El último grito…

|




Francisco Garrido termina su mandato y en la ceremonia del grito dio la evidencia más diáfana de como lo hace; solo y su alma; sin su familia, ensoberbecido y derrotado. El súper alcalde que “acabo” con los ambulantes , el “Nico” chilango que llego a Querétaro a gobernar a los “queretontos” de la mano de su coordinador social, que se refería de los reporteros como “ cochinos y corruptos” – y que en unos casos tiene razón – ; el hombre de la moda rosa y la sonrisa Colgate, el Nerón que construyó con toda exquisitez su “ Palacio de las Artes”, dejará en 15 días, con su última quincena de 75 mil pesos, el gobierno del estado.

Y que sigue???

El gobernador electo José Calzada llegará a terminar obras inconclusas, destapar la cloaca y poner en orden una casa que no estuvo bien ordenada.

Calzada deberá aprender que las delicias del poder no son solo para disfrutar – se puede, somos humanos, no nos hagamos- sino para ayudar a un Querétaro que lo eligió con una ventaja electoral por arriba de sus antecesores y que le otorga toda la confianza.

Para problemas serios, gente seria.

Pepe lo tiene todo; un congreso de mayoría, alcaldes metropolitanos priistas y hasta el de la capital, en esencia panista, tendrá que entender que la mano que hoy le tiende el nuevo gobernante es para fincar alianzas de trabajo.

Que no se equivoque el alcalde Domínguez, los tiempos electorales ya pasaron y ahora viene el momento de la verdad.

En 15 días, Querétaro iniciará una nueva era…Pepe deberá dejar de serlo para convertirse en el gobernador Calzada y alejarse de esa imagen que hoy, desde el balcón de la casa de la Corregidora nos deja un gobernador perdido, solo y que pronto, a no ser por sus escándalos, será olvidado.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario