Diversa y dispersa comunidad universitaria

|




 gilberto-herrera_rector_UAQ

Por primera vez un Rector de la Universidad Autónoma de Querétaro, rinde un informe de actividades en Plaza de Armas, frente a Palacio de Gobierno del Estado, Palacio que cerró sus puertas para evitar incidentes inesperados.

En Plaza de Armas se concentró parte de la variada comunidad universitaria; asistieron estudiantes que salieron de las aulas para asistir y divertirse un rato, como fue el caso de aquellos que vestían bata blanca; también estuvo parte del personal inconforme del Supauaq, quienes gritaban consignas en contra del Rector, por aquello de los despidos y falta de pago; al igual que personal inconforme de Steuaq, quienes también gritaban consignas en contra; y parte del personal administrativo y docente de la UAQ. Por supuesto no podía faltar la imprescindible presencia de docenas de reporteros cubriendo el evento, cada uno con distinta perspectiva, diversos enfoques de lo que ahí se sucedía.

La mezcla de distintas generaciones de universitarios ahí se encontraba, como el caso de Guillermo Herbert, quien fuera Secretario General de la UAQ y Senador del PAN, por Querétaro. El buen “Billi” Herbert descansaba en una de las casas de campaña. Fue una tarde con mucho folklor, que amenazaba con llover, sin embargo el Dios Tláloc se contuvo.

Debido a la ocupación de la Plaza desde temprano por el personal inconforme con el Rector, el templete donde se ubicó el Rector y personal del Consejo Universitario se colocó al lado oriente, lo que hizo incómodo el lugar. El sonido pésimo, sobre todo en la parte norte de la misma Plaza, no se escuchaba con claridad, los alumnos ahí concentrados estaban en franca charla sin tomar en cuenta lo que el Rector informaba. Incluso las parejas de novios preferían los abrazos que la atención.

Por el lado poniente de la Plaza, se fueron ubicando parte del personal docente activo y jubilados; otros viejos universitarios y muchos curiosos. Del lado sur, exactamente frente a las puertas de Palacio de Gobierno, estaban las casas de campaña de los inconformes de ambos sindicatos, así como diversas coronas de “muertos”.

Queretanos iba y venían sin mostrar mayor interés, como suele suceder en ese espacio en donde los viandantes pasean o cruzan esa zona del Centro Histórico. Muchas “orejas” tomando nota sobre lo que ahí se sucedía, seguramente con los nombres de otros tantos de los asistentes. Todo se desarrolló en orden, habría que recalcar este hecho, sin incidente alguno.

Por el lado de la calle de Pasteur, esquina Río de la Loza, elementos de policía desviando el tránsito, lo que hacía tortuoso el avance vehicular, no se podía llegar a Plaza de Armas y la hilera de vehículos interminable, nadie que pudiera ayudar a los sufridos automovilistas.

De antemano se sabía que la pretensión de llevar a cabo el penúltimo informe del Rector frente a la oficina del gobernador, tenía la firme intención de pedir el incremento al presupuesto de la Universidad, dada la insuficiencia desde siempre. Es mucha la demanda estudiantil y poca la oferta; más si sumamos a los cientos de alumnos que llegan de otros estados en busca de una buena Universidad pública y un lugar tranquilo, como el que ofrece Querétaro para vivir. Eso hace más difícil atender la demanda ante la poca oferta. El Rector pide la presencia de los “campus universitarios” en los 18 municipios, lo que de suyo resulta muy complicado no solo presupuestalmente, también operativamente.

Nada interesante que comentar del quinto informe del Rector, dado que se sabía de antemano cuál iba a ser el escenario en Plaza de Armas. Sin embargo lo que a todos sorprendió fue lo dicho por el Rector, cuando comentó que él no tenía interés de participar en política, y que, si le aumentaban el presupuesto a lo ofrecido por el gobernador, no sería candidato de ningún partido, tampoco sería candidato independiente. Abrió interrogantes el Rector. Seguramente ese comentario dará para muchos análisis, reflexiones y conclusiones.

Héctor Parra Rodríguez

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario