El compromiso

|




El 8 de marzo, día en que se conmemora el Día Internacional de la Mujer, compareció, en la conferencia matutina del presidente, Olga Sánchez Cordero. No tuve la oportunidad de escuchar su discurso, pero sí sus declaraciones a lo largo del día. Habló con pasión, con claridad: las mujeres siguen siendo víctima de discriminación social, económica. Y sobre todo de violencia emocional, física, sexual. Son millones las mujeres agredidas. De ahí la conmemoración.

Como recordatorio, como advertencia en una sociedad falocrática y escandalosamente machista. Pero también inepta en materia educativa: el embarazo adolescente e incluso infantil dibujan un sociodrama lacerante. Olga se ha referido a todo esto y a la necesidad de políticas públicas que alienten un proceso civilizatorio.

Destaco su poder persuasivo. No sólo ha convencido al presidente de mantener el programa de refugios para mujeres víctimas de violencia extrema, sino de multiplicarlos. Se dice que AMLO no tiene contrapesos. Sí los tiene. Colaboradoras como Olga, con su valentía y sensatez, los encarnan. Y este ‘intelectual orgánico del viejo régimen’ que soy yo, la celebran. El presidente no necesita aduladores. Le sobran. Más le ayudarán a gobernar quienes contribuyen a enmendar la plana antes de que sea tarde.

También Olga se refirió al aborto. Aunque no es partidaria de la interrupción del embarazo en cualquier circunstancia, recordó que la ley la valida dentro de las doce semanas a partir de la concepción. El tema nunca dejará de ser controversial, así se someta a una consulta popular. Pues el asunto no concierne a la democracia, sino al derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo. Aunque, a veces también al destino de la vida que se trae a este mundo. Recuerdo a Ivonne Gobea, una monja brasileña que justificaba el aborto por la simple razón que era injusto procrear una vida para arrojarla a la miseria. Respeto su postura. Pero lo importante sería evitar esas condiciones sociales que prohijan tal determinación trágica. He de suponer que ese es el compromiso de Olga, consciente, tal vez, de aquello que pensaba Honoré de Balzac: ‘la mujer es una criatura encantadora que se quita el corazón, para entregarlo, con la misma nobleza como si se tratara de un guante.’ Pues que la maternidad es el más grande regalo de la vida, la alegría mayor como lo era el color para Claude Monet.

* * *

Sufragio efectivo, no reelección. Respeto a la división de poderes. Sí a la vida y a la libertad de expresión.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Un Comentario en “ El compromiso”

  1. CONTRAPESOS DENTRO Y FUERA DEL GOBIERNO DE AMLO
    Escribe con tino el intelectual queretano Augusto Isla Estrada:

    –Se dice que AMLO no tiene contrapesos. Sí los tiene. Colaboradoras como Olga, con su valentía y sensatez, los encarnan. Y este “intelectual orgánico del viejo régimen” que soy yo, la celebran. El presidente no necesita aduladores. Le sobran. Más le ayudarán a gobernar quienes contribuyen a enmendar la plana antes de que sea tarde.
    –También Olga se refirió al aborto…
    –Recuerdo a Ivonne Gobea, una monja brasileña que justificaba el aborto por la simple razón que era injusto procrear una vida para arrojarla a la miseria. Respeto su postura…
    ___________

    Tiene razón Augusto en el primer punto y en el segundo agrego dos películas de actualidad, que por cierto compitieron en los Óscares 2019 en que ganó la mexicana Roma como mejor película extranjera, en que empieza a crecer en el mundo esta idea que no es pura fantástica ni solamente obra de ficción:
    –La demanda de los hijos a sus padres por traerlos a este perro mundo y luego darles una vida de perros callejeros y tirarlos a la basura, entre las clases de abajo y de arriba. Aunque usted no lo crea.
    Las películas en cuestión y que pueden verse en YouTube son las siguientes:

    –“Cafarnaúm. La ciudad olvidada”, una historia libanesa coproducida por Francia.
    –“Un asunto de familia”, del japonés Kore-Eda Hirokazu, a quien acabo de descubrir gracias a la crítica Fernanda Solórzano (“Cine aparte / Letras Libres”).

    Para avivar la plática democrática y elevar el debate, a uno y otro lado.
    Con mis saludos de luz.
    Julio F.
    Q, Presidentes, México, miércoles 13-III-2019.

    De Jovita Zaragoza:
    –Julísimo, muy acertado artículo de opinión de Augusto Isla.
    –Fue potente y absolutamente aterrizado el discurso de Olga Sánchez Cordero, una funcionaria FUNDAMENTAL en el errático gabinete del Presidente.
    –Sánchez Cordero ha tenido una actitud muy digna, comprometida e, incluso, estoica. Ha aguantado de pie y con valentía traspiés de López Obrador.
    –Se habla mucho -y con razón y verdad- de lo obcecado que es AMLO en su postura con relación a ciertos temas y decisiones que toma; y ella, con su capacidad negociadora y conocimiento de la Ley, ha dado un cauce adecuado. Es, pues, un enlace valioso entre gobierno y sociedad.
    –Solamente una cosa agrego: Sánchez Cordero es un gran contrapeso, sí. Pero no suficiente. Dentro del gabinete hacen falta más. Y fuera del gabinete, también. Una oposición inteligente, muy madura y templada. Y una sociedad ídem. (México, 13-III-2019).

    LA CRÍTICA SEGÚN ZAID Y FGR

    –Se critica para transformar. Para cambiar el estado de cosas existente. Se critica por inconformidad. Se es crítico por la incapacidad de quedarse callado ante lo que se considera mal hecho, injusto, torcido, corrupto. La crítica es consustancial al ser humano. Hacer y criticar van de la mano. El brazo que lanza y la voz que piensa que el tiro pudo haber sido mejor.

    –De la crítica a uno mismo se pasó a la crítica del mundo y de los otros. Crítica al prójimo y a sus formas de organizarse. La crítica del poder siempre ha conllevado algún riesgo. Los tiranos detestan la crítica…

    –No podemos vivir sin la crítica. Pero es incómoda. Estorbosa. Claramente aguafiestas. Julio Ruelas la dibujó como un enorme mosquito taladrando la cabeza de quien la sufre. Pocos aceptan que se ejerce la crítica para hacer el mundo mejor…

    –México ha dado grandes críticos (aunque no somos muy dados a la crítica formalizada en teoría): Jorge Cuesta, Alfonso Reyes, Octavio Paz, José Revueltas, Daniel Cosío Villegas, por ejemplo, críticos de ideas, de situaciones y de hechos concretos. Se critica para cambiar.

    –Desde sus primeros ensayos sobre la corrupción, hace más de tres décadas, y hasta hoy, Zaid no ha dejado de pensar, proponer, crear soluciones para resolver el problema de la corrupción. Su crítica social no es teórica sino práctica. Su lectura devino en creativas soluciones. Zaid critica para transformar. Para cambiar el estado de cosas. ¿Criticar para qué? Para hacer más habitable el mundo. ~

    Fernando García Ramírez, “Gabriel Zaid: ¿crítica para qué?”, Letras Libres, enero 2014. // Q, jueves 14-III-2019.
    Letras Libres 181, enero de 2014, en los 80 años de Gabriel Zaid.

    –Excelente repaso y muy buen recordatorio sobre Zaid y la función de la crítica en esta hora crítica en que necesitamos frente al nuevo gobierno en turno una crítica bien templada y lúcida. Gracias, estimado FGR; diferencias y gritos aparte.
    Fraternalmente, Julio.
    Q, Presidentes, jueves 14-III-2019.

Envía tu comentario