EL JICOTE LA DIGITALIZACIÓN. EFECTOS COLATERALES V

|




Edmundo González Llaca
La digitalización de la vida que tiene como sustrato la exigencia de prescindir de la presencia física, tiene como motores de impulso el teletrabajo y los movimientos a distancia del dinero. A partir de estos fenómenos se salpican consecuencias para todos lados de la convivencia económica y social. La clase política, en el poder o en la oposición, principales responsables de la conducción de las políticas públicas del país, están como pasmados. Un cohete les ha explotado en la oscuridad y deslumbrados no atinan ni siquiera a convocar a los interesados y a toda la sociedad al análisis y discusión de los beneficios y riesgos que ya estamos viviendo. Bueno, no han creado ni una oficinita que organice una red mínima para dar asesoría o capacitación sobre el tema.
Existe un problema muy grave, el avance de la tecnología ha crecido paralelamente a la búsqueda de control del virus, se monitorea no solamente a los enfermos, sino a larga distancia se obliga ya en algunos países a que la gente se conecte para tener información hasta de sus signos vitales. Con la gran justificante de prevenir los contagios se conoce cada día mejor el estado de nuestra salud, lo que comemos, lo que consumimos. El fantasma de la constante vigilancia propicia el autoritarismo, pero no sólo eso, los grandes ganones pueden ser los emporios digitales que tendrán toda nuestra información. La desgracia es que nuestra seguridad informática es muy vulnerable, hasta en Tepito se vendía el padrón electoral.
La mayoría de nuestra fuerza laboral son los trabajadores informales, son algo así como el 53% quienes andan sacando el sustento a golpe de talón en las calles. ¿Qué va a pasar con ellos, ahora que la gente se quedará en casa? El comercio formal ha tratado de buscar la salida con la venta a domicilio, pero en México, aún las empresas ya organizadas, apenas son el 20% los que han logrado avanzar en esta modalidad. Los mismos trabajadores informales deberán ser ayudados por el Gobierno para, desde ofrecerles computadoras a bajo precio, como cursos de orientación y capacitación en las opciones que tienen en este nuevo mercado enclaustrado. No se trata de ser muy suspicaz para considerar que si esa fuerza de trabajo no encuentra clientes en las calles, entrará a buscar víctimas dentro de las casas.
Existe un tema muy sensible para Querétaro y al que el Gobernador Francisco Domínguez le debe interesar más por la proximidad que tiene con una de sus actividades económicas. El desarrollo tecnológico ha abierto grandes posibilidades de inversión en el campo. Al poder monitorear la temperatura, la humedad, el estado de los cultivos, ha aumentado la certidumbre de la agricultura. Ojalá que el gobierno impulse la investigación y la promoción de la aplicación tecnológica en el campo.
El avance digital, ya imparable en el mundo, puede ser un factor más que ahonde la desigualdad económica del país y la discriminación, o que colabore a la formación de una sociedad más incluyente, más justa; con un mejor nivel y género de vida.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario