¡De aguafiestas!

|




Creo que hoy pierdo lectores, algunos arquearán las cejas y a otros francamente les caeré en el hígado. ¡Lástima! Es lo que opino. Creo que nuestra medalla de oro en las olimpiadas fue bastante desangelada. No fue una victoria clara y contundente sobre el contrincante, sino una decisión de apreciación de los jueces. De todas formas, felicidades a Guillermo Pérez, sacó la casta por el deporte del país y gracias por la felicidad que nos proporcionaste. Nuestro reconocimiento. Por cierto ¡qué sediento está México de héroes y triunfadores!










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario