Elizabeth Taylor

|




Cuando era niño vi en el Cine Plaza la película Lassie. A mis primos lo que más les gustó fue el perro, yo me incliné por Elizabeth Taylor. Desde entonces seguí la pista de su vida en la prensa. Sus siete matrimonios los padecí como infidelidades inaceptables, aunque reconozco que siempre terminé perdonándola. Ciertamente, y no lo niego, era fría, elegante, aséptica y aristócrata, pero algo tenía en la mirada, que la convertía en la cómplice perfecta para mis fantasías eróticas, vulgares, lodosas y plebeyas. Descanse en paz. Cuando la alcance en el más allá le besaré sus párpados y volverán a florecer sus ojos de jacaranda. Eso sí Chabela, no te aceptaré ningún matrimonio más.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

4 Comentarios en “ Elizabeth Taylor”

  1. LAURA ESTHER LIRA dice:

    NO CABE DUDA QUE USTED TIENE UN CORAZON JOVEN Y MUY BUENOS GUSTOS.

  2. Gonzalo dice:

    ¡Tienes toda la razón mi querido Edmundo, Elizabeth, no era hermosa, simplemente fue divina!

  3. Julio Figueroa dice:

    EPITAFIO

    –Fui muy afortunada, y pagué con la desgracia.

  4. Edmundo González Llaca dice:

    Laura, sí tengo el corazón joven, pero vieras que lo siento un poco cansado. Gracias por participar.
    Gonzalo, sí era divina, pero lo que más me gustaba era que para mis malos pensamientos la sentía terrenal. Un abrazo.
    Julio, no lo creo, de lo último que escribió fue: “Me divierto tanto estando viva, que pienso seguir así por un tiempo”. Un abrazo.

Envía tu comentario