contra eso es “ un plato de mole de guajolote” y nadie fuera de los que él, y solamente él, da permiso, puede hablar del tema. Abran paso a los iluminados, a los elegidos. El ha dicho “ Si ustedes son ricos tienen el riesgo; si ustedes son pobres no. Los pobres estamos inmunes”.
Abran paso, señores. Al poder ha subido un grupo de iluminados.
¡Gulp, Niniane… gulp!

De su mórbida, ancha figura y lengua oprobiosa
saltan frases que dan cuenta de su estulticia
y nadie o nada parecen contener su impudicia,
enfermo de poder y soberbia, un tal… ¡qué cosa!

Sin vacilar lanza hoy una declaración alucinante,
dice que el coronavirus solo ataca a los acomodados,
“Nosotros los pobres -asegura- estamos blindados”,
pobre gobernador… pobre, ¡cínico tunante!

BANCO AZTECA Y SALINAS … EL DE ELEKTRA.

Podrá decirse lo que quiera, es libre de autoengañarse,
Pero nunca será filántropo, o siquiera humanista,
lo suyo es ser empresario codicioso y agiotista
y mal patrón que suele con sus empleados ensañarse

Su cartera clientelar la forman los más desprotegidos,
a ellos vende y cobra sangrantes intereses.
Y hoy, preocupado por la posible crisis y sus reveses,
cuida su dinero, logrado a costa de los más jodidos.

QUEDÉMONOS EN CASA.
Valga la coincidencia para el comentario, mitad en serio mitad broma, pero la cuestión es que en este momento pareciera que, en cuanto a política, el coronavirus hace la selección por partidos. Primero fue el de Hidalgo, Omar Fayad del (PRI). Enseguida el de Tabasco, Adán Augusto López, ( MoReNa) . Al cierre de esta columna, ayer por la noche, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, (PAN), anunció haber contraído el virus. ¡Aguas mandatarios del PRD! Haga caso al doctor López Gatell : QUÉDESE EN CASA

#QUEDÉMONOS EN CASA TODOS.

zaragozacisneros.jovita@gmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario