El cambio que se avecina

|




 AMLO_presidente_combate a la corrupcion

El mandato es contundente,

Cambios a profundidad,

Ya lo pidió mucha gente,

Y lo quiere de verdad,

Y debemos ir de frente,

Recobrar la dignidad.

El triunfo arrollador del pasado 1 de julio de Morena provocará grandes transformaciones en todos los ámbitos de la vida nacional. La llegada a la Presidencia por la vía democrática de un líder social, no se había dado en la época moderna y ahora se dio y lo interesante es que lo consiguió, gracias a su perseverancia, hasta la tercera vez en que participó y curiosamente, qué bueno que fue hasta ahora, ya que ahora, a diferencia de las veces anteriores, sí tendrá la fuerza democrática para realizar las profundas transformaciones que se requieren y que se hubieran quedado en buenas intenciones.

Obtuvo más del 50% de votos (30 millones) repartidos a lo largo de todo el territorio nacional, ya que fue el que logró más votos en todos los estados a excepción de Guanajuato; en ambas cámaras (diputados y senadores) tendrá mayoría, al igual que en la mayor parte de los congresos estatales; Morena ganó muchos ayuntamientos y la mayoría de los estados que estuvieron en disputa, incluyendo la capital del país.

El ánimo social mayoritario le dio a ese partido y principalmente a su líder, un mandato muy claro de cambios, de cambios profundos, no de maquillaje, la ciudadanía mostró hartazgo del sistema imperante: corrupción, impunidad, privilegios para unos cuantos y desamparo de la mayoría; inseguridad y crimen organizado sin control; crecimiento económico estancado; carencia de visión nacionalista; uso patrimonialista de las instancias gubernamentales y mucho más. La mayoría de los votantes le pasaron la abultada lista de agravios a los partidos que los decepcionaron por actuar en contra de los intereses de sus supuestos representados: PRD, PAN y principalmente el PRI, mismo que tuvo una caída estrepitosa, ya que de ser la primera fuerza en el congreso, pasará a ocupar la quinta posición, sus triunfos fueron contados, siendo el caso más emblemático el del Estado de México por ser la cuna del Presidente Peña Nieto, donde todos los distritos electorales los ganó Morena, a excepción de uno en el que el triunfo correspondió al PAN y ninguno al PRI. Los partidos tendrán que reestructurarse o desaparecer. El reto para el gobierno será buscar una transición política, aparte de la económica y social, para acabar con las malas prácticas y así poder edificar un nuevo régimen verdaderamente democrático.

Todos los días hay anuncios de AMLO sobre sus propuestas:

1.- Anunció, ante los diputados y senadores electos que tomarán posesión el primero de septiembre, 50 lineamientos de austeridad y contra la corrupción, mismos que tienen que traducirse, en su caso, en modificación de leyes y códigos para darles formalidad, incluye poder juzgar al Presidente por actos de corrupción; el sueldo del Presidente será de 108,000 pesos mensuales; suspender fueros y privilegios a funcionarios públicos (sueldos a la mitad, viáticos limitados, sin guaruras, choferes sólo para secretarios y subsecretarios, sin cobertura de salud privada, hasta cinco asesores por Secretaría, secretarios particulares sólo para Secretarios, sin bonos, horario de lunes a sábado 8 horas diarias); compactación de estructuras y reducción del 70% del personal de confianza y de los gastos asociados; los funcionarios no deberán asistir a comidas o fiestas con contratistas; serán delitos graves el tráfico de influencias, la corrupción, la asociación entre funcionarios y particulares para defraudar la hacienda pública, el robo de combustibles y el fraude electoral; la Fiscalía Anticorrupción actuará con absoluta libertad para castigar a delincuentes, trátese de quien se trate; cancelación de pensiones a ex Presidentes; reducción del 50% en gasto de publicidad del gobierno; el sistema de inteligencia estará exclusivamente dirigido a la prevención de delitos y combate a la delincuencia. Es claro que la austeridad de AMLO tendrá repercusiones en el conjunto de la clase política nacional, incluyendo a los otros poderes: legislativo y judicial, a las entidades federativas y ¿por qué no? a toda la sociedad, el reto es transformar hábitos adquiridos por el mal funcionamiento de las instancias que regulan las relaciones públicas cotidianas entre la población, hay que ejercitar la ciudadanía a cabalidad, por el lado de los derechos y también las responsabilidades.

2.- Anunció la desaparición de las delegaciones federales en las entidades federativas y la creación de una coordinación general por estado, para evitar fugas y malos manejos de los recursos federales, medida que ha preocupado a muchos gobernadores. Ya están nombrados los Coordinadores y cada día hay más nombramientos de su gabinete.

3.- Lanzará un proyecto de ley que incluya amnistía a quienes no hayan cometido delitos graves, despenalización de las drogas, creación de comisiones de la verdad, un plan nacional de reparación de daño para las víctimas y reducir las penas de cárcel para quienes aporten información que lleve a encontrar a personas desaparecidas.

4.- Pidió a quien será su Secretario de Hacienda que haga ajustes en el presupuesto para que quepan sus prioridades: Llevar al doble la pensión para adultos mayores, becas para jóvenes estudiantes, Corredor Transístmico, el Tren Maya, dos nuevas refinerías y el Tren México-Querétaro.

Faltan casi 5 meses para que tome posesión y sus detractores insisten en que no está cumpliendo sus compromisos de campaña. Si tiene que ajustar o cambiar algunos, que bueno, mejor corregir a tiempo. Otros están preocupados porque dicen que no tendrá contra-pesos, sin darse cuenta que sí habrá, los correspondientes a los poderes fácticos, que lucharán con todo para no perder sus privilegios ¿Usted qué opina?

memo_casa@yahoo.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario