ECONOMÍA SIN CERA: REMUNERACIONES Y PENSIONES

|




Ya nadie podrá ganar,
Más sueldo que el PRESIDENTE,
Algunos van a llorar,
En la CORTE está esa gente,
Y se van a cancelar,
Pensiones a Ex Presidentes.

El pasado lunes 5 de los corrientes, el Diario Oficial de la Federación publicó la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, la cual ordena, por un lado, que ningún funcionario de gobierno (ejecutivo, legislativo y judicial) podrá ganar más que el Presidente de la República y por otro, cancela las pensiones a los ex presidentes. Un trabajador mexicano común, bueno, que esté dentro de la economía formal y cumpla con sus aportaciones ya sea al IMSS o al ISSSTE (4 de cada 10 trabajadores tienen actualmente esta posibilidad) al llegar a cierta edad y ciertos años de servicio, tiene derecho a solicitar una pensión, que generalmente y salvo casos de excepción es muy raquítica, no le alcanza para mantener el nivel de vida que tenía como trabajador activo; sin embargo, los ex Presidentes de la República reciben una pensión de más de 205 mil pesos mensuales más la asignación de un importante grupo de personas a su servicio como soldados, militares y personal administrativo, cuentan con vehículos de lujo y con gasolina gratis, por lo que los gasolinazos no les afectan. López Obrador, durante su campaña dijo: si los ex mandatarios trabajaron más de 15 años, tienen derecho a pensión del ISSSTE de acuerdo con lo que establece el reglamento de ese Instituto para todos los empleados y funcionarios del gobierno y los que tengan más de 66 años, tendrán derecho al apoyo para adultos mayores. En la actualidad, todos los ex presidentes vivos (Echeverría, Salinas, Zedillo, Fox y Calderón) y las dos viudas (la de López Portillo y la de Miguel de la Madrid) cuentan con sus beneficios pensionarios, aunque algunos sólo en materia de seguridad y personal administrativo ya que han donado el sueldo a alguna fundación.
Por lo que toca al tema de las remuneraciones es pertinente aclarar que ya nuestra Constitución establecía (artículos 75 y 127) que ningún servidor público podía tener una remuneración mayor a la establecida para el Presidente de la República en el Presupuesto de Egresos de la Federación, aunque por lo visto muchos la incumplían y la recientemente aprobada es una ley reglamentaria de estos artículos y se adiciona un capítulo en el Código Penal Federal, llamado: “Delitos Cometidos por Servidores Públicos” y “Del pago y recibo indebido de remuneraciones de los Servidores Públicos”, en el que se establecen sanciones económicas para los que incumplan hasta de 3 mil veces el salario mínimo diario vigente en la Ciudad de México, y prisión, destitución e inhabilitación para desempeñar otro empleo, cargo o comisión públicos hasta por 14 años. La remuneración es toda retribución en efectivo o en especie, incluyendo dietas, aguinaldos, gratificaciones, premios, recompensas, bonos, estímulos, comisiones, compensaciones y cualquier otra cosa, con excepción de los apoyos y gastos sujetos a comprobación que sean propios del desarrollo del trabajo y los gastos de viaje en actividades oficiales.
Yo fui servidor público durante 38 años, obviamente nunca gané más que el Presidente y con mi sueldo pude vivir con decoro, aunque ahora, ya de retirado, cuento con una pensión, que si la pudiera bautizar con algún nombre la llamaría “Pensión Menstruación”, ya que me llega cada mes y me dura como tres días, pero no es posible que en un país con tanta desigualdad, con un salario mínimo de menos de $3,000 al mes haya servidores públicos como los Ministros de la Suprema Corte de Justicia que ganen $600 mil cada mes (200 veces el salario mínimo). Aún no está aprobado el Presupuesto de Egresos para el año que entra, pero se sabe que incluirá una remuneración total para el Presidente de la República de $108 mil al mes, 18% de lo que actualmente ganan dichos ministros, mismos que son los más renuentes a ajustar sus salarios. De seguro vendrá un fuerte forcejeo entre la autoridad y los que se sientan afectados, habrá gente que se ampare, habrá otra que demande, habrá gente que dirá que es inconstitucional bajar los sueldos, la verdad es que los afectados serán los muy altos funcionarios, ya que muy pocos tienen sueldos por arriba de esos $108 mil al mes y casi todos son puestos de confianza, o sea que pueden ser destituidos, indemnizados y el gobierno puede recontratar a los que considere valiosos bajo las nuevas reglas salariales y cada cual podrá tomar la decisión que considere pertinente. De seguro habrá casos especiales que el gobierno deberá revisar para establecer algunas excepciones a la regla general.
Me queda claro que los grupos que aún no aceptan que hubo elecciones y que quien ganó lo hizo no sólo con legitimidad sino con aplastante mayoría, no han dejado ni dejarán de lanzar ataques virulentos contra todo lo que se proponga, ni descansarán en su labor de tratar de desprestigiar al ganador, como firmes repetidores del discurso neoliberal en el sentido de que todas las decisiones que tome el gobierno deben ser en función de los mercados, como si no supiéramos que los mercados tienen nombre y apellido.
A los que siguen pataleando por la consulta ciudadana, de las cuales vendrán muchas en el futuro, una vez que se modifique la Ley para la Participación Ciudadana, les pido que analicen las asambleas en las que han participado, ya sea de la colonia donde viven, de la escuela a la que asisten sus hijos, del sindicato de trabajadores al que pertenecen, se convoca a todos, casi nunca hay quorum y finalmente se realiza con los que estén (generalmente es una minoría) y se toman decisiones, lo cual se debe a la apatía, a la falta de interés en participar y contra eso hay que luchar para hacer efectivas las consultas. ¿Usted qué opina?

memo_casa@hoo.com

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario