El fracaso -II-

|




El principal causante, que no el único, de que los logros de la Revolución hayan quedado en polvo y recuerdos, es nuestra clase política. Al decir clase política me refiero, en términos generales, a los gobernantes, independientemente de partido, siglas, creencia o equipo de futbol que le vayan. Ha sido una clase política corrupta. Al triunfo de la Revolución no alcanzó para que todos los triunfadores le entraran al pastel del poder público y a cambio se les dieron grandes concesiones. De generales pobres pasaron a empresarios millonarios. Era la corrupción a cambio de la paz social. Esto fue solo el principio.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario