(De Letras chiquitas 2019-2) : –Constitución, 102 años de edad.

|




Vamos bien, yo tengo otros datos, AMLO.

–¿Qué 5 de febrero tendremos este 5 de febrero 2019?

–¿Qué escenario físico y social en el centro histórico queretano?

–¿Qué clase de discursos de AMLO y de Porfirio Muñoz Ledo, principales protagonistas, supongo? ¿Más grandes palabras sobre una pobre realidad muy pesada de mover?

–¿Cuáles serán las presencias del gobernador Francisco Domínguez Servién y del delegado federal queretano Gilberto Herrera Ruiz?

–¿Qué espera la sociedad abierta de este primer 5 de febrero del gobierno moreno de AMLO?

–¿Estará más abierto y accesible el centro histórico de Querétaro y será mejor la conexión y la corriente entre el nuevo gobierno federal y la sociedad queretana?

–¿Cómo es la seguridad oficial del presidente y de su gabinete?

–¿Habrá protestas ciudadanas y de los movimientos sociales? ¿Se permitirán las protestas o serán censuradas y cercadas como siempre?

–¿Estamos en vías de ir cerrando la brecha entre el país legal y el país real –múltiple, contradictorio y variopinto?

–¿Avanzamos o retrocedemos o damos vueltas en torno al abismo?

–¿Hay claridad y consistencia y eficiencia en el nuevo gobierno que apenas empieza o son más sus contradicciones y errores?

–¿Es la hora del estadista o sigue el activista en el poder?

Creo que son algunas de las preguntas pertinentes.

Y reconozco personalmente que tengo más preguntas que respuestas, y muchas dudas; veo más contradicciones arriba y abajo y en mí.

–¿Cómo caminan los primeros dos meses del gobierno de Obrador y Morena?

Guardo silencio, observo, suspendo el juicio y luego pienso.

–El gobierno de AMLO rebosa de nobles intenciones y adolece de pobres programas y métodos para cumplir sus altos fines.

–Hasta hoy encarna el voluntarismo y el presidencialismo moreno.

–No se ve lo peor del PRIMOR pero tampoco lo mejor.

–El activismo del presidente no se refleja en la actividad de su gabinete incidiendo en la transformación de la realidad social.

–En sus conferencias mañaneras dice seguido AMLO: “Vamos bien, vamos avanzando, vamos a conseguirlo, cero corrupción, tengan confianza y paciencia”. Pero la realidad es la misma de siempre, no se mueve o no se perciben cambios reales. Claro, es muy pronto.

–Las grandes palabras morenas, azules o tricolores no modifican la realidad negra y roja del país, no la suavizan al menos; negra de problemas y obstáculos y roja de sangre, violencia, inseguridad.

–El mal está en todas partes y va ganando la partida al poder, a los buenos hombres del nuevo poder. ¿Buenos, nuevos, con poder?

–Muchos de los mejores y más honestos críticos de Obrador tienen no poca razón: Edmundo González Llaca, Augusto Isla, Lorena Alcalá, Denise Dresser, Jesús Silva-Herzog Márquez, Enrique Krauze, entre otros.

–Ya no es suficiente el discurso incendiario quemando figurativamente a los enemigos de la antigua mafia del poder, ni los fuegos artificiales anunciando todo lo bueno que se piensa hacer y seguro se está haciendo. Hace falta sembrar las semillas y cosechar frutos, poner los cimientos y edificar el nuevo edificio social, vislumbrar y alumbrar el nuevo país, bajar del cielo a la tierra, de la utopía a la realidad. Vivimos en la Edad Luz y todo se quiere a la velocidad del presente y del amor: hoy y aquí, porque mañana es nunca jamás.

–Claro, para todo hace falta tiempo, esfuerzo individual y trabajo colectivo; buena conexión y corriente positiva entre autoridades y ciudadanos, sociedad y gobierno.

–Hay que esperar haciendo, templar bien las palabras y emprender las acciones que están en nuestras manos, hablar menos y hacer más y mejor.

–¿Dónde estamos hoy, de dónde venimos y a dónde vamos?

–¿Cuál es el papel del Estado en la Edad Luz, frente al enorme poder del capital trasnacional y de cara a su sociedad nacional?

He ahí la cuestión. Aquí los problemas y temas de nuestro tiempo. El trabajo de nuestra generación y las que siguen.

¿Nuestra democracia está pálida y en crisis? Hay que alimentarla. ¿Cómo, qué es la democracia arriba y abajo y en medio? Para empezar: hay que cuidarnos y no aplastarnos unos a otros. Todos nos necesitamos unos a otros. Cuidarnos, cuestionarnos, sancionarnos, querernos. Con la ley al frente y no por atrás. Enriquecernos con nuestras diferencias.

Perdón por el rollo, que tal vez no valga la pena, lo siento.

Gracias por su larga atención.

Julio Figueroa

Qro. Qro., Presidentes, México, febrero 2019.

juliofime@hotmail.com










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario