El regreso de los migrantes: un escenario de crisis

|




No hay duda que el 2009 será un año difícil para nuestro país; la crisis económica se agudizará y la violencia entrará en etapas aún inimaginadas. Por si fuera poco, se trata de un año electoral en varios estados, entre ellos Querétaro, lo que implicará una alta agitación política y social. Dentro de este contexto, se habla del surgimiento de una nueva problemática, el retorno de miles de migrantes que vendrán a complejizar más el ya nada alentador panorama. Y es que antes de concluir el año, se espera que al menos unos 50 mil migrantes queretanos regresen a sus tierras de origen, y si como algunos lo predicen estos trabajadores deciden quedarse en el estado, al menos hasta que se supere la recesión, el riesgo de una crisis social será muy alto;

en primer lugar, porque todas las comunidades queretanas que dependen de las remesas verán caer estrepitosamente su nivel de vida; y en segundo, porque los migrantes que regresen a nuestro país tendrán como prioridad buscar un empleo, algo que las autoridades no han logrado garantizar siquiera a la población “permanente”.

Lo más grave del caso, es que el Gobierno Estatal simplemente se ha declarado incapacitado para enfrentar la situación, e incluso reconoció carecer de un plan emergente para atender a los migrantes que vuelven a la entidad, lo que muestra, una vez más, su indiferencia y falta de sensibilidad ante fenómenos que ponen en riesgo la estabilidad del estado.

Por lo pronto, existen opiniones encontradas sobre el regreso masivo de migrantes a nuestro país, y es que algunos expertos aseguran que se exagera el fenómeno, ya que no existen evidencias y por el contrario, apuntan que con todo y crisis las condiciones que se le ofrece al trabajador en los Estados Unidos u otros países sigue siendo superior a la de México (Conacyt).

No obstante, las cifras muestran lo contrario, pues el principal indicador de la situación laboral de los migrantes, las remesas, se han reducido hasta en un 50% en municipios queretanos como Huimilpan. Además, las autoridades fronterizas informan que entre mil 500 y 2 mil mexicanos cruzan la frontera de manera voluntaria hacía nuestro país diariamente, a lo que deben de sumarse un aumento en las deportaciones, las cuáles se espera, rebasen la cifra de los 90 mil indocumentados expulsados de los Estados Unidos el año pasado. Un último dato aún más concreto señala que entre abril el 2007 y marzo del 2008, unos 225 mil mexicanos perdieron su empleo en aquél país, dándose en aumento de 5.5. a 8.4 por ciento en la tasa de desocupación

Hasta el momento nadie se ha atrevido a dar una cifra sobre el número de migrantes que podrían quedarse, sin embargo, se espera que los que lo hagan se comiencen a movilizar hacia los centros industriales más importantes del país, entre los que se considera a ciudades como Querétaro o San Juan del Río. En estos lugares, los trabajadores se podrán hacer de un empleo sólo a costa del puesto de otro, pues la creación de puestos de trabajo más bien va en retroceso.

Muchos otros intentarán ingresar al mercado informal, en donde ya se ocupa casi el 40% de la población, y el cual, aseguran sus líderes, ya no tiene “espacio” para más comerciantes, pues los que existen están resintiendo los efectos en la disminución del poder adquisitivo y ya han bajado considerablemente sus ventas, por lo que menos desean es una mayor competencia.

¿Entonces, en dónde se acomodarán estos 50 mil trabajadores que de forma inmediata duplicarán la tasa de desempleo en el estado cuando no existe empleo formal ni informal y además el campo mexicano está desmantelado? Una alternativa peligrosa es su adhesión a cualquier tipo de comercio ilegal o al crimen organizado, y aún más peligroso es que no encuentren salida alguna y opten por la movilización social.

Por lo pronto, ante la crisis mundial y el retorno de miles de trabajadores las reacciones en el estado de Querétaro han sido tardías y tibias. Se habla de invertir en más infraestructura para generar empleos y “echar a andar” la economía, una solución bastante simplista y vaga. Así mismo, se han dado declaraciones ligeras de algunas autoridades al asegurar que el estado cuenta con “empleos agrícolas” para ocupar a los migrantes, lo cual es una gran mentira.

Cabe destacar, que este año el Gobierno del Estado tiene planeado hacer uso de los más de 3 mil millones de pesos que mantiene guardados desde el inicio de la administración. Según las autoridades estos recursos serán utilizados para impulsar obra pública programada como la Ciudad de las Artes, los anillos viales y en el Programa de Acción Comunitaria.

Los detractores anuncian que este dinero será destinado finalmente, y de forma indirecta, a realizar acciones proselitistas rumbo al 2009, y de ser así sería otra muestra más de la insensibilidad social del actual gobierno. No basta con el anuncio de la cancelación del monumento al Bicentenario o promesas vanas de austeridad. Lo que se necesita es que los recursos públicos se gasten en lo prioritario y no en proyectos banales como el de la Ciudad de las Artes. Lo mismo podemos decir de los altos salarios de los funcionarios, de la costosísima publicidad gubernamental, de las obras infladas e inútiles y de todo gasto que a final de cuentas no esté destinado a la atención de la población más necesitada.

Hoy la prioridad, debería ser la creación de programas que ayuden a los queretanos a sobrepasar la actual crisis económica. Si Acción Nacional quiere continuar en el poder ya no le alcanzará con su maquinaria de cooptación del voto, con el bombardeo mediático… más bien necesita convencer a la ciudadanía, con acciones, que son la mejor alternativa de gobierno para los queretanos, algo que en 12 años no han podido demostrar y que promete reflejarse en las casillas durante el 2009.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario