El síndrome de la clase política

|




partidos_politicos_mexico_elecciones_2015

Tienen problemas con destrezas sociales, emocionales, de comunicación; tienen conductas e intereses desconcertantes; además de problemas para comprender los sentimientos de otras personas. Tienden a desear estar solos o interactuar con unos cuantos. Cuando se comunican son ellos su tema favorito y no les gusta la crítica. Cuando escuché estas características de la personalidad pensé que se trataba de una descripción de la clase política, pero no, se trata de las personas que padecen el síndrome de Asperger. La terapia parece apropiada también para nuestros políticos: deben tratar de entender los problemas de la gente; hacer un esfuerzo para ponerse en su lugar y en su circunstancia; hacer a un lado la vanidad y la soberbia; aprender a interactuar con cualquiera no solamente con sus incondicionales; aceptar la crítica y reconocer sus beneficios. Miembros de la clase política, vacúnense contra el síndrome de Asperger.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario