Diálogo Q Apuntes al paso sobre AMLO.

|




880- Pregunta. AMLO, ¿patrimonialista que trata a sus empleados como sus sirvientes, y no como colaboradores del Gobierno y del Estado? ¿Acaso cobran de su bolsillo o del erario público, como él?

881- La izquierda partidista Q, ayer colgada de Cárdenas y hoy colgada de Obrador más que nunca. Reprobada la gran mayoría de los obradoristas y los antiobradoristas. ¿Cuál es su contacto real con la sociedad abierta? ¿Cuáles son sus proyectos sociales y qué base social tienen? ¿Qué ideas encarnan? De lejos, sólo veo su apoyo incondicional a Obrador y su disputa interna por el poder chiquito. Y del otro lado: el ataque lógico e irracional, y nada. El puro acelere. Sin duda exagero. Vengan las pedradas.

882- La división del trabajo. Digamos que la izquierda hizo la crítica al neoliberalismo de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña, treinta años, y ahora la derecha mexicana con igual derecho democrático hace la crítica del obradorismo social, popular, real, legítimo, chairo, ideal, sagrado, histórico, contradictorio y resbaladizo. Es la división del trabajo en las sociedades súper heterogéneas en las que no es fácil identificarse con el todo porque hay muchos todos.

883- Edmundo González Llaca lo acaba de decir muy bien:

“La comunidad nos da identidad, permanencia. A través de ella me realizo y distingo mi diferencia. Me contagio de los fines comunes, el problema es que ahora las sociedades son tan heterogéneas que la identificación entre los intereses individuales y colectivos son cada día más difíciles, lo que provoca el aislamiento de muchos grupos y la soledad y agresión de una gran cantidad de individuos.” (“La compañía”, El Jicote, Plaza de Armas y Diálogo Q, 31-V-2019).

884- Parece natural pero no es nada fácil conquistar la libertad y usarla. La libertad de pensamiento, palabra y acción. Todos los días son combate. El combate de las decisiones internas y externas. Lo cual obliga a la prudencia y el arrojo. “Todos los días son batalla”.

885- El crítico Edmundo González Llaca, pese a todo, aplaude las mañaneras de Obrador, pero hace una petición:

–Señor presidente López Obrador, una sugerencia: “Cuide sus palabras y el modito”. (30-V-2019).

886- Sigo encantado con la sabiduría de Amos Oz, quien sabe reunir las voces contrarias, sin juzgarlas con absolutos y sin perder su hilo de voz entre el tumulto. –Repartir el alma y las tripas entre varios personajes.

887- Efraín Mendoza, periodista Q:

–El periodismo alternativo es un trípode: tienes que tener dinero, gente capaz de emprender un proyecto, y capacidad de articulación real entre los grupos sociales. Un periódico que se propone un criterio independiente y abrir cauces críticos, necesita esos puntales.

–Yo digo y sostengo que la libertad de expresión no hay que reclamarla. Que la libertad de expresión es de quien la trabaja. Hay que construir medios.

–Y saber conciliar las letras con los números.

888- Los privilegios y las obras, los dones y las acciones:

–No todos seremos Letras Libres y La Jornada pero los dineros privados y públicos legítimos siempre son necesarios.

–No satanicemos el bienestar económico ni santifiquemos la pranganez.

–¿Corresponden los años cumplidos, los dones y los recursos recibidos con la obra realizada? Esa fue la cuestión que se planteó Eduardo Nicol al cumplir 70 años.

889- Palabrero Q:

–¿No les pago para que me peguen? (¿Otra vez?).

–Pero no es dinero del poder patrimonialista.

–Son recursos del erario público.

–Y me parece muy bien que primero vaya a los pobres, a los más pobres, por el bien de México, y luego y menos a los medios como Letras Libres y La Jornada, por mencionar dos antípodas.

–No glorifiquemos la condición de pobreza intelectual-cultural ni tampoco reprobemos la condición de bienestar social-cultural.

–Lo cierto es que la literatura como el periodismo, entre otros oficios y vocaciones, tienen que remar a contracorriente.

–Como GGM, del periodismo al Premio Nobel de Literatura.

890- Carta del presidente AMLO, “en son de paz”, al presidente Donald Trump. Prudente e inocente carta. Con la autoridad real y sin cola que le pisen, cosa que no se puede decir de muchos presidentes anteriores mexicanos, ni estadunidenses. Los pasos de Trump el belicoso y de Obrador el amoroso.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario