ECONOMÍA SIN CERA N233 “CONSENSO DE WASHINGTON VS FORO DE SAO PABLO”.

|




Es la lucha permanente,

Izquierda contra derecha,

Y se divide la gente,

Y hasta se agranda la brecha,

Hay que ser inteligente,

Pa’ que no prenda la mecha.

La segunda Guerra mundial logró unir en sus aspectos bélicos a las potencias occidentales de tendencia liberal y capitalista contra la potencia soviética con ideología marxista-leninista y buscando quedarse con el botín que representaban los científicos que conocían los grandes avances que la Alemania nazi había logrado durante más de una década tomaron la capital del país germano y quedaron divididos, por un muro no solo Berlín sino toda Europa, surgiendo una tensión diplomática y militar conocida como la Guerra Fría. Este muro marcó la intolerancia de los regímenes del mundo y no fue sino hasta el 10 de noviembre de 1989 , en que los ciudadanos alemanes de ambos lados lo derribaron, se terminó la Guerra Fría y empezaron a eliminarse impuestos de importación y exportación para permitir la libre circulación de las mercancías; así en occidente se adoptó el llamado “Neoliberalismo” como ideología, mientras que la ideología del ESTE evolucionó hacia el “socialismo”, como una alternativa al “dejar hacer y dejar pasar” del liberalismo.

El término Consenso de Washington fue acuñado en 1989 por el economista John Williamson, quien estableció un paquete de reformas “estándar” para ser aplicadas en los países en desarrollo azotados por la crisis, con apoyo de las instituciones bajo la órbita de Washington D. C. como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Departamento del Tesoro de los EEUU, dentro de las que destacan: i) estabilización macroeconómica; ii) liberalización económica en comercio e inversión; iii) reducción del Estado, y iv) expansión de las fuerzas del mercado dentro de la economía interna.​

Por otro lado y con el objetivo de debatir sobre el escenario internacional a partir de la caída del Muro de Berlín, y las consecuencias al aplicar las reformas “estándar” en los países latinoamericanos sin tomar en cuenta las características propias de cada uno de ellos, el Partido de los Trabajadores de Brasil fundó un foro, no de países, sino de partidos y grupos de izquierda latinoamericanos, que se reunió por primera vez en São Paulo en 1990 y así lo ha venido haciendo año tras año hasta el 2018 en que se celebró en La Habana, Cuba (en 1991, 1998, 2009 y 2015, fue en la Ciudad de México). Los miembros latinoamericanos de este Foro tienen voz y voto y también asisten como invitados partidos y movimientos sociales de izquierda de Europa y Asia, los cuales tienen voz pero no voto, salvo el que les confieren al participar en comisiones especiales.

En el momento de su fundación en 1990 el único miembro que ejercía el poder ejecutivo era el Partido Comunista de Cuba. La elección del militar izquierdista Hugo Chávez en 1998 en Venezuela representó la llegada del siguiente gobierno de izquierda. Luego llegaron Lula da Silva del PT en 2002 en Brasil, Tabaré Vázquez del Frente Amplio en Uruguay en 2004, Evo Morales por el Movimiento al Socialismo en Bolivia en 2005, Michelle Bachelet del Partido Socialista de Chile en 2006, Rafael Correa por Alianza PAIS en Ecuador en 2006, Daniel Ortega por el Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua en 2006, Fernando Lugo por la Alianza Patriótica para el Cambio en Paraguay en 2008, José Mujica por el Frente Amplio en Uruguay en 2009, Mauricio Funes del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional de El Salvador en 2009, Dilma Rousseff por el PT de Brasil en 2010, Ollanta Humala por el Partido Nacionalista de Perú en 2011, Nicolás Maduro del Partido Socialista Unido de Venezuela en 2013; Michelle Bachelet del Partido Socialista de Chile nuevamente en 2014 y Andrés Manuel López Obrador con Morena en 2018.

Los grupos de derecha de México siempre estuvieron en contra de que López Obrador llegara al poder y estaban en su derecho. Dirigentes del PT, del PRD y luego de Morena asistieron a diferentes reuniones del Foro de São Paulo, lo cual aunque fue muy criticado por esos grupos de derecha, no tiene nada de raro, son reuniones de organizaciones políticas de izquierda a plena luz del día, no son clandestinas ni van a conspirar, van a intercambiar puntos de vista y estrategias para alcanzar el poder, objetivo de toda organización política, lo raro hubiera sido ver ahí a dirigentes del PAN o del PRI.

Gilberto Lozano, fundador de una organización de la sociedad civil denominada “Congreso Nacional Ciudadano” ha venido promoviendo un libro titulado: “El Foro de São Paulo: una amenaza continental”, escrito por Alejandro Peña Esclusa en 2010, en el que critica estos foros y sus logros y advierte que constituyen una amenaza para toda américa latina. No he leído este libro y trataré de hacerlo para confirmar que forma parte de la lucha natural entre las eternas posiciones de derecha e izquierda, liberales contra conservadores, etc. La propaganda de unos para tratar de descalificar a los otros es natural, lo importante es que cada quien esté informado para ejercer su voto en el momento oportuno, en eso consiste la democracia, que lleguen al poder los candidatos y el Partido que obtengan más votos, para que desde el poder, apliquen políticas públicas acordes a la ideología de los triunfantes, coincidente con la de la mayoría que votó por ellos. Ahora resulta que los grupos de derecha en México exigen que el gobierno siga aplicando las recetas del Consenso de Washington, como si hubiera ganado su candidato y lo que debemos esperar es que se apliquen recomendaciones del Foro de São Paulo. ¿Usted qué opina?

memo_cas@yahoo.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario