El poder corrompe… y atolondra

|




PRI_88_aniversario

Después del encendido elogio que hizo Luis Videgaray de José Antonio Meade el Presidente Peña Nieto convocó a los periodistas para hacer una declaración, hecho inusitado para quien en general rehúye a la prensa. Lo central de su entrevista fue: “No se despisten, el PRI no va a elegir candidato por elogios ni por aplausos”. ¿Con estas palabras pretendía el Presidente rechazar que Meade fuera el candidato del PRI? No lo creo, fue simplemente un golpe en la mesa para recordar a la clase política priísta que es él quien decide el nombre del candidato y además cuándo lo hará. Con semejante afirmación recalca la subordinación y continuidad de su proyecto. En virtud de que su presidencia padece un grave desprestigio, la herencia presidencial representa para el PRI y el designado un pesado fardo que cargar. En fin, el poder corrompe, pero también atolondra, y la mayor prueba es esta pésima declaración del Presidente. A todas sus huestes perjudica.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario