Del Querétaro posmoderno y los valientes

|




En la Y griega de la calle Reforma y Progreso, en el corazón de la ciudad capital, los vecinos del barrio recordaron a todos sus difuntos el pasado día dos, todos cuya fotografía estuviese disponible para el gran altar, que más que de muertos fue de vivos, porque estos ambientaron el lugar con magistrales dibujos en la pared y música en vivo, claro, la que en vida le gustó al recordado. La fotografía que usted, amable lector ve, es de tan original y solidario altar de muertos.

Tengo para mí que en esa calle de Reforma, bajando del jardín de los conquistadores, que a ver si un día desocupan el lugar, por eso, nada más por conquistadores, habitaban y habitan muchos de los que fueron comerciantes del antiguo mercado de La Cruz, removido de ahí porque al crecer se desparramaba por las calles aledañas. Se fue hace quizá cuarenta años, pero mercado y mercaderes eran tan familiares a la comunidad que se les sigue extrañando.

INEGI acaba de publicar que en éste último trimestre registró a 7 millones de personas que trabajan en el sector primario, es decir, realizan actividades productivas de extracción y obtención de materias primas, en agricultura,  ganadería,  apicultura,  acuicultura, pesca, minería, silvicultura y explotación forestal. Muy pocos para un país con tanta riqueza natural. Registró también que casi 14 millones trabajan en el sector secundario o industrial, o sea que la transformación de lo que sea es su fuerte principalmente en fábricas, que casi 33 millones están en el terciario que es el de los servicios, incluyendo a los servidores públicos y que más de 30 millones de personas tienen empleo informal, cuántos valientes diría yo, porque estos trabajan en lo que caiga y sin seguridad social.

En éste sector suelen estar los que hacen de todo con tal de llevar unos pesos a su hogar, son muchos, muchísimos que al final del día son pobres y sus ganas de vivir y de mantener honradamente a su familia es lo que los lanza cada día a la calle. Querétaro está entre las entidades con tasa de desocupación más alta, 4.3 % parece poco, pero pesa como plomo.

 










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario