En Do Mayor

|




 Marilyn Monroe_El ombligo

Por Jovita Zaragoza Cisneros.

Su nombre fue apenas la punta de la madeja que, una vez desatorada, fluye sin contención, exhibiendo otros nombres y apellidos de figuras consagradas, relacionadas hoy con acosos y abusos sexuales. El mundo de lujo y oropel construido alrededor de Hollywood, muestra que detrás de las grandes producciones que atrapan la atención de millones de espectadores hay una realidad que se vive sin ensayos y sin guiones de por medio.

Lo que está sucediendo en Estados Unidos, bien puede ser el inicio de otra forma de establecer condiciones de trabajo y de relación, donde el poder no sea usado para someter la voluntad de mujeres, violentadas por una cultura machista en la que se han tenido que callar los agravios sufridos por los poderosos, en este caso, de la industria del entretenimiento.

Quizá este sea el empiezo de la desacralización del halo de intocabilidad que ha envuelto a grandes figuras. Y, quizá, también, todo esto enseña y confirma lo que muchos ya sabemos: la calidad profesional, no necesariamente refleja la calidad humana de la persona.

Porque no se trata nada más de acoso o abuso a la mujer. Se trata de lo que un sujeto, es capaz de hacer con el poder que tiene y de la forma de usarlo para erigirse poseedor del cuerpo y voluntad del más débil o desprotegido, sea este último mujer u hombre.

Antes que Harvey, los rumores y acusaciones sobre algunos personajes (recordemos el caso de Michael Jackson), despertaban el interés no exento de morbo. Y, si se quiere, el mero morbo que acompaña el chisme. Y hasta allí se llegaba.

Pero hoy, las campañas de concientización sobre la violencia que se ha vivido y se vive de manera oculta, parece estar dando sus primeros pasos en cuanto a respuesta de repudio a estas prácticas.

Obligadas a callar por el temor de ser humilladas ante el descrédito o indiferencia social, se alzan las voces de mujeres que apuntan a figuras como Dustin Hoffman y la del mismo Kevin Spacey, el actor que ha conquistado con su papel en House of Cards. Spacey, es señalado de haber violado a jovencitos. El mero hecho de estar involucrado en estos escándalos, hizo a Netflix emitir un señalamiento, aclarando su postura sobre el caso: “Netflix no estará involucrada con ninguna producción futura de ‘House of Cards’ que incluya a Kevin Spacey. Continuaremos trabajando con MRC [la compañía productora] durante esta pausa para evaluar nuestro camino juntos con respecto al show”.

Llegar hasta este momento, en donde surgen voces que treinta años atrás hubieron de callar por el temor de represalias sobre su carrera, es apenas un pequeño acto de justicia hacia quienes ya no están para hablar y ser escuchadas en su tormentoso caminar donde los abusos fueron la constante. En este caso se trata de hombres ligados a la industria del entretenimiento, pero recordemos que hay casos más trágicos y que han quedado como mera anécdota.

Por ejemplo, el caso de los hermanos Kennedy y Marilyn Monroe, pero ¿cuántos más?

HEFNER Y EL OPORTUNISMO DEL PLAY BOY.

La cultura Estadounidense que ha centrado su poder y placeres en todo lo que llene sus sentidos de manera instantánea, ha hecho de figuras, como la del recientemente fallecido magnate de Play boy , Hugh Hefner, símbolos intocables del dios al que le rinden tributo: “Money… Money… Money”

Aunque no se le puede acusar de acosador o violador, la figura de Hugh Hefner bien cabe como referente de una cultura que durante años ha hecho de la mujer un objeto denigrante.

El hombre machista por todos los costados, rendía “tributo” al cuerpo femenino, cosificado y expuesto como instrumento erótico para consumo masculino. Su imperio fue la plataforma para que, frente a él, desfilaran centenas de mujeres cuya capacidad intelectual nunca estuvo en duda, como tampoco su ansía de pertenecer al club de quien hizo de si mismo y encontró en el sistema de los suyos un espejo del macho cabrío poderoso.

Con su muerte, ocurrida el pasado 27 de septiembre, a los 91 años de edad, salió a colación una anécdota conocida, pero poco difundida, relacionada con Marilyn Monroe.

Un amplio reportaje publicado recientemente por periódico El País, recuerda que, en realidad, las fotos que usó Hefner en el lanzamiento de su revista, ocurrido en 1953, pertenecían a las de un calendario para el que Marilyn había posado cinco años antes, cuando era apenas una principiante de actriz y buscaba hacer carrera en el deslumbrante Hollywood.

Sin fama y sin dinero para sus gastos cotidianos, la Monroe había aceptado posar por 50 dólares para los dueños del calendario. Dos años después Marilyn logró un contrato para dos películas que fueran el inicio de su ascenso en la industria. En plena fama de la Monroe, Hugh Hefner, que había comprado las fotografías por 500 dólares, las usó para lanzar su primer número. La venta del lanzamiento alcanzó nada menos que 50 mil copias. “Nunca buscó mi consentimiento, ni recibí siquiera un gracias de todos aquellos que hicieron millones con una foto de Marilyn desnuda”, confió después Marilyn a sus amigos cercanos.

La muerte de Hugh Hefner, a los 91 años de edad, se dio a 64 años después de haber lanzado su revista que le allegó todo un imperio de dinero y poder.

El hombre que encarnó el ejemplo del salvaje capitalismo estadunidense, donde el dinero y la fama son un valor dignos de monumentos y al que las mujeres llegaban, deseosas de formar parte de su exclusivo círculo, murió hace menos de dos meses. Aunque, además de su familia, alguien más pareció llorar la muerte de este habilidoso negociante: su tercera mujer y hoy viuda Crystal Harris, de 30 años de edad (61 menor que Hugh), quien declaró estar dolida por su partida y se refirió a él como: “ era un héroe estadounidense”.

—-¡Upssss… y ella “heroína”… !

Money….money….money ,.. Niniane.

MIENTRAS TANTO EN MÉXICO.

Pero, mire usted lector, eso es allá. En la Tierra de Donald Trump, el ahora Presidente que no se preocupa por ocultar su talante burdo y su menosprecio hacia la mujer.

— Ya vez, allá también machismo.

¡Niniane….! Me exaspera tu lógica. ¿Mal de muchas, consuelo de tontas? No. Por lo menos, tienen ya claro lo que es abuso, violencia y sus diversas formas de expresarse. Aquí los principales encubridores de violadores y acosadores son las mismas familias y las mujeres. Y el mismito sistema, lleno de depredadores.

—Está bien. Cambiemos de tema, hablemos del regreso de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre.

¡Ninianeeeeeee!

Hablemos, pues, de su regreso a escena después de dos años de ausencia. Inmensa en su fisonomía, enorme en su peso físico y desagradable por lo que representa en lo político y social, su gran masa corporal asoma ya en el turbio escenario del país. El es otro referente de una de las partes más oscuras con la que el priismo opera. Con su reaparición, el PRI no envía mensaje alguno, sólo subraya lo que ya sabemos: están dispuesto a todo para conservar el poder.

Hoy Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre está aquí para cuidar uno de los bastiones más disputables: La ciudad de México. Señores, el otrora apodado “príncipe de la basura”, una ficha negra, tan negra como tan necesaria en un partido que no conoce otra forma de operar, más que a través de los juegos sucios del poder, está aquí.

Y regresa nada menos que de la mano del ex gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, recién nombrado dirigente del PRI para la Ciudad de México y quien, a su vez, ha nombrado a De la Torre integrante de la Comisión Política Permanente del PRI. ¿Hace falta decir más?

— Tal vez habría que considerar lo que recién dijera un personaje de Morena, cuando se le cuestionó sobre los tan criticados nombramientos que Andrés Manuel López Obrador ha hecho, colocando a personajes de, también, dudosa reputación en puestos claves para las elecciones que vienen: “No nos podemos andar con purezas”.

Quizá, Niniane. Quizá. AMLO sabe aquello de “para que la cuña apriete tiene que ser del mismo palo”.

¿Algo más que agregar, Niniane?….¡ Ninianeeeee!

zaragozacisneros.jovita@gmail.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario