Conin

|




Con rumbo a Querétaro, Don Fidel Velázquez Sánchez y el gobernador, Don Rafael Camacho Guzmán, comentaban del crecimiento que experimentaba la ciudad, y la palabra “experimentaba” es la correcta, ya que no existía plano regulador efectivo o proyectos de ordenamiento territorial. Desde esa parte se apreciaba la mancha urbana, a la derecha de quienes en la comitiva estaban próximos a iniciar el descenso por la “Cuesta China”, nombre cuyo origen se pierde en el tiempo y que con toda certeza fue inspirado por conin.JPG

algún notable de nuestros antepasados, existiendo dos posibilidades: tomó la idea de un viaje a China -cosa poco probable–, o lo vio en una revista y por su semejanza la calificó como “Cuesta China”. Con toda seguridad deducimos que habitaba en nuestra ciudad, ya que de no ser así, la hubiese nombrado la “Bajada China”.

Retomando el tema de la plática de Don Rafael con Fidel Velázquez, expresaban la emigración que ya se daba del D.F. a nuestro estado, ignorantes de lo que pocos meses después pasaría con el terremoto del 85 y sus consecuencias. Debatían sobre el desarrollo industrial y los futuros planes del gobierno, cuando al ver a lo lejos lo que parecía ser una gran figura humana, percatándose de ello, pregunta Don Fidel a Camacho Guzmán que de qué se trataba, a lo cual el aludido contesta que bien merecido lo tenía Conin, posteriormente llamado Fernando de Tapia, quien siendo comerciante del vecino estado de Hidalgo sirvió para concertar la simbólica batalla del Cerro de Sangremal, y posteriormente la fundación de Querétaro, en 1531, etc, etc.

Don Fidel lo escuchaba con ese aire de indiferencia que siempre lo caracterizó, y sin cambiar la expresión, al ir pasando cerca de la estatua, le dice a Camacho, “pinche indio tan feo, se parece a ti, nomás que encuerado”. Respondiendo Camacho Guzmán: “es para que los cabrones que vienen del D.F. me vean los huevos”.

Tras breve silencio, y girando la cabeza a su izquierda para observar a la estatua de Conin, Don Fidel, con toda parsimonia, dice: “lo malo es que cuando regresen al D.F. te van a mirar las nalgas”.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

No hay comentarios en “ Conin”

  1. Lucia Tudor dice:

    Que comentarios tan bulgares. No hay temas mas constructivos.

Envía tu comentario