COMO VEO DOY ¡YA CHOLE CON LAS MAÑANERAS!

|




Sería bueno cambiar las Mañaneras por Domingueras o Sabatinas. Eso le daría al Presidente tiempo para seleccionar, meditar y fundamentar sus declaraciones.

———————————————–

Apreciado y amable Lector, comparto con usted una pregunta que me hago frecuentemente y que también la voy replicando con familiares, amigos, conocidos y desconocidos y es esta: ¿Quién escucha las mañaneras?. ¡Nadie! Ni los ciudadanos comunes y corrientes que apoyan al Presidente y menos con el horario tan impropio en que se transmite a la comunidad. A esa hora unos estamos conciliando el sueño, otros se preparan para el trabajo o escuela y unos más, dando traspiés, apenas van llegando a casa. Que sufrido, ¿no?

¿Quién ve las mañaneras? Exageré al afirmar que nadie, solo porque yo nunca la he visto ni las personas a las que he preguntado en mi encuesta personal. Claro, algunas personas las ven, porque las mañaneras son una especie de conferencia de prensa sin tema específico que solo las bendicen los reporteros, los cazanoticias y los informantes de las personas, líderes intelectuales y políticos de oposición, con el propósito de obtener material para sonarle con todo al Presidente y a sus incondicionales colaboradores. Yo sé de las mañaneras y no mucha gente más, por los noticieros que solo pasan un pedacito de todo lo que ahí se dice y, desde luego, el cachito que les convenga. No habrá quien le explique al Presidente que tanta exposición improvisada para mantener informado al pueblo, no solo no lo informa, ¿si no que lo confunde con las reviradas que le asesta la oposición? Ya chole.

La mayor cantidad de “memes” que he visto y que atacan al Presidente, se estructuran a partir de sus declaraciones espontáneas en las mañaneras. Aquí pueden distinguirse al menos dos aspectos fundamentales, uno, que en México existe quizás la mayor libertad de expresión del mundo, al grado de que cualquier ciudadano le puede decir al Presidente, públicamente, lo que piensa de él y la mayor parte de las veces de manera soez y burlona; dos, que el país sigue en la etapa apache de la democracia pero que se consolida el voto como el argumento esencial para dirimir las diferencias. La prueba está en que por dónde se mire, el Estado, el INE, la oposición y la ciudadanía de boca en boca o por las redes sociales, está pidiendo el voto, unos por quien sea, menos Morena y otros para refrendar el empeño en transformar al país. Por otra parte, la mayoría de los mexicanos queremos, en buen plan, que nuestra nación no se transforme en un Frankenstein. Chole con el monstrito.

También se observa en los informativos de la noche, mediante las encuestas de opinión que difunden, que la popularidad del Presidente se mantiene en alto nivel. Sin duda esto se debe al efecto de la publicidad negativa. Es decir, si la poca gente que ve a través de los medios el tiroteo entre la Presidencia y la oposición, percibe que ésta última es injusta y ardida en sus denuncias contra el primero, por más verdad que contengan, si fuera el caso, y así más procurarán defenderlo. El camino para ganar el voto mayoritario por la oposición, no está en el intento por demoler al gobierno actual magnificando sus fallas o distorsionando sus aciertos, si no en construir un programa político-económico diferente y creíble. ¿Será que les gana la ceguera electoral?

Señor Presidente, quisiera ayudar, a usted y a nuestro país, y por eso escribo que ya es hora de aprovechar el tiempo y la lucidez de las mañanas para pensar y resolver los problemas que nos abruman, dejar de proveer a los medios y al ocio en las redes sociales, de material para la crítica fácil y que tomen a chunga lo que se diga en las Mañaneras, de exhibir a los Secretarios de Estado como párvulos en un festival de fin de curso, de auto exhibirse como abuelito caprichoso (me reflejo en usted, pero yo estoy en mi casa) que se niega a poner el cubre bocas y que se empeña en defender a la luz de la mañana algo socialmente indefendible como al denunciado Felix Salgado Macedonio y, entre otras ocurrencias, a veces simpáticas a veces no, entrarle también a la chunga con expresiones fuera de lugar como la chole. Modifique el formato y entre tanto, ¡Ya Chole con las Mañaneras!

RENDIJAS

Un amigo oftalmólogo me contó de un sabio persa: ¡Veneno es todo lo que tienes en demasía! ¿Lo diría por las mañaneras?

¿Por qué las cervezas no tienen los rombos de Salubridad que alertan sobre los excesos? ¿Será por ser artículo de primera necesidad?

Aumentan los iInsultos y reclamos del respetable, debidos a la falta de vacunas, noticia exaltada por algunos medios, ¿Creerán que dónde las producen ya vacunaron a todos? Es pregunta.










Cada colaborador es responsable de lo que escribe y sólo rinde cuentas ante la sociedad y ante sí mismo. Se trata de pensar libremente y hacer pensar en la medida de la inteligencia de cada uno.

Envía tu comentario