El Tepetate al desnudo -Parte II-

|




PRI Y PAN corrompen a los comerciantes

Aquí hay también cuestiones políticas. Cuando el ex candidato a la alcaldía por parte del PRI, Jaime Escobedo, vistió el mercado nadie lo recibió, “antes de venir, le dijeron en su partido que la señora Amalia era la encargada de aquí, y como nadie la quiere, la dejaron sola con el candidato. Ya después habló Escobedo a FECOPSE para decir que quería volver al Tepe porque nadie lo había recibido, y la presidenta Rocío Alvarado le dijo: es que fuiste con la mala” aseguró Mariana, comerciante de la zona.

En tanto, Guillermo Paz, aseguró que ha recibido el apoyo del “blanquiazul “a FECOPSE, y a nosotros, el PAN nos ha apoyado siempre, ellos nos dieron ante la ley de registro de propiedad, la facultad de ocupar los lugares en la vía pública. La señora no tiene ese papel, pero nunca la movieron, porque se dice que da comisión a los inspectores estatales.

“Ella siempre ha trabajado con el PRI, nosotros no nos cerramos a ningún partido, pero el PAN ha hecho bien las cosas, estamos en comunicación constante, de hecho nos pusieron guardias municipales que vigilan que no seamos molestados. Nosotros ya no le quisimos mover para evitar problemas”. Memo ocupa un puesto en la mesa directiva de la FECOPSE como comisionado, lo que nos lleva a pensar que al ser juez y parte, el vinculo con el poder en turno, el cual reconoció, es evidente.

Marco Antonio N. quien tiene un puesto de discos en la calle Jiménez, manifestó que a la señora Amalia la conocen las autoridades desde hace veinte años, “la señora Amalia hace tratos con el PRI, para que le respeten sus lugares. No vive ni aquí, ni vende, yo como quiera vendo para ganarme la vida como todos, ella nada más viene, cobra y se va, pero como ya la conocen de años, no le hacen nada”.

Al respecto, Memo comentó que antes de ser reconocido por municipio, sufría represalias por parte de algunas autoridades y de la señora Amalia. “creemos que la señora Amalia sí les da dinero a los inspectores, porque nada más vienen a molestar y extorsionar a los agremiados de la Unión”.

“En una ocasión llegaron gentes de la AFI y me mandaron llamar, que si yo era Memo, y me propusieron que les diera dinero, porque la ropa usada que vendo es ilegal, que porque son marcas americanas. Les respondí que eso era cuestión de la frontera, que a mí no me corresponden esos trámites y que sólo la compraba para revenderla”, puntualizó Memo.

Las supuestas extorsiones no se dan directamente con los políticos, sino mediante los inspectores de municipio, quienes a decir de algunos comerciantes como Marco Antonio, les piden dinero para dejarlos trabajar.

“Yo vendo piratería, cuando hay operativo, tengo algunos amigos inspectores que me marcan antes, para recoger el puesto e irme, me dan el pitazo, pero les tengo que dar unos 100 pesos, son tres que conozco, pero no puedo decir sus nombres”.

**La zona de “la plancha”, organización independiente

A las afueras del mercado del Tepetate, sobre la calle Celestino Díaz, se encuentra la zona de “la plancha”, conocida así por el cuadro de cemento que se eleva sobre las calles. Es la zona más transitada por las personas los días jueves y domingos, además de contar con lugares más amplios, de cuatro por cuatro metros.

Esta zona está regulada por las autoridades municipales, quienes cobran cuatro pesos por puesto, pero a diferencia de los que se encuentran sobre la banqueta, los puestos de la plancha tienen dueño fijo. Cada quien compró su lugar en el municipio y lo que hacen es: o vender ellos mismos en el tianguis o rentarlos, ya que el comerciar no les interesa.

Dependiendo del dueño, las tarifas pueden alcanzar desde los 70 hasta los 120 pesos diarios, por ser la zona más transitada. La venta de un lugar alcanza hasta los 50 mil pesos, a decir de algunos comerciantes. “depende, pero me he enterado que se han vendido lugares hasta en 50 o 60 mil pesos”, aseguró Rosa N. tianguista de la zona y quien es dueña de su propio lugar. “yo pagué hace como 10 años como 10 mil pesos, pero ahora ya es más caro”, agregó.

Amadeo y Francisco, quienes lideran el lugar, no pertenecen a alguna organización reconocida por gobierno, y según los comerciantes, es la antigüedad lo que los llevó a adueñarse de esas banquetas.

Entrevistado, Amadeo señaló que la cantidad que pide a las personas debajo de la plancha es de veinte pesos, cosa que contrasta con los 30 que han llegado a pagar algunos comerciantes, como comentó Rosa N.

**Seguridad, ventas y actos ilícitos del tianguis

Muchos son los mitos de la mercancía y las transacciones que se levan a cabo en el tianguis, algunos ciudadanos argumentan que son productos robados, piratas, que se vende droga, que es una zona desprotegida por las autoridades.

Ciertamente la primera advertencia que se hace al rentar un lugar es sobre la mercancía. Mientras algunos como Amadeo toman en cuenta el hecho de no sobregirar los productos que se ofrecen, otros como Memo se conforman con recibir el pago del lugar sin importar lo que se comercializa.

“Aquí se vende de todo, menos la dignidad. Hay gente que vende fruta, ropa. Los de los discos pirata ora sí le juegan, uno cumple con darles el lugar, pero ellos al vender piratería saben que si los levantan es cosa de ellos. Los defenderemos en caso de que los quieran extorsionar, pero si cometen un delito es cosa de ellos”, apuntó Memo.

“En esta zona existe una regla básica para poder instalarse, y es que hay giros que no pueden ser otorgados por la cantidad de competencia. Amadeo comentó que la venta de CD, ropa y verdura ya no está permitida por la gente que llega. Ya que 40 de los casi 60 puestos que están instalados se dedican a este giro”, afirmó Amadeo.

Lejos de encontrar venta de estupefacientes, la mercancía que podría considerarse ilegal son los discos y películas piratas, pero con algo de dinero a los inspectores, estas personas han podido seguir vendiendo. Los inspectores son los únicos que pueden sancionar por tal hecho, ya que aunque la policía circula por el lugar, ellos venden sus discos a la luz del día.

Es así como comerciantes que buscan ganarse la vida libran una batalla por los lugares y el apoyo de las autoridades. Las organizaciones los han amparado para que se les permita trabajar, y la situación podría cambiar en unos días, ya que se planea reubicarlos nuevamente, aseguró Sergio Razo, líder del Movimiento Francisco Villa.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario