Domingo de comunicación crítica política

|




He ido a votar. He cumplido democráticamente y seguiré cumpliendo todos los días con mi modesta participación democrática a sociedad abierta y frente al poder en turno. ¿Cómo sancionar los ciudadanos a los candidatos, partidos, políticos funcionarios, instituciones, sistema político mexicano en general, cuando no cumplan rectamente con su función democrática representativa y efectiva? He ahí la cuestión, pienso. Esta vez no pienso en los posibles ganadores, sino en cómo hacer los cambios ciudadanos necesarios en favor de los ciudadanos en esta rueda oxidada del sistema político mexicano.

En ese sentido va precisamente el extraordinario ejercicio de imaginación sociológica que ha hecho Efraín Mendoza rumbo al 2018 y sus once puntos para una nueva reforma política electoral. Es nuestra utopía. En fin.

Ya no es la hora de los deseos. Es la hora de los hechos. Y los hechos tienen la cabeza dura, decía mi profesor ERG. ¿Sabremos reconocerlos e interpretarlos correctamente? Veamos.

Veo todo tranquilo, bonito y agradable en la ciudad de Querétaro, tras la fuerte lluvia de ayer.

Cierro esto y me voy con los buenos amigos a disfrutar el domingo de comunión política sin violencia política, espero. Así sea.

–Jesús está en todas partes, donde hay vida y donde nace la vida, palabra.

–Igual el bien y el mal están en todos lados.

–La panochita de limón es sagrada.

–Domingo de comunión crítica, fraterna y subversiva. Lo siento.

Así es el mundo en que vivimos.

¡¡¡Barcelona 3, Juventus 1!!! ¡¡¡Triplete del Barza!!!

juliofime@hotmail.com / www.dialogoqueretano.com.mx

JFM

–Anulé para gobernador.

–Pan para la alcaldía de Q.

–Morena diputados local y federal.

–Cuentan los votos y valen las palabras; también deben contar los no votos, pienso, cordial y democráticamente.

Elecciones 2015 Querétaro

http://www.jornada.unam.mx/2015/06/07/politica/008n2pol

Descargar el documento: http://dialogoqueretano.com.mx/wp-content/uploads/2015/06/DOMINGO-7-JUNIO-2015-QQQ.docx

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario