EL JICOTE LOS “DIGISEXUALES”

|




Pareciera de ciencia ficción o de novela de terror pero las relaciones sexuales con robots se han multiplicado, a tal punto que Alex Hawkins, vicepresidente de la empresa “xHamster” de robots, ha informado que el aumento de visitantes de su página pornográfica ha sido de tres cuartas partes respecto al año anterior, lo que sumado a los avances tecnológicos van a permitir en Texas la apertura próxima de una casa de citas de robots. Todo tiene algo bueno, el nefasto negocio de trata de personas puede convertirse en trata de androides.

Los enlaces matrimoniales con robots también han ido en aumento, pues atacan un aspecto vulnerable de las relaciones humanas. Una anécdota. En una ocasión la pareja presidencial en Estados Unidos visitaba una feria ganadera. La esposa del Presidente le preguntó al guía sobre cuántas relaciones sexuales mantenía el caballo semental, le comentaron que algo así como hasta tres veces por día. La esposa, les dijo: “Cuando venga el Presidente se lo informan”. Cuando llegó el Presidente le pasaron el recado, y él preguntó: “¿Con cuántas yeguas mantiene ese ritmo?”. Le respondieron: “En cada ocasión le cambian de yegua”. El Presidente dijo: “Alcancen a mi esposa y complétenle la información”.

La empresa californiana Abys Creations, coincide con la tesis de Freud, la novedad es el principio del placer, se está aplicando a la fabricación de robots sexuales con rostros intercambiables. Usted puede tener en robot o en la computadora el rostro tipo indígena de Yalitza y el gringo de Meryl Streep.

Se acabarán las canciones de despecho, casado con un robot o una computadora ¿cómo se podrá cantar a José Alfredo? “Te vas porque yo quiero que te vayas, a la hora que yo quiera te detengo. Yo sé que mi cariño te hace falta, porque quieras o no, yo soy tu dueño”. Se tendrá que adaptar: “Te desconectas porque yo quiero desconectarte, a la hora que yo quiera yo te enchufo. Yo sé que mi aplicación te hace falta, porque quieras o no, yo pago el internet”. Todavía va a ser un mayor problema enseñarles la letra a los mariachis.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario