El retorno de los brujos

|




“ALGUNOS HOMBRES, COMO LOS ALMACENES DE COMERCIO, CUELGAN EN SUS ESCAPARATES TODO LOQUE TIENEN, CUANDO SE VA AL INTERIOR NO HAY NADA MAS“.- Auerbach.-

Hojeando las páginas de mi acostumbrado periódico diario local, escondida entre sus páginas me encontré con la noticia de la presentación de un libro, realizada en las instalaciones del Aula Magna de la Facultad de Filosofía de nuestra muy queridísima y añorada Universidad Autónoma de Queretarín, cuyo título me llamó poderosamente la atención “Elegía Criolla. Una reinterpretación de las guerras de independencia hispanoamericanas”..¡Ha caray!, me dije, debe estar interesante el artículo, firmado por el joven reportero José Luis Rodríguez Palomares del A.M….el meollo del asunto es que el autor, señor Tomás Pérez Veja sostiene la tesis de que la guerra de independencia de México, fue en realidad una GUERA CIVIL…a ver, a ver, barajéamela mas despacito…

¿cómo está eso?…y se explica el escritor, que lo que ocurrió en 1821 fue “que una antigua UNIDAD ADMINISTRATIVA, que era el virreinato de la Nueva España, declaró su soberanía política con una continuidad absoluta que buscaba el mantenimiento estrictamente de los mismos funcionarios”.

En este sentido detalló que dicha guerra civil se enmarcó en el contexto de múltiples conflictos bélicos de la misma naturaleza, que sucedieron a lo largo y ancho del continente americano, pretendiendo la soberanía política de los territorios a “cargo” de la monarquía católica española, incluida la península ibérica, y NO SUS INDEPENDENCIAS NACIONALES. Debido principalmente a que los iniciadores, mantenedores y realizadores de dichos movimientos, fueron esencialmente personajes de origen CRIOLLO. Por lo tanto, continua diciendo el autor, ”hablar de la Guerra de Independencia mexicana es absurdo, y solo sirve para que los gobiernos celebren aniversarios, y los historiadores demos conferencias sobre esos temas”…Bueno, me dije, tal parece que los antiguos brujos vuelven a aparecer, ya que dichos conceptos desde la tercera década del siglo XIX fueron tratados por un sinúmero de autores, que escribieron siguiendo el curso de los acontecimientos o muy de cerca de sus pasos, reflejando sus simpatías y antipatías políticas, así las obras del monárquico español Mariano Torrente y de los reaccionarios alemanes Peter von Kobbe y A.D.B. von Schepeler ( 1829,1832 y 1833 respectivamente), estaban llenas de un odio franco y abierto contra los referidos movimientos de independencia, y mostraban un carácter tendencioso en extremo…mismo tenor siguieron múltiples “historiadores” monárquicos o conservadores, consagrando no pocos esfuerzos a tergiversar las causas, el carácter y la significación de las guerras liberadoras de las antiguas colonias españolas.

Otro “investigador” alemán, ya en 1961, Richard Konetzke, continuando con la misma tonada afirmaba que las posesiones españolas en América no eran colonias, sino unidades administrativas, y que su población no era objeto, en modo alguno, de opresión, explotación y discriminación por parte de los colonizadores. Otros autores , como el argentino Enrique de Gandia (1961), expuso en el primer Congreso Panamericano en 1949, que los movimientos independistas no habían estado dirigidos contra España, sino contra la tiranía de Napoleón. ¡Hágame usted el cafrón favor!…y para terminar con este rosario de sandeces unos tales M. André y C. Jane han tratado de negar que el movimiento emancipador de 1810-1826 estuviera dirigido contra España, y se han esforzado por presentarlo como una GUERRA CIVIL entre las fuerzas leales y las fuerzas hostiles a la metrópoli en la propia Hispanoamérica…y así unos cincuenta “investigadores” más, a los que ahora agregamos al señor Pérez Veja…y tal vez a algunos personajeros de nuestra actual rémora gubernamental federal…los que no pudieron meter a Agustín de Iturbide en los pasados festejos del bi-centenario, la mayoría del pueblo se les hubiera volteado, pero ganas no les faltaron…Se despide su amigo y encolerizado amigo de “Aquellos tiempos”…Mario RE.-










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario