El nuevo Querétaro

|




Pancho_Dominguez_Gilberto_Herrera

1. El hecho más importante en materia política para el estado de Querétaro que arrojó las pasadas elecciones del 1 de julio, lo constituye sin duda alguna, el rompimiento del duopolio partidista que ha dominado estas tierras desde la alternancia panista en 1997, misma que vino a romper la hegemonía que por décadas había ejercido el PRI.

2. Merced sobre todo al empuje del carisma del candidato presidencial del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Andrés Manuel López Obrador, la nueva izquierda (producto de la escisión del PRD, después de la firma del Pacto por México), y cuya creación formal data de apenas cuatro años, emerge y se coloca como la segunda fuerza política en la entidad, contando por primera en la historia de la izquierda queretana, con siete diputados locales, dos diputados federales, aproximadamente 17 regidores, una Presidencia Municipal, y un Senador de la República por vía de la primera minoría.

3. Seguramente el crecimiento de MORENA se debe al factor ya apuntado líneas arriba, al contexto nacional, a la nueva conformación y modernización de la sociedad, misma que producto del proceso de industrialización, y a la llegada de nuevos habitantes, como a la persistencia de los viejos vicios políticos mantenidos y perpetuados lo mismo por el PRI que por el PAN, le ha dado su apoyo a un Partido de izquierda que está más a tono con una sociedad abierta y democrática, como queremos que sea la nuestra.

4. El cambio en la correlación de fuerzas locales es de suma importancia, toda vez estamos a escasos dos años para que dé comienzo el proceso electoral para renovar al titular del Poder ejecutivo, y según el nuevo diseño institucional impulsado por el siguiente Gobierno federal, la figura de los coordinadores, (quienes sustituirán a los actuales delegados y están auxiliados por ocho sub-coordinadores), concentraran tal poder, (ejercer supervisión sobre los fondos que el Gobierno de la República destine a las entidades de la federación, otorgándoles un gran espacio en el ámbito mediático), los convierte en automático en los más viables aspirantes a convertirse en Gobernadores.

5. Es aquí donde justamente encuadra el nombre y la figura del ex –rector de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Gilberto Herrera Ruiz, Senador electo, y seguramente, flamante coordinador del régimen Lopezobradorista. Aún y cuando hasta el momento, -en este y otros temas- no existe suficiente claridad sobre cuál sería la función concreta de los susodichos coordinadores, -más allá de supervisar el correcto destino de los fondos federales-, lo que sí es indiscutibles, reitero, es el relevante papel político que tendrán a partir del próximo 1 de diciembre, y bajo este marco de ideas, ex –rector de la UAQ, es el candidato natural a suceder a Pancho Domínguez, por parte de la izquierda, máxime que dentro de este bando político, la caballada esta flaca.

Don Gilberto viene de desarrollar una administración universitaria que abrió las ventanas de nuestra Máxima Casa de estudios para que el oxígeno de la crítica social la vivificara y la acercara más al cuerpo social a quien se debe.

De sus dos rectorados se recordaran como muy buenas medidas, la eliminación del influyentísimo y las palancas para ingresar a la Universidad, su programa de becas para apoyar a los estudiantes de más bajos recursos, evitando con ello la deserción por falta de dinero, y su extensión al interior del estado llevando su oferta educativa a sectores sociales por siempre excluidos.

6. Herrera Ruiz, fue postulado por MORENA como candidato externo; realizo una campaña austera con gran difusión en las redes sociales, y no sé si sería conveniente su afiliación a este partido, con el fin de que fuera un factor que promoviera su unidad y construcción democrática e institucional, pues, la existencia de la izquierda (en Querétaro y en todas partes) ha estado marcada por su división y pleitos intestinos, mismos que ya surgido aquí, de modo que si no los saben procesar con inteligencia, sensibilidad y habilidad política, echarían por la borda la magnífica oportunidad que parte significativo del electorado les ha dado: convertirlos en la segunda fuerza política-electoral, con serias posibilidades de pelear de verdad el Poder en el 2021. Para ello, deberán demostrar en la práctica que están preparados para gobernar Querétaro.

7. En lo personal no me veo en ningún puesto de la administración pública, en virtud de que nunca he sido un político profesional, yo soy solo un abogado y analista político que se rige por la ética de la convicción, como dijera Max Weber, pero no obstante ello, a todos nos conviene la presencia de un Partido de izquierda en nuestro suelo, que cobije y amplíe el ejercicio de las libertades democráticas, pugne por un auténtico Estado constitucional y por una sociedad más justa, sana y mejor equilibrada.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario