El amasiato y las traiciones del poder

|




El amasiato_CAlderon-EPN

Cuando realmente se entera uno de cómo son las cosas entre los hombres del poder y dentro del poder, queda uno asqueado. Si eso es la política, no quiere uno saber nada de la política. Sea del color que sea. (…) El amasiato del poder nos muestra lo peor de la condición humana, en nombre del bien supremo: mantenerse en el poder.

Y sin enbargo es preciso tratar de saber. Interesarnos en la política desde otra forma política. Vigilar a los políticos y cuidarnos unos a otros entre los ciudadanos. No reproducir lo que condenamos. (…) Los políticos no son una clase extraterrestre. Salieron de la sociedad y los mueve lo que a todos nos mueve: el bien y el mal; los vicios, las virtudes y las pasiones. En nombre del bien, todos podemos hacer el mal.

Con datos duros y una prosa seca de reportero, sin florituras, directa, al grano, Álvaro Delgado documenta con las palabras, los hechos y las acciones propias de los políticos en turno sus contubernios y traiciones no sólo entre ellos sino frente al país y sus grandes retos. Los problemas sociales y los ideales plíticos quedan relegados frente a la lucha feroz por el poder. Por todos lados los intereses de grupo y por ningún lado se ven los intereses de la sociedad. Con esta materia política Delgado hace un reportaje implacable en el mejor estilo de denuncia de la Revista Proceso, en la cual trabaja desde hace más de dos décadas. Apoyado en los testimonios directos de los protagonistas, seguidos durante años y confrontados con sus propias palabras y acciones. El resultado nos permite ver la ignominia del poder.

Las campañas y los lemas políticos no sirven para conocer el pensamiento y los intereses verdaderos de los políticos. Toda acción se vuelve en función de la publicidad. El conocimiento y los datos se ponenen al servicio de la estrategia del poder. (…) Por el bien de la patria, el poder es primero para poder hacer el bien. Y ya en el poder, los dineros, los contratos, las relaciones de primer nivel… mandan.

¿Quiénes son los políticos de esta hora desnudados en el libro de Álvaro Delgado, El amasiato. El pacto secreto Peña-Calderón y otras traiciones panistas (Ediciones Proceso, 2016)? Los ya conocidos que se aprestan a asaltar el poder en 2018. ¿Qué hacer frente a ellos como ciudadanos? Conocerlos, seguirlos y desnudarlos.

–¿Fue un pacto de impunidad?

–No, fue un pacto de gobernabilidad por el bien del país.

Exactamente así dicen y actúan prácticamente todos en las horas críticas. La razón de Estado por encima del bien común ciudadano. La protección y la cerrazón institucional frente a los embates de la sociedad. Los intereses partidistas disfrazados de gobernabilidad nacional.

Si Peña no cumple, ¿los otros sí cumplen? (…) Ciertamente varios de ellos sí han cumplido, y muy bien, con sus intereses de clase política y del capital.

Vivo en Querétaro, que tras el hartazgo del PRI ha tenido tres gobiernos estatales panistas, y el capítulo 8 del libro de Delgado, “Peña y la corrupción del PAN”, especialmente es de lectura obligada para entender al PAN en el poder siguiendo los peores pasos del PRI. Se trata del análisis del informe de 2009, tras la debacle de las elecciones intermedias, del partido fundado por Manuel Gómez Morín, denunciando la corrupción propia:

–No hemos construido un gobierno panista; asumimos la práctica priista.

–Ya no aplica la fuerza de las ideas, sino la fuerza del interés, la nómina y el poder.

–Hemos dejado de ser escuela de ciudadanía.

–Propusimos cambiar, y no cambiamos, la ciudadanía esperaba más de nosotros.

–Y todos somos responsables.

Tras la derrota de 2012, la evaluación interna fue contundente:

–El PAN ha perdido su congruencia ética y no tenemos un liderazgo con autoridad moral.

–Ofrecimos ser honestos y…

La sucia corriente de los intereses partidistas y del presupuesto… arrastró los proyectos ético-políticos. El amasiato y las traiciones del poder. (…) La lucha por el poder no saca lo mejor sino lo peor de los individuos. Política, dinero, corrupción y delito. Allí están los nuevos ricos del PAN. Ni hablar del PRI. Los ríos de dinero alcanzan para todos los que logren estar en la jugada.

El desencanto mexicano de la política es enorme. Por la corrupción, por la impunidad, por la injusticia, por las desigualdades, por la violencia, por el paso del tiempo y los problemas de siempre, por el agobio de la vida y el desgasta de los planes incumplidos. ¿Qué hacer con nuestra indignación y nuestro coraje político? ¿Cómo participar de un modo crítico y efectivo?

En el libro de Delgado, las palabras sostienen a las palabras; con sus claroscuros y sus contundencias. No es un libro dubitativo y reflexivo. Es una obra de denuncia del poder. Desgraciadamente no cincela a los personajes que toca, no esculpe su carácter y su alma, en la mejor vena del minimural del poder que hizo Julio Scherer. No sólo denunciar sino caracterizar la estructura de los hombres que nos gobiernan. Junto a la prosa objetiva del reportero, la mirada íntima del autor, crítico del poder. Tras el relieve de las palabras, precisas, la hondura y la escultura subterránea de los personajes. Arriesgar en el conocimiento humano del poder.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario