ECONOMÍA SIN CERA N223: ROBO EN DESPOBLADO

|




Es difícil de creer,

Lo que hoy nos han informado,

¿Cómo se dejó crecer,

Este robo en despoblado?

Y yo espero pronto ver,

Un México mejorado.

Llamamos  huachicolero  o  guachicolero  a la persona que se dedica a la actividad ilegal de robo y venta de combustible, también así se le llamaba a quien vendía bebidas alcohólicas adulteradas. Huachi deriva del maya y su significado es “forastero” y/o “ladrón”. El robo de combustible lleva muchos años de estar operando en nuestro país y ha venido creciendo en forma creciente y alarmante en los últimos 18 años.

Los ciudadanos nos enteramos a lo largo de estos últimos años, por voz de los gobiernos en turno, que Pemex estaba siendo objeto de robo de combustible a través de perforación de ductos (ordeña de ductos) y tomas clandestinas y que no era fácil de combatirlo; sin embargo, ahora, con la denuncia que hizo el propio Presidente de la República a finales del año pasado, nos enteramos que ese robo es solo una pequeña parte (menos del 20%) del total de gasolina robada ya que la mayor parte (más de 80%) se realiza dentro de las instalaciones de Pemex y obviamente con la complicidad de muchas personas (empleados sindicalizados, empleados de confianza, funcionarios de diversos niveles, transportistas, grupos gasolineros, crimen organizado), cuyo monto total estimado es de más de 9 millones de litros diarios (equivalentes a 600 pipas con 15,000 litros c/u) y con un valor aproximado de 200 millones de pesos al día (más de 70,000 millones de pesos al año). La denuncia la acompañó con medidas para disminuir y eliminar el robo, que han provocado problemas de suministro de gasolina en varias entidades de la república (principalmente las del centro) y consecuentemente un malestar creciente en diversos sectores de la sociedad. El monto anual robado equivale al presupuesto anual de la UNAM y con lo robado en un sexenio se pudieron haber construido unas dos refinerías y muchas obras sociales más.

Yo sabía de la existencia de los huachicoleros pero nunca me imaginé la magnitud del atraco y menos de que casi todo ese saqueo se hiciera a la vista de quienes tenían la obligación de controlar que eso no sucediera. ¿Hasta qué nivel habrá responsabilidad por acción y/o por omisión? No puedo creer que un director de Pemex, un Secretario de Hacienda, un Secretario de Energía, un Presidente de la República, no estuvieran enterados de la gran organización que se había creado para lograr ese propósito, el saqueo indiscriminado a la paraestatal más importante del país. ¿Las administraciones pasadas intentaron combatir el robo?, ¿lo toleraron?, ¿se adhirieron al negocio?, es algo que tendrá que investigar el nuevo gobierno y una vez que tenga certeza de lo sucedido proceder conforme a derecho, no podemos quedarnos como siempre en la impunidad, sin castigo a los culpables o castigando a algunos chivos expiatorios, habrá que estudiarlo e implementarlo muy bien, ya que hasta donde tengo entendido en nuestra legislación actual el robo de combustible no está catalogado como delito grave, aunque también sé que ya hay una iniciativa en el congreso para que se cambie ese criterio, aunque seguramente no se podrá aplicar en forma retroactiva; sin embargo, hay otros delitos asociados como lavado de dinero, enriquecimiento inexplicable, que podrían castigarse.

En estas semanas se está llevando una lucha entre el gobierno y los responsables de ese robo en despoblado (mafia huachicolera), son muchos intereses los que están en juego y no van a aceptar tan fácilmente que se les acabe ese lucrativo negocio, al igual que los funcionarios del pasado que permitieron que esto sucediera, así que se están aprovechando los errores de logística para el suministro del combustible para desacreditar la decisión y tratar de revertirla, hacer que la gente proteste de tal manera que se vuelva un asunto político inmanejable. El periódico Reforma y Consulta Mitosky acaban de publicar sus recientes encuestas para tomarle el pulso a la población sobre este problema y el resultado fue coincidente, mucho más de la mitad de la gente encuestada está de acuerdo con terminar con el huachicoleo aunque tenga que sufrir temporalmente problemas de desabasto de gasolina y solo una pequeña parte de los encuestados, opinó que prefería tener un abasto suficiente y oportuno aunque siguiera el robo de combustible, lo que refleja que la decisión tomada cuenta con amplio respaldo popular; sin embargo, para mantener e incrementar dicho respaldo son necesarias varias cosas:

•  que se normalice, lo más pronto posible, la distribución y el suministro de gasolinas;

•  que se presenten las denuncias formales contra los involucrados y se proceda en contra de ellos con toda la fuerza del Estado y;

•  que se presente un plan energético, de corto, mediano y largo plazos, que tome en cuenta las fuentes alternativas de energía y el rescate de Pemex para que sirva a la sociedad y no sólo a un pequeño grupo de privilegiados.

Los que votamos por AMLO lo hicimos, entre otras cosas, porque prometió atacar la corrupción y acabar con la impunidad, la oportunidad de hacerlo es ahora inmejorable y en ese caso, todos tenemos la obligación de apoyarlo. ¿Usted qué opina?

memo_casa@hoo.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario