EL JICOTE “CRISTO. SU VIGENCIA”

|




¿Cuál es realmente el mérito histórico de este personaje capaz de marcar el tiempo de antes y después de Él, privilegio no concedido a nadie más? ¿Cuál es su aportación y vigencia en el mundo occidental, capaz de vivir en nuestro calendario con su presencia cotidiana? ¿Por plantear la separación de las esferas espiritual y temporal: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”?.

¿Por su extravagante amistad con los pobres, los leprosos, los perseguidos, los incurables, los humildes, los pequeños, las prostitutas, los huérfanos, las viudas: los quebrados de la sociedad?. ¿Por vivir personalmente ese mensaje de amor y perdón en las peores condiciones de oprobio y humillación. Por lo ignominioso y dramático de su muerte?.

¿Por su vigencia en la lucha democrática?. Sí y lo paso a probar.Cuando uno de sus juzgadores, desesperados y fuera de control por las respuestas tan claras como habilidosas de Cristo, le da una bofetada y le dice: “¿Así respondes al Pontífice?”. Cristo no le da la otra mejilla ni se amilana, sino que le demanda: “Si hablé mal, muéstrame en qué, y si bien, ¿por qué me pegas?”. Ante el arrebato violento de la autoridad Cristo hace un llamado a la racionalidad, exige una respuesta; argumentos, no desahogos caprichosos. La autoridad no tiene derecho a gobernar con impulsos, su obligación no es solamente ser razonable sino exponer sus razones.

Cristo no recurre a demostraciones religiosas ni de fe, sino como un demócrata, laico y moderno, demanda respeto a su dignidad humana. Se rebela, pero para superar esa circunstancia y zanjar la arbitrariedad, demanda claridad a la actuación del poder público. Solamente con razones, argumentos, especificación de causas, consecuencias y fines, se puede iniciar un diálogo que supere las diferencias en una sociedad. La luz que apareció en Belén hace dos mil años es de amor y también de democracia. Que a todos nos ilumine.

Pdta. Con el permiso de sus mercedes, paso a retirarme. Tomaré dos semanas de vacaciones. Descanso y los dejo descansar Gracias.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ EL JICOTE “CRISTO. SU VIGENCIA””

  1. Diálogo Queretano Democrático
    EL CRISTO DE EDMUNDO
    –Edmundo González Llaca. El Jicote: “Cristo. Su vigencia”, Diálogo Queretano, Presencia Universitaria y Plaza de Armas, 12-IV-2019. Liga: https://plazadearmas.com.mx/edmundo-gonzalez-llaca-70/

    En el primer párrafo plantea muy bien y conmovedoramente la cuestión: ¿cuál es la vigencia y la trascendencia histórica de Cristo? En el segundo, con la enseñanza cristiana al fondo, creo que está pensando en el poder público de AMLO, quien dice lo que va a hacer y está haciendo pero sin darnos argumentos claros y racionales, convincentes, sino impulsos, que parecen desahogos, tal vez caprichos. Y en el tercer párrafo Edmundo hace de Cristo un demócrata laico y moderno.
    ¿Un demócrata quien habla de un solo dios único y verdadero, absoluto, sin más ruta que su cielo prometido?
    Yo pienso que la trascendencia y vigencia religiosa de Cristo consiste en darnos una respuesta de otro mundo a todas las preguntas de este mundo. Si su respuesta es verdadera o falsa, ya es otra cosa.
    Cordialmente.
    En vísperas de semana santa, buen motivo para recogerse y meditar sobre este y todos los mundos posibles y en colisión.
    Fraternalmente.
    Julio F.
    Qro. Qro., Presidentes, viernes 12-IV-2019.

  2. Edmundo González Llaca dice:

    Mi estimado Julio, creo que mezclas dos escenarios, uno es el de la religión, donde Cristo es la salvación y la fe, otra es el escenario entre la autoridad y el ciudadano, de la esfera política. Este diálogo pude darse en cualquier momento histórico y en cualquier sistema político. La demanda a un derecho de autonomía y dignidad individual es esencia de la democracia, basada en el diálogo racional para superar las diferencias. Saludos.

Envía tu comentario