Día del Trabajo ¿Gobierno o club de fiestas?

|




 desayuno_dia_del_trabajo

El año pasado el desfile del Día del Trabajo se convirtió, para las autoridades, en una huída poco graciosa, para los trabajadores, en una oportunidad para desahogar violentamente su rabia contra los bajos salarios y el debilitamiento de sus derechos. El escarmiento sirvió para que las autoridades reflejaran su cobardía y falta de imaginación, sustituyendo el desfile por un desayuno. La explicación de Juan Granados es de antología, dijo que en los desfiles tradicionales el gobierno acude como invitado y no como organizador. Si también es invitado ¿Qué hará el gobierno el 15 de Septiembre? ¿Un baile de disfraces? ¿Y el 20 de noviembre? ¿Una kermesse con guerra de algodones, pastelazos y cárcel para los que no se casen? El propósito aparente del gobierno es reciclar su responsabilidad institucional y convertirse el día de mañana en organizador de bodas, banquetes y, por supuesto, primeras comunión. ¿Es gobierno o club de fiestas?










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario