El gran triunfo

|




gana_AMLO_presidente2018_mexico

La democracia tiene espíritu deportivo, los que participan en elecciones saben que lo mismo se puede ganar que perder. En México no estábamos convencidos de este principio y los conflictos post electorales eran más prolongados que la lucha electoral. Por primera vez en la historia los derrotados salen a dar la cara, reconocen que perdieron, felicitan al ganador y convocan a sumar esfuerzos en beneficio del país. El ganador, López Obrador, no evaluó con plena justicia este acto inusitado de José Antonio Meade y Ricardo Anaya, reconoció el gesto parcamente, pero ni siquiera mencionó a los derrotados por su nombre. No estuvo a la altura de la generosidad de los perdedores, quienes con su reconocimiento colaboran a la legitimación de su triunfo, y fortalecen la confianza en las elecciones y en las autoridades electorales. Nunca más la consigna de quien pierde arrebata. México es otro. Un gran paso en la salud de nuestra democracia.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

2 Comentarios en “ El gran triunfo”

  1. Enrique Guerrero Rivera dice:

    Es cierto que hizo lo que menciona, abstenerse de mencionar por su nombre a sus rivales, y para mí el reconocimiento de su derrota, es porque no tenían más que discutir, ya que el diferencial de votos hacía que no pudieran dudarlo, y de verdad que la ARROGANCIA tanto de ANAya y de MEADE que utilizaron durante toda la campaña en su contra, minimizándolo como un pobre CLASEMEDIERO o mediocre caló hondo entre quienes votamos por AMLO y por ello tenemos otra perspectiva de su actitud ante las felicitaciones de sus ex contrincantes.

  2. Ofelia Tirado Martínez dice:

    Doctor en no sé que cosas. No se puede se puede ser amable con los pillos -no, me quedo corta- Uno que siendo el vigilante de nuestros dineros (Duartes, Estafa Maestra, la casa blanca y un montón de etceteras)…Un verdadero sinvergüenza. ¡Y el otro! el chico marranilla, tracalero, mentiroso, traidor a su propio partido. En fin, usted quiere seda para ellos, una inmensa mayoría los quisieramos ver en la cárcel.

Envía tu comentario